«El Evangelio no exige bombo y platillo, sino fidelidad cotidiana y humildad»

3 05 2007

José Manuel Durán¿Quién dijo que las Confesiones de San Agustín eran algo pasado de moda? A lo largo de muchos siglos han sido referencia espiritual para personas de distinta condición. Su experiencia de Dios sigue llegando al corazón de tantos creyentes (e incluso no creyentes). Recientemente, y para hacer llegar su mensaje de otra manera a la gente, el agustino José Manuel Durán ha decidido poner música a esta experiencia tan intensa y personal de la fe, en su disco «Confieso tu amor». En esta entrevista concedida a FAST nos lo cuenta.

¿Cómo empezó tu camino en esto de la música cristiana? ¿Fue antes la vocación religiosa, o la musical? ¿Qué se aportan la una a la otra en tu vida?

Los inicios tengo que situarlos en el Colegio san Agustín de Valladolid donde ingresé a punto de cumplir los doce años; allí la música era una parte importante de nuestra vida; además de la asignatura tal, teníamos rondalla, posibilidad de estudiar algo de piano y flauta, bastantes ensayos para preparar los cantos de la liturgia diaria, de las Primeras comuniones, las fiestas del colegio, las veladas culturales… La verdad es que mi camino vocacional y el musical van a la par. Fue en el seminario donde, con 16 años, comencé a tararear melodías rasgueando acordes en la guitarra y, así, vieron la luz mis primeras canciones. Formamos un pequeño grupo que se llamaba “Voces nuevas”, con el que estrenábamos de vez en cuando alguna de mis composiciones. Durante más de diez años fui guardando en mi baúl particular las canciones que me ayudaban a expresar cosas que iban por dentro, con la esperanza de que algún día pudieran publicarse. Por fin, en 1999, esa esperanza pasó a ser una realidad con la publicación del primer disco, “Camino de Santiago”, que nace, lógicamente, de esa experiencia hermosa y profunda que fue para mí la peregrinación a Compostela. Luego vino “Vendremos a él”, con motivo del Jubileo del año 2000, y ahora “Confieso tu amor”. En fin, creo que música y vida caminan juntas; lo que vives necesitas expresarlo, cantarlo y, a la vez, lo que expresas y cantas ilumina y da forma a lo que vives.

Tu nuevo disco “Confieso tu amor” está basado en las famosas Confesiones de san Agustín ¿sigue esta obra teniendo actualidad? ¿Sigue hoy el mensaje y la experiencia de san Agustín tocando el corazón de las personas?

¡Quién no ha oído hablar de las Confesiones! Muchos de sus textos tienen una gran belleza y fuerza, humana y espiritual; han sido muchos los cristianos y también no cristianos que se han visto identificados en mayor o menor medida con la aventura espiritual que describe. En fin, toda esa riqueza estaba ahí y no pude “resistir la tentación” de probar a darle forma musical, de ofrecer un “nuevo” modo de transmitir el texto a través del lenguaje de la música; y esto, precisamente, porque creo que es una obra que sigue teniendo actualidad; quizá el problema está en saber “volcarla” en los medios y los lenguajes actuales, sin traicionar su mensaje. El mensaje y la experiencia de san Agustín sigue tocando a las personas porque su historia es también, de un modo u otro, nuestra historia y nuestra lucha: dejar que Dios vaya inundando toda nuestra vida o, por el contrario, marcar nosotros las condiciones de la relación con Él. Ojalá que quien escuche “Confieso tu amor”, al revivir el itinerario espiritual de san Agustín, se sienta animado por Dios y por el santo de Hipona en el suyo propio.

A nivel personal ¿qué te ha supuesto este nuevo trabajo? ¿Ha sido quizás una forma de revitalizar tu fe y empaparte de una experiencia que -imaginamos- marcó tu fe y tu vocación?

Portada disco 'Confieso tu amor'Ha sido todo un reto, un riesgo, pero también una oportunidad para aportar algo propio a un texto que ya es universal y, además, hacerlo llegar a otras personas. ¡Claro que las Confesiones avivan la fe y la vocación! Cada vez que vuelvo a este texto siempre encuentro matices nuevos, pero sobre todo, me resulta asombroso el modo de actuar de Dios con Agustín, tan paciente primero, tan desbordante después y, también, con qué fuerza Cristo cautivó el corazón de Agustín; me admira cómo, tras largos años de búsqueda, de desvíos y dificultades, este hombre tan admirado y encumbrado socialmente en su tiempo, fue capaz de abrirse a Cristo y vivir ya sólo para Él, primero en comunidad de hermanos y luego como pastor de su pueblo. Entre tantos libros de filosofía y teología que salieron de su mente privilegiada, ¿cómo no iba Agustín, a poner por escrito la “confesión” del amor que Dios le había mostrado y darle gracias por ello? De ahí que, en este disco, he procurado “ser fiel” a lo que me salía de dentro, a la vez que trataba de respetar el mensaje de Agustín. Se trata de un equilibrio difícil cuyo resultado los oyentes tendrán que juzgar. Por eso recomiendo que se escuche el disco con el libro de las Confesiones al lado; la música sólo es un medio que trata de acercarnos a lo realmente importante: las palabras y la experiencia que san Agustín tiene de Dios y que comparte con nosotros. De hecho, hay cierta secuencia lógica en las canciones, aunque no de modo estricto: primero lo que definió la vida de Agustín, su corazón inquieto siempre en búsqueda; luego la presencia de su madre, de los amigos, el vacío interior cuando la búsqueda no le llenaba, por fin el “toma y lee” con el que Dios le vence, la certeza interior de ser salvado y de que sus preguntas han encontrado la respuesta: “yo soy tu salvación”; el dolor por no haberse convertido antes -“tarde te amé-, pero la alegría porque aún no es demasiado tarde, la invitación para que descubramos que el secreto está en la vuelta al corazón y, por último, la acción de gracias, que en realidad es una confesión del amor de Dios para con él.

¿Crees que es posible evangelizar a través de la música? ¿Consideras que hay cauces y posibilidades reales para que la música cristiana llegue a la gente de la Iglesia y de fuera de ella? ¿Cuál es tu experiencia sobre ello?

Sí, por supuesto, creo que la música puede ser un cauce de evangelización muy rico, un medio privilegiado de plasmación de una fe que se vive, se expresa y se comparte. Pero también opino que esa evangelización nos exige algunas cosas. En primer lugar, a los cantantes, creadores, difusores nos exige mucha humildad: el protagonista es Cristo y no nosotros, lo importante es su voz y su palabra y no las nuestras; nosotros sólo somos mediaciones y los dones que podamos tener en este campo no nos pertenecen sino que nos han sido dados para compartirlos, para ponerlos en común. En segundo lugar, los “receptores” de música en clave cristiana han de preguntarse si simplemente escuchan o tratan de integrar en su vida lo que oyen; si se trata sólo de “sentirme bien” con esta canción o este autor o si, más allá de ellos, trato de integrar el mensaje, de llevarlo a la oración, a la vida… No sé, quizá son sólo cosas mías, pero creo que, de algún modo, debe existir una motivación interior distinta entre el oyente y el músico creyente y el que no lo es. Y, en cuanto a los cauces, considero que las nuevas tecnologías, en particular Internet, ofrecen nuevas y ricas posibilidades para la música cristiana; también aquí hay un reto para la creatividad y la calidad de nuestra música.

A lo largo de tu vida, ¿cuáles han sido las fuentes de inspiración a la hora de componer tus canciones?

Al principio es la respuesta a un impulso interior de “crear”, de “decir” las cosas que vives o te impactan con este lenguaje de la música que, sin saber muy bien cómo, sientes que te impulsa. La experiencia interior y la vida están ahí siempre como fuente de inspiración; esto aparece claramente, por ejemplo, en mi primer disco Camino de Santiago. Pero, para mí, es fundamental la Palabra de Dios como fuente inspiracional; el segundo disco, “Vendremos a él” fue un reto para mí en este sentido: cantar la Palabra que nos ha sido dada: canciones a la Trinidad, al Padre, al Hijo, al Espíritu, a los templos de Dios que somos, a la morada que Dios pone en nosotros, san Juan, san Pablo, María… Si no bebe en el manantial de la Palabra de Dios, la música en clave cristiana dejará de ser “vocación” para terminar siendo mera “exhibición”. En el caso de los católicos tenemos la suerte de contar también con la fuente inspiracional que contiene la tradición de la Iglesia y el testimonio de sus santos, precisamente como testigos vivos del amor de Dios y el seguimiento de Cristo, la Palabra hecha carne. Para Confieso tu amor la inspiración, lógicamente, proviene de uno de esos testigos de la fe en Dios y en su Palabra, Agustín de Hipona. 

Suponemos que la música no es la única dedicación de tu vida. ¿Qué otras responsabilidades y proyectos llevas a cabo?

José M. Durán - ConfesionesPues supongo que mi primera dedicación, responsabilidad y proyecto es intentar ser un buen religioso agustino recoleto, pero como creo que te refieres a cosas más “visibles” te puedo decir que el ámbito del estudio y la enseñanza de la teología, así como la formación de los religiosos jóvenes agustinos recoletos, han sido mis principales actividades en los distintos lugares donde he sido enviado, como Filipinas, Roma y España. En estos momentos resido en Madrid y colaboro en nuestra parroquia de Santa Rita, a la vez que sigo estudiando y enseñando teología.

Proponer el Evangelio en nuestro mundo desarrollado se está convirtiendo en todo un reto. ¿Cómo se puede “confesar” la fe en Jesús en esta sociedad tan “saciada” de todo? ¿Es quizás el arte una forma de ofrecer esa Buena Noticia?

Es que el Evangelio siempre es un reto, y el día que no sea así, tendremos otra cosa, pero no la Buena Noticia de Jesús. Esto ha sucedido siempre en la historia de la Iglesia desde los primeros cristianos hasta hoy. En ciertas épocas la sociedad podía ser más receptiva pero siempre había retos que afrontar desde el Evangelio. El “cómo” afrontemos el reto sí que tiene que ver con el momento que nos toca vivir. ¿Pistas? No hay respuestas mágicas; quizá mirando el mundo como oportunidad y no como amenaza; aceptando sencillamente que –al menos en Occidente- somos poco significativos socialmente y vivir con alegría la riqueza de esta pobreza; formarnos bien teológicamente para poder dar razón de nuestra fe a quien nos la pidiera; ofrecer un testimonio de fraternidad por encima de cualquier tipo de prejuicio; vivir con austeridad y apostar por los más necesitados… y nunca dejar de confiar en Dios Señor del mundo y Juez de la historia. Mientras tanto, como diría san Agustín, “canta y camina, no te detengas”. Quizá nos parezca poca cosa, pero no debemos olvidar que el Evangelio lo “hacemos vida” cada uno en el día a día y a través de las cosas sencillas y aparentemente intrascendentes. El Evangelio no es cuestión de “cantidad” sino de calidad, y no nos exige “bombos y platillos”, sino fidelidad cotidiana y mucha humildad para dejarse transformar por Dios si queremos luego transformar una “pizquita” de mundo. No estoy diciendo que haya que esconderse, pero tampoco creo que debamos obsesionarnos con tener mucha presencia e influencia social. Por eso el arte cristiano será testimonio evangélico de fe no por la influencia o resonancia que pueda tener, sino por ser fiel a sí mismo: humilde intento de plasmar la presencia visible del Invisible, la música y la voz de la Palabra, los destellos de belleza que proceden de la Belleza. Para el cristiano la belleza es reflejo de Dios y pertenece a la esencia de la Buena Noticia, de ahí, insisto una vez más, la responsabilidad que tienen ante ella tanto los “creadores” como los “receptores” de la misma.

¿Tienes previstos conciertos o actuaciones próximamente? 

Mis obligaciones no me permiten prodigarme mucho en conciertos y actuaciones, pero ya he podido presentar Confieso tu amor en Salamanca y Guadarrama; próximamente actuaré en Pozuelo, Zaragoza, Cádiz y seguramente el próximo verano en algunos lugares de Estados Unidos.

¿Cómo está siendo la recepción del disco entre la gente? 

La verdad es que la recepción está siendo muy buena y he recibido bastantes felicitaciones -personales y por escrito- tanto en lo que se refiere a las canciones tales como a lo relativo a la orquestación, la fotografía, el diseño, los textos… Me gusta mucho recibir las impresiones de las personas que han podido escuchar mis canciones, y las críticas constructivas que también me hacen, así que animo a todos los amigos de FAST a que se hagan con el disco y me cuenten qué les parece.

Muy personal:

  • Un libro que te marcó… muchos de los que he leído, pero el último ha sido el Diario y las Cartas de Etty Hillesum, una judía holandesa muerta en Auschwitz, donde va dejando constancia de su itinerario espiritual.
  • Una película que te emocionó… Que sean dos –entre muchas-: La Misión y Memorias de África.
  • Una frase que nunca olvidarás… Bueno, también son abundantes, pero últimamente me acompaña una que habla del abandono en Dios y que me dijo alguien que me quiere bien: “Recuerda que el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza”.
  • Una persona que llevas en el corazón… más bien llevo un corazón lleno de personas.
  • Una vivencia que te llenó de alegría… el día de mi consagración a Dios como religioso agustino recoleto.
  • Una pasión que te mueve cada día… vivir cada día con pasión.
  • Un miedo que te echa atrás… Buf, aquí sí que hay donde elegir, pero lo dejaremos en el miedo a ser imprudente y causar con ello daño a otros.
  • Una esperanza que te motiva… SU misericordia

Escucha en exclusiva el tema que da título al disco: Confieso tu amor 
http://www.mediamax.com/revistafast/Hosted/musica/Confieso_tu_amor_JoseMDuran.mp3″

Si quieres solicitar el disco o ponerte en contacto con el autor, escribe a duranmusica@gmail.com

Más información sobre el disco y el autor pinchando en este enlace

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: