Ankur, un rincón para la esperanza

13 10 2007

Hermanas de la Caridad de Santa Ana en la IndiaNacer mujer y pobre en la India es prácticamente un castigo divino, que acompaña a las féminas desde su nacimiento hasta su muerte. Las Hermanas de la Caridad de Santa Ana llevan años luchando contra esta injusticia a través de Ankur, mucho más que un centro de atención: es un rincón para la esperanza en un país donde la desesperanza tiene nombre de mujer.

La India es un país único, diferente. También en la proporción de sus hombres y mujeres. Al contrario que en la mayoría de los países, en la India el número de varones es superior al de féminas: 930 mujeres por cada 1.000 hombres, un dato más para comprender una nación donde la vida de las mujeres vale menos, mucho menos, que la de los hombres. Son las más desfavorecidas. En muchos casos, la doble condición de ser mujer y además pobre es una especie de castigo divino.

Contra esta desigualdad, contra esta especie de castigo divino, llevan luchando desde hace muchos años las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Su misión en la India es clara y rotunda: devolverles la dignidad a muchas de estas mujeres, ofrecerles la posibilidad de sobrevivir al presente y otorgarles la esperanza de un futuro.

Uno de los principales baluartes de las Hermanas de Santa Ana se encuentra en Mumbai, la ciudad más populosa del subcontinente indio y una de las más habitadas del planeta. El milagro se llama Ankur, un centro que fue construido gracias a la participación de Manos Unidas y que está ubicado al norte de la gran ciudad. No estamos hablando de un simple centro donde se lleva a cabo una gran labor humanitaria con las más desfavorecidas, Ankur es algo más, mucho más, es un rincón para la esperanza en un país donde la esperanza no tiene nombre de mujer.

Una religiosa maña a la cabeza

La hermana Primi Vela, española de Zaragoza, es el alma de Ankur. Junto a siete hermanas nativas dirige este hogar que alberga a más de 200 pequeñas que volvieron a nacer el día que llegaron a sus puertas.

La mayoría de las niñas procede de las calles de Mumbai; algunas llegan de las grandes zonas de chabolas, otras trabajaban de sol a sol en condiciones infrahumanas, también las hay que fueron llevadas a las hermanas por la policía que las había recogido pidiendo limosna por las calles, estaciones o paradas de autobús. En muchos casos, y para que puedan permanecer en Ankur, la hermana Primi tiene que pagar a los padres los sueldos con los que las pequeñas contribuían a la economía familiar.

Las hay que han visto suicidarse a su madre y quieren seguir sus pasos, las hay que han trabajado como sirvientas desde que tenían cuatro años, las hay que incluso han hecho labores de albañilería con apenas cinco, o las que buscaban entre las montañas de basura algo que poder revender y sobrevivir.

Ahora sus vidas han cambiado. Viven en una ambiente familiar, estudian, se preparan para un futuro fuera de la calle, comen sin necesidad de tener que trabajar. Todos los días se desplazan en autobús a una escuela de las Hermanas de Santa Ana en el vecino barrio de Borivli: son buenas estudiantes, sacan buenas notas; y cuando acaben el colegio podrán aprender una profesión o incluso tener acceso a una carrera universitaria.

Primi Vela busca para todas ellas “una luz al final del túnel”, algo que les evite tener que volver a mendigar, que les ayude a formar una familia porque, y cita a Gandhi, “si educas a un hombre, educas a una persona, si educas a una mujer, educas a una familia“.

Pero el milagro de Ankur no se acaba aquí. Cada día se prepara comida para otros cien niños y niñas más que proceden de la calle y de los barrios cercanos. Y dos veces al mes más de 250 familias son abastecidas con arroz, huevos, aceite, galletas, jabón para lavar y hasta agua potable. Todo ello gracias a un proyecto subvencionado por Vita Mundi.

En un barrio cercano, y gracias a Anesvad y a las Hermanas de Santa Ana, se reparte diariamente y desde hace ocho años leche, arroz y huevos para 400 familias de Ganesh Nagar, una de las zonas más desfavorecidas del norte de Mumbai.

Un lugar para los más pequeños

Pero Ankur no es él único milagro. También los más pequeños tienen el suyo. Se llama Dilkhush (que significa “llévame en el corazón”) y allí, Raju y Vijai, futuros Hermanos de la Caridad de Santa Ana, tienen acogidos a 40 niños de corta edad en las mismas condiciones que las pequeñas de Ankur: están atendidos médicamente, comen, duermen, leen, escriben, esperan la llegada del futuro… y viven.

Pero el milagro no acaba tampoco aquí y la esperanza trata de buscar salidas en los vericuetos más complicados. Dentro de muy poco abrirá sus puertas una residencia para enfermos terminales de cáncer y otra para niñas con sida en la localidad de Vasai, cercana a la capital, Mumbai. No se trata de dos hospitales, son dos hogares en los que pueden ser cuidados con esmero, haciendo que disfruten de la vida que les queda y preparándoles para morir dignamente.

La hermana Primi dice que “toda ayuda es poca, porque siempre se necesita más”. La monja zaragozana, el resto de las hermanas y los futuros hermanos de Dilkhush sólo viven para sus pequeñas y pequeños. Saben que otra mucha gente de España también piensa en ellos.

Otras, como Nuria Tejido y la popular presentadora de televisión Anne Igartiburu, dedican parte de su tiempo para solidarizarse con estos esfuerzos. Han pasado una semana en Ankur ayudando a las hermanas, apoyando todos los proyectos, pensando en otros nuevos que puedan mejorar la vida de muchas personas. “La verdad es que la gente cuando viene aquí se sensibiliza. No por nuestra labor, sino por las necesidades que ven a su alrededor”, concluye ‘sister’ Primi, la monja más querida del norte de Mumbai.

(Noticia de Borja Baeta, en El Mundo 26/09/07)

Anuncios

Acciones

Information

One response

24 12 2010
MATEO MONTORO RASCON

Estimada Hermana Primi Vela, no me llegan los correos desde España con Ud,.
Manos Unidas, Baeza (Jaén).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: