10 años sin la Madre Teresa

5 09 2007

Madre TeresaSe cumplen diez años de la muerte de Agnes Gonxha Bojaxhiu, más conocida como la Madre Teresa de Calcuta. Gentes de todo lugar, credo, cultura y condición han reconocido la grandeza de esta pequeña mujer —que se consideraba a sí misma “un lápiz en las manos de Dios“— que entregó toda su vida por los más pobres. Su sencillez, su humildad, su generosidad y su amor recorrieron el mundo. Ojalá su testimonio despierte nuestra fe y nuestro compromiso. Recogemos a continuación algunos textos y pensamientos de la Beata Teresa de Calcuta.

Los pobres

“Los pobres tienen que saber que les amamos, que son queridos. Ellos no tienen nada que dar, sólo amor. Estamos preocupados por cómo conseguir intercambiar este mensaje de amor y compasión. Estamos intentando llevar la paz al mundo a través de nuestro trabajo. ¿Pero es el trabajo el regalo de Dios?”

“La gente de nuestro tiempo tiene hambre de amor, y para entender el amor que es más grande y que es la única respuesta a la soledad y a la gran pobreza; es para lo que tenemos que ir a países como Inglaterra, América y Australia, donde la gente no tiene hambre de pan; pero donde mucha gente está sufriendo una terrible soledad, una tremenda desesperación, un profundo odio; donde la gente se siente despreciada, descuidada y desesperanzada. Han olvidado cómo sonreír, han olvidado la belleza del contacto humano. Están olvidando que amar es humano. Necesitan a alguien que les comprenda y les respete.”

“Los pobres no son respetados. La gente no piensa que a los pobres se les pueda tratar como a gente que es amable, como personas que son como tú y como yo”.

El amor

“El amor puede ser mal empleado por motivos egoístas. Yo te quiero, pero al mismo tiempo quiero obtener todo lo que pueda de ti, hasta las cosas que no debo tomar. Si esto es así, ya no hay más amor verdadero. El amor verdadero duele. Siempre tiene que doler. Tiene que ser doloroso amar a alguien, tiene que ser doloroso dejarle, tienes que morir por él. Cuando la gente se casa tiene que dejarlo todo para amarse el uno al otro. La madre que da a luz a su hijo, sufre mucho. Esto es igual para nosotras en la vida religiosa. Para pertenecer plenamente a Dios tenemos que dejarlo todo. Sólo así será un amor verdadero. La palabra “amor” está hoy en día muy mal entendida y  muy mal utilizada”.

“Todos esperamos el paraíso donde Dios se encuentra, y podemos empezar a vivirlo ahora. Pero ello implica amar como Él ama, servir como el sirve, dar como el da, socorrer como el socorre. Estar ceca de un enfermo, visitar a alguien, traerle una flor, es poca cosa, pero nunca es demasiado pequeña, es nuestro modo de poner en práctica nuestro amor por Cristo”.

“Al darle a alguien todo tu amor nunca es seguro que te amarán de regreso, pero no esperes que te amen de regreso; sólo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona; pero si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.  Hay cosas que te encantaría oír,  que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón”.

“El amor no puede permanecer en sí mismo. No tiene sentido. El amor tiene que ponerse en acción. Esa actividad nos llevará al servicio”.

“Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto para llenar el corazón del que amamos”.

El silencio

“El silencio es lo más importante para orar. Las almas de oración son almas de profundo silencio. Y lo necesitamos para poder ponernos verdaderamente en presencia de Dios y escuchar lo que nos quiere decir. Este silencio debe ser tanto exterior como interior, dejando de lado nuestras preocupaciones. Debemos acostumbrarnos al silencio del corazón, de los ojos y de la lengua”.

“El silencio de la lengua nos ayuda a hablarle a Dios. El de los ojos, a ver a Dios. Y el silencio del corazón, como el de la Virgen, a conservar todo en nuestro corazón”.

“Dios es amigo del silencio, que nos da una visión nueva de las cosas. No es esencial lo que nosotros decimos, sino lo que Dios nos dice y dice a través de nosotros”.

La oración

Madre Teresa en oración“La oración ensancha el corazón, hasta hacerlo capaz de contener el don de Dios. Sin Él, no podemos nada”.

“Orar a Cristo es amarlo y amarlo significa cumplir sus palabras. La oración significa para mí la posibilidad de unirme a Cristo las 24 horas del día para vivir con Él, en Él y para Él. Si oramos, creemos. Si creemos, amaremos. Si amamos, serviremos”.

“Es imposible comprometerse en un apostolado directo, si no es desde una auténtica oración. Debemos tratar de ser uno con el Padre. Nuestra actividad no será verdaderamente apostólica si no le permitimos obrar en nosotros, a través de nosotros, gracias a su poder, a sus planes y a su amor”.

“Orad sencillamente, como los niños, movidos por un fuerte deseo de amar mucho y de convertir en objeto de propio amor a aquellos que no son amados”.

“Frecuentemente nuestra oración no produce efecto por no haber fijado nuestra mente y nuestro corazón en Jesús, por medio de quien únicamente nuestra oración puede ir directamente a Dios”.

“Yo lo miro y El me mira” constituye la perfecta oración.

Si a ustedes les resulta difícil orar, rueguen insistentemente: “¡Jesús ven a mi corazón, ora dentro de mí y conmigo, hazme aprender de Ti cómo orar”.

“La cosa más importante no es lo que decimos nosotros, sino lo que Dios nos dice a nosotros. Jesús está siempre allí, esperándonos. En el silencio nosotros escuchamos su voz”.

La alegría

“El que tiene a Dios en su corazón, desborda de alegría. La tristeza, el abatimiento, conducen a la pereza, a la desgana”.

“Nuestra alegría es el mejor modo de predicar el cristianismo. Al ver la felicidad en nuestros ojos, tomarán conciencia de su condición de hijos de Dios. Pero para eso debemos estar convencidos de eso”.

“Superemos siempre el desaliento… nada de esto tiene sentido si hemos comprendido la ternura del amor de Dios”.

“La alegría del Señor es nuestra fuerza. Todos nosotros, si tenemos a Jesús dentro nuestro, debemos llevar la alegría como novedad al mundo”.

“La alegría es oración, la señal de nuestra generosidad, de nuestro desprendimiento y de nuestra unión interior con Dios”.

  • Artículo “Noche oscura“, de Juan Manuel de Prada en ABC, sobre las dudas de fe de Madre Teresa.
  • Miniserie de dibujos animados sobre la vida de Madre Teresa: capítulo 1, capítulo 2, capítulo 3.
  • Presentación en PowerPoint sobre Madre Teresa (descarga)
  • Más información, textos, pensamientos, testimonios, imágenes… en Aciprensa
  • Página oficial (Mother Teresa of Calcutta Center)
Anuncios

Acciones

Information

One response

28 08 2009
Mela

Para mi la Madre Teresa se merece recibir respeto por todas las cosas que hizo por nosotros,y por mas..Eso,es ser solidario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: