Derrotismo conformista

9 06 2007

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por Vicente Gutiérrez* 

Dadles vosotros de comer...Hace unos días tenía una conversación con un joven italiano sobre los problemas que existen en la Iglesia y en el mundo. La conclusión de este joven, la tan oída y utilizada: “no podemos hacer nada”. Es una idea tan metida en la mentalidad de la gente que muchas veces resulta deprimente tal pasividad. Es un sentir globalizado y profundamente arraigado en la cabeza de las generaciones más jóvenes, aquellas en las que, por lo menos idealmente, debería existir el convencimiento de que se puede hacer algo por cambiar y mejorar las cosas.

El acceso a la información cada vez es más fácil y por eso no cuesta nada asomarse a la ventana de esta Aldea Global. Es fácil saber cómo viven en otros países y cuáles son sus problemas. Internet facilita el acceso a la información alternativa y permite contrastar noticias. Bastante gente va todavía más allá, no sólo tiene información sino que también es capaz de hacer un análisis bastante acertado. Hay gente que sabe las causas de los problemas, dónde hunden sus raíces y los distintos mecanismos que los mantienen. Es decir, sabemos lo que pasa y por qué pasa, pero eso es todo, porque “no podemos hacer nada”.

A los discípulos de Jesús les pasó lo mismo en el Evangelio de este Domingo. Veían la gran cantidad de gente que había y que estaban en descampado. Eran conscientes de que aquellas personas necesitaba comer, por eso le sugirieron a Jesús que despidiese a la multitud para que se buscasen la vida. Pero Jesús les propone otra alternativa: “Dadles vosotros de comer” (Lc 9, 13). Esta propuesta hace que surga el “no podemos hacer nada”. Ante tal gentío (el Evangelio lo cifra, sólo en hombres, en unos cinco mil), ¿qué se puede hacer con cinco panes y dos peces? Y es verdad, ¿qué se puede hacer? ¿Qué hacer ante una multidud hambrienta con tan poco que ofrecer? Es imposible, no hay solución. ¿Qué hacer ante las multitudes hambrientas de nuestro tiempo?, ¿qué hacer ante los miles de niños y niñas que no tienen acceso a la educación?, ¿qué hacer ante tantas guerras y violencias?, ¿qué hacer con tan poco?. Sencillamente, nada.

“Tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos” (Lc 9, 16–17). Jesús tomó lo poco que tenían y lo bendijo. Pero ahora tenían que ser ellos los que les diesen de comer. Hacía falta la bendición para que obrase el milagro. Cuando el Señor bendice lo poco que tenemos, nuestras cualidades, nuestras habilidades y nuestros capacidades se multiplicarán. Con lo poco que tengamos, puesto en las manos del Señor y bendecido por Él, servirá para saciar cualquier hambre, detener cualquier guerra o solucionar cualquier problema que se nos presente.

Tal vez no lo creas, tal vez sigas con tu idea de que “no se puede hacer nada”. Puedes seguir viviendo con ella, puedes repetírtela cada vez que veas las noticias en televisión. Otros y otras creyeron que podía ser posible cambiar las cosas y así lo hicieron. Pusieron lo poco que eran en manos del Señor, Él les bendijo y obraron el milagro. Debemos agradecerles que nos hayan demostrado que estamos equivocados cada vez que decimos que “no podemos hacer nada”.
No subestimemos la fuerza transformadora del Espirítu en nosotr@s.

* Vicente Gutiérrez es sacerdote, misionero del IEME del grupo de Tailandia.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: