«Escucho mejor al Señor cuando agarro la guitarra y me dejo decir cosas»

15 03 2007

José Manuel MontesinosCantautor, compositor, poeta, profesor de literatura, catequista, padre de familia… Es José Manuel Montesinos, un cordobés afincado en Sevilla, con una especial sensibilidad para componer canciones que llegan al corazón y transmiten el mensaje del Evangelio. Acaba de publicar un nuevo disco “El lenguaje de las flores”, que presentará el próximo domingo día 18, junto a su mujer Paqui Alonso, en un concierto solidario en Lucena (Córdoba). Entre sus múltiples ocupaciones, ha concedido una entrevista a FAST, en la que nos ha hablado sobre su vida, su música, su nuevo disco, su familia, su labor evangelizadora… Aquí la tienes.

Tu nuevo disco “El lenguaje de las flores” está a punto de publicarse ¿Qué destacarías de este nuevo trabajo musical? ¿Qué has tratado de expresar en sus canciones?

Las personas que han escuchado las pruebas de este CD de Producciones de la Raíz suelen destacar el valor poético de las letras, sus matices musicales, la experiencia de Evangelio vivido, el equilibrio entre misticismo y cotidianeidad… Yo, por mi parte destaco el trasfondo comunitario y familiar que alienta en el hecho de decidir grabar estas canciones. Y en cuanto a lo que he tratado de expresar pues estaría formulado en su título: “El lenguaje de las flores” es todo lo que solo no se puede decir con palabras: amor, dolor, santidad, justicia… “Mirad los lirios”, decía Jesús.

Vas a presentar tu nuevo disco en un concierto benéfico. ¿Tiene la solidaridad un lugar importante en tu música y en tu vida?

El lenguaje de las flores_portadaEl concierto de Lucena ha sido organizado para recaudar fondos para la Campaña contra el Hambre, en este caso se va a construir un aula de secundaria en R.D. del Congo. La comunidad cristiana “Con Vosotros Está” de este gran pueblo de Córdoba ha pensado unir la música a la necesidad de los que sufren y nos ha convocado a este concierto. Ojalá en otros lugares cunda esa misma idea. Y ¿qué mejor foro para empezar a mostrar este ramillete de canciones? Hablar de solidaridad me produce cierta vergüenza, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha… No querría dar una “imagen” de persona solidaria o de músico solidario, sí quiero ser coherente con el Evangelio y eso me exige dar el amor-ágape, amor-solidario, como dice el Papa en su encíclica.

¿Cuáles son las fuentes de inspiración a la hora de componer tus canciones?

Las canciones que estoy dando a la luz son fruto de la oración personal y comunitaria. En la oración entra a borbotones la vida de cada día, el amor y el dolor de mis hermanos, de los afligidos, la vida personal, social y eclesial, el esfuerzo por hacer el bien, el don de la fe… el Señor habla bien claro en su Evangelio, pero yo para poder enterarme agarro la guitarra y me dejo decir cosas, le dejo hablar en versos que van y vienen, en estribillos que me abren las entrañas… hasta que a veces todo se organiza como un poema, como un canto.

También sabemos que cultivas la poesía, y por cierto con gran sensibilidad y belleza. ¿Crees que en un mundo tan “prosaico” y tecnificado tiene un hueco la poesía?

El mundo no es en absoluto prosaico, hay lirismo hasta en las manchas de aceite del asfalto, que saben convertirse en arcoiris y reflejar la belleza de la luz. El poeta y el músico deben explicar el sentido lírico del universo, lo poético de la historia humana, de la vida sencilla y, como el pararrayos, recoger toda la energía y canalizarla para que no haga daño, conducirla al suelo. A veces solo llega el dolor y el sufrimiento, el hastío y el cansancio… y hay que anunciar la esperanza, como una flor que brota en el estercolero. A veces llega el pecado y el daño… y hay que transformarlo en abrazo de perdón. A veces es la alegría, el amor… y hay que saber conservarlo como pequeñas joyas para adornarse el alma. El músico católico, además, debe saber decir todo eso en comunión con Cristo y con la Iglesia.

La música y la poesía son sólo dos de las facetas de tu vida ¿Qué otras responsabilidades o actividades ocupan tu tiempo?

J.M.Montesinos y Paqui AlonsoSoy profesor de literatura en una barriada marginal de Sevilla, Torreblanca, llena de buena gente, de buenos chicos, muy cariñosos y con muchos problemas… Y que sólo sale en las noticias cuando pasa algo malo. También soy catequista de adultos y de jóvenes: hemos llegado a formar una Asociación Pública de Fieles, que se llama “Con Vosotros Está”, un movimiento con grupos y comunidades repartidos por algunas ciudades y pueblos. Son comunidades de talla humana, con personas muy comprometidas en multitud de campos; en mi grupo de Sevilla, por ejemplo, destaca la opción por la economía alternativa, microcréditos solidarios y cosas por el estilo; pero cada grupo tiene su propia dimensión y su misión. A esta tarea le dedico muchísimo tiempo y energías. En el seno de la vida comunitaria surgen así responsabilidades en las que colaboro indirectamente. También procuro establecer un diálogo entre fe y cultura participando en varios proyectos, iniciativa del Centro de Arte de Los Cabos (Asturias), con los colaboro estrechamente desde mi ciudad de Sevilla: programas en David Radio que ofrecen una ventana a la literatura espiritual y humanista, expresión lírica de la fe en la Academia del David, el “Club de la Liturgia“… Creo que hay que fomentar el espacio de comunión entre “artistas” católicos, así se puede llegar a más personas que si se actúa como francotirador.

¿Crees que es posible evangelizar a través de la música? ¿Cuál es tu experiencia sobre ello?

Sí, lo creo rotundamente. Cuando yo era jovencillo fui evangelizado, aparte de por el ejemplo de buenas personas, por un puñado de buenas canciones. Aquello que vivíamos en el grupo juvenil de la parroquia era sostenido por las canciones de grandes músicos que aún siguen en la brecha. No sabíamos quizá el nombre de algunos, pero sus letras y melodías fueron determinantes para explicar el sentido de nuestra fe y compromiso. Ahora nos toca también a otros decir nuestra palabra, que no es sino la expresión propia ofrecida en común. Donde quiera que he tenido contacto con jóvenes, adultos o niños he comprobado que estas canciones nuestras ayudan a evangelizar, a sostener la fe, el amor y la esperanza. Precisamente este último fin de semana, Don Juan José Asenjo, el obispo de Córdoba, me animaba muy especialmente a seguir componiendo música cristiana, y me apuntaba una línea de trabajo –que gozosamente he emprendido hace tiempo–: inspirarme en la Palabra de Dios a la hora de escribir.

Tu vocación cristiana y musical no es sólo tuya, sino algo compartido en familia. ¿Qué aportan tu esposa y tus hijos en todo esto? ¿Qué aporta la música a tu vida de familia y de fe?

Amani PazQué bueno que destaques este asunto; la historia de Paqui, mi esposa, se ha trenzado con la mía de forma total, indisoluble. Y, claro, cuando el Señor me ha “empujado” a ir sacando al aire mi trabajo musical, enseguida hemos visto que la cosa o era de toda la familia o no podía funcionar en absoluto. Al principio Paqui y nuestros hijos, Gabriel y Santiago, eran un apoyo, mientras grababa, por ejemplo. Luego han ido siendo protagonistas. Vicente Morales, padre de esa gran familia que es Brotes de Olivo, nos animó a cantar dando testimonio matrimonial. De modo que mi esposa, que canta muy bonito, empezó a participar en algunos temas de mi anterior trabajo, el libro-disco El canto nuestro de cada día, con 50 canciones mp3 más fichas de aplicación pastoral para trabajar en grupo, catequesis y liturgia. Y Luis Alfredo y su esposa Monste Pons, de la Comunidad Los Cabos y Producciones de la Raíz, han sabido alentar este ministerio familiar que nosotros desarrollamos y nos han ayudado muchísimo. De modo que incluso los niños de las dos familias han grabado un CD, del que hice la adaptación de letras al español: Los niños de Karungu- “Amani-Paz”. Es un disco estupendo, hecho entre niños de Kenia y niños de España, que se alternan en las estrofas. Genial para Infantil, Primaria, Catequesis… en fin, para escuchar en familia. Este es nuestro pequeño granito para anunciar el “Evangelio de la Familia”.

Si tuvieses que salvar de una catástrofe uno sólo de tus trabajos o de tus canciones, ¿Cuál sería?

Vaya… Bueno, salvemos El Lenguaje de las Flores que apenas acaba de nacer, ¿verdad? Que tengan una oportunidad este manojo de canciones… Aunque también El Canto Nuestro de Cada Día apenas ha comenzado a abrirse paso por las librerías religiosas… Y si se trata de salvar solo una canción mía… la verdad es que salvaría ésa que aún está por venir. Lo cierto es que para mí son como hijos y no tengo favoritas entre ellas. Que cada cual elija.

¿Qué opinión te merece la música cristiana que se hace en España? ¿Qué cosas se podrían mejorar en ella? ¿En qué dirección debe caminar?

Yo distinguiría, en general y en mi propia labor, entre música litúrgica y música espiritual contemporánea. La primera debe estar al servicio de la comunidad eclesial, como expresión viva de la fe en cada celebración. Por lo menos esa es mi intención en mi libro-CD El canto nuestro de cada día o en el trabajo progresivo que voy presentando en El Club de la Liturgia, que de momento se puede descargar en mp3 según cada tiempo litúrgico y que más adelante procuraremos sacar en edición de libro-CD. En cuanto a la música espiritual contemporánea, en ella incluiría la obra de muchos compositores y “artistas” de diversos géneros y estilos musicales, desde el rock al rap, pasando por la canción pop-cristiana o la trova de autor, como podría ser El Lenguaje de las Flores. También hay una línea de producción de musicales vocacionales, en relación con congregaciones religiosas. Yo, por ejemplo, hice uno con las misioneras claretianas (Esperar contra toda esperanza) y otro sobre San Francisco Javier. De todo esto hay cosas muy bien hechas por ahí, admirables. Tanto en España como en Latinoamérica estamos decenas de personas volcadas en renovar el lenguaje musical y poético. Pienso que el Espíritu está soplando fuerte en múltiples direcciones, basta escuchar David Radio o entrar en los enlaces de FAST. A nosotros el Espíritu –estoy convencido de ello– nos ha impulsado a trabajar dentro de la Familia de la Raíz, compartiendo la línea pastoral y los recursos; ahí estamos un puñado de creativos serios, formados y formales, que intentamos ser fieles al Evangelio en medio de este mundo contemporáneo, algunos –en un alarde de confianza en la providencia– dedicados a tiempo completo y sin más ingresos que la música religiosa, otros –como yo- a tiempo parcial (Alonso Sanabria, Sal Solo, Hermano Seamus, Padre Juan Andrés, Miguel Horacio, Juan Arturo, Luis Alfredo y otros). Ahora bien, todos estamos en la encrucijada de hacer producciones más profesionales, dignas en lo musical, y a la vez coherentes con el mensaje evangélico y en comunión con la Iglesia Católica. Vuestra revista digital FAST seguramente ayudará mucho a ello.

¿Crees que hay cauces y posibilidades reales para que la música cristiana llegue a la gente de la Iglesia y de fuera de ella?

Jose Manuel MontesinosPor supuesto; pero estamos mejor en la creación que en la distribución. Son pocos los que acuden a las librerías religiosas para adquirir un CD, y muchos enseguida lo “piratean” y lo copian, sin considerar que pueda ser ni delito ni pecado. Aún no hemos entrado a los grandes almacenes con una sección de música espiritual contemporánea o christian music. También hay mucha confusión sobre la mejor manera de distribuir el material discográfico. Algunos ministerios musicales lo ofrecen gratis por Internet, otros proponen un valor/precio simbólico, otro solicitan un dinero justo para mantener su vida como obreros de la música. Escribir una canción es más “fácil” que lograr que ésta llegue a los demás. Así que, sea cual sea el sistema, el pueblo sencillo no sabe que existe toda esta maravillosa música, y muchos trabajos apenas alcanzan el millar de unidades, distribuidas normalmente en circuitos reducidos de amistades y grupos. Las radios católicas de FM, como Radio María, están empezando a poner los nuevos CDs editados, en programas como Generación Esperanza; pero tampoco es el grueso de su emisión. Además están surgiendo plataformas de venta de canciones por mp3 sueltos, como Dmusica.net; y quizá haya que empezar a buscar el mundo de los móviles, procurando ofrecer sitios de descarga cristiana.

¿Qué cualidades o actitudes debe tener -en tu opinión- un artista cristiano?

Para mí la clave de lo que debe ser un artista cristiano la dio S.S. Juan Pablo II en la Carta a los artistas de 4 de abril de 1999: A los que con apasionada entrega buscan nuevas «epifanías» de la belleza para ofrecerlas al mundo a través de la creación artística. De ella debemos partir y a ella debemos volver siempre, para no perder el criterio ni el norte. Como decía el Papa, el don del «talento artístico» no hay que malgastarlo, sino desarrollarlo para ponerlo al servicio del prójimo y de toda la humanidad. Y siguiendo ese impulso, yo he subtitulado mi pobre página web con estas palabras: “Evangelio, comunidad, poesía y canción”. Esto es algo así como un lema que me digo a mí y a los demás. En el origen de la obra del artista cristiano está la llamada de Jesús a seguir el Evangelio con su cruz y su arte a cuestas. Escuchar la Palabra de Dios, orar, quedar seducido por su persona, saberse salvado por su Resurrección, la presencia de Dios-Abba, la unción del Espíritu, el modelo de María, que guarda las cosas en el corazón… Todo eso lo resumo en Evangelio.
En segundo lugar está la comunidad, que es la Iglesia, unidad en la diversidad, espacio de todos y ámbito de quienes viven en comunión, que anuncia el Evangelio, que se solidariza con los que sufren y los pobres… comunidad de personas de las que cantamos y a las que cantamos; el artista cristiano vive íntimamente ligado a esta comunidad, no hace nada por dañarla, la ama totalmente, siente como propios sus heroísmos, sus carencias, sus pecados y sus virtudes. algo de esto es lo que resumo en la palabra Comunidad.
En tercer lugar, propongo la poesía: hay que elevar lo más alto posible la calidad lírica de los textos, bebiendo de cuatro fuentes, que ordeno pedagógicamente como profesor que soy: a) la poesía bíblica (salmos, cantar, profetas…), b) la lírica mística cristiana (San Juan de la Cruz, las varias santas de nombre Teresa, los himnos de la liturgia de las horas…), la poesía clásica y contemporánea, sean o no creyentes, y d) las letras de la mejor canción cristiana y de la canción de autor. Pero poesía es también “creación” en general, arte: cine, pintura, escultura, arquitectura. El artista cristiano deber amar la “poesía”, el arte.
En cuarto lugar, insisto en la canción. Todo esto debe funcionar en el espacio/tiempo de una canción: unos tres o cuatro minutos. Melodía, letra, comunión, unción, coherencia fe-vida-obra… Pero “canción” bien compuesta, bien grabada, bien cantada, bien distribuida, en directo o en cualquier soporte… Ahí el “arte cristiano” se equilibra con la “industria cristiana”, edición, distribución, tecnología, punto de venta, organizadores de eventos y conciertos… lo cristiano debe empapar todo el proceso, ética y estéticamente. El que no pretenda la perfección vital y artística más vale que se dedique a otra cosa. La auténtica obra de arte es la propia vida. Hay que ser muy autoexigente y a la vez humilde, saber cantar y saber callar: cuando llega el éxito, en las contadas ocasiones en que esto sucede, no hay que buscar la propia gloria sino la de Dios, y ahí volvemos de nuevo a Jesús, que no se aferró a su condición divina, sino que supo abajarse y obedecer hasta la muerte y muerte de Cruz… para gloria de Dios Padre (Flp. 2).

Conciertos, actuaciones o proyectos que tengas próximamente…

Bueno, como yo no estoy liberado de mi trabajo docente, me dedico a tiempo parcial a la música, y procuro equilibrar los fines de semana. En marzo ya habéis anunciado nuestros conciertos. En Semana Santa solemos animar la liturgia en la Parroquia de la Asunción de Córdoba. En abril tenemos pendiente el Festival «Ven y Verás» de tres días (20-22 abril) en Villena (Alicante) y varios conciertos de Pascua y/o Pentecostés en parroquias de Sevilla, y una conferencia-concierto sobre el Romancero Tradicional (música popular) en el Instituto de Secundaria de Fuentes de Andalucía. Y si alguien está interesado por nuestro trabajo, el de Paqui y el mío, o por nuestra colaboración en alguna actividad de tipo concierto-oración o concierto-solidario, literatura, o actividades de catequesis (familiar, de adultos o de jóvenes), que considere esta entrevista como una invitación para llamarnos. Acudiremos en la medida de nuestras posibilidades.

Puedes ver un video de su canción “Aves del Paraíso” a continuación:

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

20 03 2007
Miguel

Estuve en el Concierto Solidario de Manos Unidas en Lucena. Fue una experiencia fantástica. Las canciones de José Manuel y Paqui propiciaron la participación de todos los asistentes y, especialmente, de los niños y jóvenes. Sus letras, inspiradas en la experiencia comunitaria y en la Palabra de Dios, ayudan a revisar la propia experiencia de fe y a sentir que no estamos solos en la tarea de renovación de la Iglesia y de recuperación del modelo comunitario y fraterno. ¡Ánimo y adelante!

15 10 2009
Alonso S

Maestro. bendita poesia que toca lo mas intimo del corazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: