La fuerza de la fe: el ejemplo birmano

5 10 2007

Por José Antonio Rodríguez Conde*

Monje budista protesta en BirmaniaEstamos tan aletargados que una noticia así llama la atención por su infrecuencia y por su (por qué no decirlo) vistosidad: un grupo de monjes budistas se enfrenta abiertamente a un régimen opresor. Al poco tiempo, miles de personas apoyan con su presencia la lucha por la libertad. La reacción gubernamental no se hace esperar. Y es que la fe es así. Cuando creemos que no estamos aquí por casualidad, sino porque detrás de nuestra existencia (creación) hay un plan. Cuando creemos que la persona que está a nuestro lado tiene otro plan dado, que incluye su dignidad y libertad (y las nuestras); cuando experimentamos la alegría (individual y colectivamente) de estar llamados a la felicidad y a veces, ay, experimentamos el sufrimiento causado por quienes quieren construir su imperio a costa de nuestro sometimiento. Cuando, a través de la oración, la meditación, el encuentro con nuestros hermanos, conocemos nuestros límites, tristezas, gozos y esperanzas. Cuando, solos y en compañía, aprendemos a dar pequeños pasos para tomar las riendas de nuestras vidas y nuestra sociedad. Cuando, tras habernos entrenado para caminar hacia delante, nos decidimos a no retroceder. Cuando todo esto ocurre, es decir, cuando nuestra fe se ha puesto a trabajar y hacerse fuerte, entonces la liberación ya está en marcha.

Y desde aquí podemos construir un diálogo ecuménico e interreligioso. No desde abstractas teorías cosmológicas o teológicas, ni experiencias meditativas que no aterricen en la realidad ni profundicen en la vida, ni doctrinas o posiciones “desde arriba” que ofrezcan consejos paternalistas desde estructuras organizadas a personas dóciles y sumisas sobre actitudes, moral o técnicas de autoayuda. Si bien todo esto puede (y en algunos momentos, debe) formar parte del diálogo del día a día, es preciso que el diálogo profundo y auténtico gire en torno al hombre, el plan divino para su felicidad (llámese “Reino de Dios”, “karma” o de otro modo) y los medios y procesos que tenemos a nuestro alcance para, desde la realidad concreta desde la que partimos, birmana u otra, caminar con la fuerza de la fe, trabajada comunitariamente “desde abajo”, hacia un horizonte liberador.

En este sentido, parece que en Birmania los monasterios han jugado un papel destacable. Porque los monjes han seguido y descubierto un itinerario de oración que ansía libertad, comunicación con sus hermanos, otra Birmania posible. Y que ha contado con numerosos adeptos y simpatizantes fuera de sus muros. También los ciudadanos han vivido una fe liberadora que, al encontrarse con la opresión del régimen, ha actuado en defensa de la transición democrática. Ha sido un itinerario largo, complejo y difícil, seguro; pero con pasos decididos hacia delante. Y que, como en la oración de Jesús en el Monte de los Olivos (Mt 26, 36-46) ha llegado a un punto de no retorno, de no retroceso. Esa experiencia de oración/meditación profunda, trabajo personal, fraternidad compartida y búsqueda de Justicia, de un nuevo Reino contra el anti-Reino de la dictadura, ha puesto las bases de lo que ocurre ahora.

No sabemos cómo acabará esta historia. Ya han aparecido los primeros mártires, corre la sangre de los crucificados. Pero desde la óptica cristiana no es difícil intuir el final: la labor iniciada por unos la continuarán otros. El horizonte de la libertad y la fuerza de la fe son más poderosos que cualquier régimen. La mejor prueba son los miles de años de historia de los primeros y las caídas de los segundos.

Un abrazo a los que hacen posible esta revista.

* José Antonio Rodríguez Conde es laico, catequista en la Parroquia de la Preciosa Sangre de Orcasitas (Madrid)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: