Piratería y música católica

28 11 2007

No a la pirateria de música católica¿Te imaginas que, en un momento dado, los músicos católicos no realicen más producciones, se estanquen las publicaciones de nuevos cantos, los CDs dejen prácticamente de existir y los evangelizadores a través de la música no puedan serlo a tiempo completo? Quizás ese día no esté tan lejos… Javier F. Chento, músico católico y uno de los creadores de Trovador, nos da su opinión al respecto. Merece la pena pararse a leer este artículo, que expresa la lucha por dar calidad y consistencia a la música católica, y que reivindica su papel en la misión evangelizadora de la Iglesia.

La piratería musical es un grave problema en nuestros días. En pocos años, la fabricación de CDs  en España, no sólo no ha crecido, sino que se ha reducido a la mitad el número de unidades fabricadas. Es un hecho conocido por todos los que nos relacionamos en el medio que empresas enteras de producción musical (grandes y pequeñas) han cerrado sus puertas, directamente a causa de la piratería. Muchos puestos de trabajo se han perdido a causa de esto. Y no es una realidad local, tan sólo en España o en determinados países; es una situación global, mundial que, con el uso de Internet, aún ha empeorado más. ¿Alguno dijera que hay países en los que el 80% de la música que se vende es pirata? Pues los hay… no es fantasía.

Este hecho no sólo ha afectado a los grandes músicos, cuyos ingresos son tan insultantemente altos; también afecta a los pequeños músicos que duramente venden lo suficiente para recuperar la inversión realizada. Y, por supuesto, también a nuestros músicos católicos.

“Ayúdanos a seguir evangelizando”

En muchos discos y Webs católicas se pueden ver mensajes semejantes al siguiente:

Dile, ¡no a la piratería!
Colabora con nosotros,
Ayúdanos a seguir evangelizando.

Es el mensaje de los músicos que han dejado su profesión “del mundo”, para dedicarse a seguir a Jesucristo y anunciar el Evangelio mediante la música. El mensaje anterior, específicamente, aparece en la página web de Luis Enrique Ascoy, conocidísimo músico católico de Perú. Luis Enrique Ascoy, abogado de profesión, tenía su despacho y trabajo estable antes de dedicarse a tiempo completo a la música. Hace unos 15 años decide que, aunque económicamente no fuera provechoso (¡ni mucho menos!), su llamado era dedicarse plenamente a la evangelización, y hacerlo con sus mejores armas: sus canciones. Fue una decisión muy meditada y orada, en compañía de su mujer Lida y su familia. También, para los que vivimos esta maduración de cerca, fue un testimonio de Fe en Jesucristo y en su Providencia.

La única manera de poder vivir y dedicarse a esta misión era (y es) vender discos y realizar conciertos. Por desgracia más que por suerte, el músico laico que toma una opción semejante a la de Ascoy no cuenta con un ingreso fijo mensual con el que vivir. Nadie asume (ni comunidades cristianas, diócesis, congregaciones,  etc.) que éste es un llamado importante en nuestra Iglesia y que es necesario que se apoye al evangelizador. Al fin y al cabo, también nuestros sacerdotes, que han consagrado su vida al servicio de la comunidad, reciben un salario mensual, más grande o más pequeño… pero lo tienen.

Muchos se pensarán que los músicos católicos que se dedican a la evangelización (a tiempo completo o parcial) viven bien, incluso muy bien, que reciben miles de euros de ingresos todos los meses. Nada más lejos de la realidad. En muchas ocasiones he tenido que compartir, incluso con los más conocidos, crisis tan fuertes que, incluso, hacían que se planteasen (una vez más) el dejarlo y dedicarse a una profesión que les garantice, al menos, el poder pagar las facturas familiares, como cualquier otro cristiano de a pie. Y estas crisis, cada vez más comunes, tienen, en mucho, su raíz en la piratería de los discos que se realizan.

Gratis o no…

Hace unos días fuimos de retiro a un monasterio de clausura. Además de disfrutar de un tiempo de gracia en la tranquilidad del campo, pudimos compartir la jornada con una comunidad acogedora y vivir inmersos en su espiritualidad, además de ver su trabajo: realizaban obras y trabajos que vendían para mantener a la comunidad.

Estas hermanas vendían, entre otras cosas, iconos: cuadros con imágenes religiosas, de inspiración bizantina. Auténticas obras de arte y espiritualidad que, algunos de nosotros, compramos. Sí, compramos. A ninguno se le ocurrió tomar la obra y llevársela gratis, aduciendo la tan manida frase “gratis lo recibisteis, gratis entregadlo”.

Todo entendimos perfectamente que dichas obras eran para el sustento de la comunidad de hermanas y que los 40 ó 50 euros que costaba cada una eran para que la comunidad pudiese vivir.

Traslademos esta realidad a la música católica. Quien ha dedicado su vida a evangelizar a través de la música, a tiempo completo, vende discos no para hacerse rico, sino para poder seguir cumpliendo esta misión el día de mañana y vivir el hoy, con todas sus necesidades. El 99,99% de los músicos que nos dedicamos a hacer música religiosa lo hacemos convencidísimos de que somos “cantantes sin futuro” y que, para sacar un disco nuevo, al menos hay que pagar la producción del antiguo… y vivir para contarlo.

Olga Cecilia Bustamante, perteneciente a Familia musical Contacto de Colombia, escribe, en un pequeño artículo, reflexiones muy apropiadas respecto a todo este tema. Transcribo un par de párrafos que se relacionan directamente con este aspecto:

La piratería es una realidad que acaba con el trabajo de los productores, de los editores, de los publicistas, de los compositores, de los artistas y de un sinnúmero de gente que lucha por su subsistencia. A causa de la piratería, los productores han bajado la utilización de sus plantas, y los intérpretes y autores han dejado de recibir sus regalías.

El que compra un disco pirata, no sabe que contribuye al desempleo, al quiebre de empresas grandes o pequeñas y al cierre de establecimientos, en forma directa o indirecta.

La piratería ha tocado toda la música, hasta la música religiosa. Se copia la música que más vende y entre los artistas afectados está Martín Valverde, quien en el último concierto que ofreció en Medellín dijo que “podían piratear sus discos, pero que no podían copiar la unción”.

(tomado de Cristomania.com)

Comenzaba mi artículo invitando a imaginar un mundo sin música católica, sin CDs, MP3 o cualesquiera formatos nuevos que el futuro nos depare. No es un panorama alentador. Yo, al menos, no me imagino el futuro sin los materiales pastorales, música incluida, que acompañan mi vida y, tantas veces, confortan mi fe y mi esperanza.

No “todo vale” a la hora de evangelizar

Un hermano escribía en un foro:

“…Respecto a la piratería de música, sí, es ilegal, si la bajo la quemo en un CD y la vendo. Pero mi pregunta es: músicos católicos, ¿Por qué lo hacen? ¿Por el dinero o por predicar el reino de Dios? Si yo fuera músico católico, me encantaría que mis canciones fueran instrumento para alabanza de Dios, me encantaría que niños, jóvenes, y otras personas fuera de la Iglesia cantaran esas alabanzas y en todo el mundo. (…) Creo que a Dios no le molestaría que todos los días alguien fuera de la iglesia cantase alguna alabanza que la haya conseguido a través de la P2P”. (tomado de los Foros de Catholic.net)

Música CatólicaCreo que no es necesario reiterar que nadie hace música católica por el dinero. Sencillamente, si alguien piensa que puede hacerlo… ¡pierde el tiempo! Si algún músico que lee este artículo está pensando en hacer dinero… que se dedique a la música secular… en nuestro ámbito cristiano “no hay negocio”. Respecto al segundo punto: honestamente: ¿alguien de veras cree que algún no creyente está bajando música cristiana de las redes P2P? (Y más aún: hermano, ¡cuidado con juzgar cuáles son los planes de Dios con tanta ligereza!).

Hay una famosa frase: “El fin justifica los medios”. Es, en definitiva, el argumento que se esgrime: “si es para evangelizar, vale todo, hasta piratear”. Sin embargo, no hay argumento más anticristiano, porque, ciertamente, no todo vale. El fin no justifica los medios. ¿Pongo algunos ejemplos?:

  • No se puede justificar los sueldos miseria de muchos obreros con el fin de ser competitivos en un mundo deshumanizado.
  • No se puede sacrificar la Naturaleza y destruir nuestro Mundo en aras de un supuesto “Estado de bienestar”, debido a una industrialización salvaje que sólo beneficia a unos pocos.
  • No se puede justificar la masacre de pueblos completos por la infantil convicción de que, a pesar de todo, llegó la fe en Jesucristo a nuestra América.
  • No se puede justificar la copia ilegal de música diciendo que eso sirve para elevar más alto el nombre de Jesús. Muy al contrario, sirve para hundir cada vez más bajo las esperanzas de vivir una vida mínimamente digna de los músicos católicos.

A quien mencione la evangélica frase “dad gratis lo que gratis recibisteis” (Mt 10, 8) habrá que recordarle también el no menos evangélico precepto “todo obrero merece su salario” (Lc 10, 1 ss). Ambos nos vienen del Señor.

El autor de una obra es quien tiene el derecho de decidir cómo quiere que ésta se distribuya:

  • Algunos artistas católicos han liberado de derechos, totalmente, sus producciones, y esto es muy loable.
  • Otros piden que se respeten los derechos y no se hagan copias ilegales. Y es igualmente admirable.
  • Otros liberan para su descarga gratuita algunas de sus canciones en determinados sitios de Internet: eso es legal, porque el autor así lo ha decidido.

Hay sitios que ofrecen descargas (incluso venden ilegalmente) copias no licenciadas de música: eso es ilegal, y, además, inmoral. Por eso, convendría que apoyásemos aquellos sitios que nos ofrecen música con el permiso de los músicos* y son “de ley”, como Trovador (portal del que, por ejemplo, se descargaron legal y gratuitamente en Octubre de 2007 más de 9.000 canciones en MP3), y no apoyar (¡incluso reprender!) a otros que lo hacen sin tener permiso ni autoridad sobre las obras que tan liberalmente distribuyen.

Escribe un hermano en Cristomanía: “Hace unos días tuve la oportunidad de asistir al ENJES (Encuentro Nacional de Jóvenes en el Espíritu Santo), que se llevó a cabo en el Estadio La Corregidora, en Querétaro, México. Este encuentro era toda una fiesta de Fe, 40.000 personas en encuentro con Dios y con su Espíritu Santo. Alabanzas, fraternidad, convivencia y sobre todo mucho, mucho amor. Todo iba bien hasta que se me ocurrió salir a dar una vuelta por los alrededores del Estadio, y me dio gusto ver toda una verbena popular, hasta que comencé a recorrerla y para mi sorpresa comencé a ver no uno, ni dos, sino exactamente 21 puestos de Música Católica pirata. ¡Sí!, así como lo oyen ‘Música Católica pirata’. Quede horrorizado, porque, además, solo había unos tres puestos de Música Original.”

Realmente, ¿alguien me puede justificar esta situación diciendo “si es para evangelizar, está bien”? No. Está mal. No beneficia a nadie más que al vendedor de discos piratas. Y, tenedlo por seguro, esta persona no lo hace “para evangelizar”.

El precio justo

Evidentemente no estoy hablando del programa de televisión mundialmente conocido (“The Price is Right”,  “El Precio Justo”, “El Precio es Correcto”, “Diga lo que vale” o “Atínale al precio”, según los países donde se emitió la fórmula televisiva). Hablo de lo que es correcto, adecuado y justo pagar por una producción discográfica católica. Evidentemente, no se puede decir: “Los precios de una producción católica debieran estar entre X e Y euros”. No voy a profundizar (para no extenderme demasiado), pero sí que quisiera poner a disposición de todos algunas consideraciones.

a) Cuando un artista cristiano comienza a pensar en una producción discográfica, “alguien” (normalmente, él mismo) comienza a pensar en los miles de euros necesarios para hacerla. Grabar un disco no es una cuestión de broma ni de unos cientos de euros. Hablamos, en todos los casos, de miles de euros y, en un gran porcentaje de ellos, de decenas de miles de euros. El proceso creativo, que comienza en la soledad de compositor con su instrumento musical, pasa por muchos procesos para llegar al producto final. Cada uno de esos procesos cuesta dinero. Especifiquemos algunos:

  • Arreglos. Normalmente uno o más músicos se encargan de embellecer las melodías con los arreglos instrumentales que se oyen en nuestras producciones. El costo de los arreglos es muy variable, desde unos cientos de euros por canción hasta (en el mundo secular) varios miles.
  • Contratación de músicos. Salvo en el caso que estemos hablando de una banda que lo toca todo (algo poco habitual en nuestra música), serán necesarios músicos que toquen los arreglos en el estudio de grabación. Este paso, muchas veces, se elimina directamente, por razones de presupuesto, y lo que escuchamos en las grabaciones es, totalmente, música sintetizada, vía computadora. Evidentemente esto hace que la calidad del producto final se resienta… no es lo mismo escuchar a músicos que escuchar máquinas.
  • Alquiler del estudio de grabación y de los técnicos de sonido. Los hay desde los que son poco más que un cuarto con una computadora (muy caseros) hasta los grandes estudios con toda clase de tecnología al servicio de la música. Los precios de alquiler por hora son, por tanto muy variables. Este apartado repercute, también, directamente en la calidad del sonido final. Todas las necesidades de estudio siguen suponiendo una partida muy importante del presupuesto general.
  • Diseño gráfico. Muchas veces vemos discos católicos buenos, incluso muy buenos, con portadas y diseño gráfico mediocres, incluso muy mediocres. Igual que se cuida el interior, hay que cuidar el exterior. La excelencia para el Señor ha de serlo en todos los aspectos. Diseñar bien no es fácil y ha de dejar este trabajo en manos de profesionales. ¡Músicos! No envolváis vuestras alabanzas al Rey en “papel de periódico”. El Señor también se merece el mejor envoltorio. Evidentemente, esto también cuesta dinero.
  • Mastering, Replicación, Envíos, Distribuidoras, Librerías, Anuncios… parecía que ya se habían acabado las facturas, pero no es así… aún siguen.

b)    Después de todo este proceso creativo, y de haberse gastado hasta incluso lo que no se tenía (¡cuántos créditos bancarios pedidos por la ilusión de hacer música para el Señor!), el músico se encuentra con sus CDs, en casa o en el almacén de la discográfica. A ese trabajo que ha supuesto tantos esfuerzos y tantas ilusiones, hay que ponerle un precio adecuado. Algunos criterios:

  • Hay que recuperar la inversión. Parece evidente, ¿no? Quien no recupera la inversión, no vuelve a hacer otro disco. No es que no quiera, es que no puede.
  • En muchos casos, hay que vivir. Ya hemos comentado que la venta de la música es una de las pocas fuentes de ingreso de muchos músicos católicos dedicados a este ministerio. Y tienen la mala costumbre de tener familias, comer todos los días, incluso hasta ir al cine de vez en cuando…
  • Hay que adecuarse a la realidad del país donde se vende la música. No es el mismo precio en España, Estados Unidos, Haití, Zimbawe o Perú. ¿No es evidente?
  • Tampoco debiera ser lo mismo una producción recién editada que otra que lleva 20 años recorrido.

Resumiendo… la música cuesta. Sacrificios, noches de insomnio, “dolores de parto”… y también euros, dólares, reales (ponga aquí su moneda local). El que ilegalmente toma todo este trabajo y no paga por él, incluso piratea y lo revende, está destrozando las posibilidades de los músicos de sortear las dificultades, ya de por sí muy grandes, que tiene el editar música católica en nuestro idioma. Cuando esto pasa, está pecando contra el Cuerpo de Cristo: está impidiendo que en el futuro se hagan más producciones cristianas y, por tanto, se proclame en canción la Palabra y el Reino de Dios. (Amigo lector… ¿crees que he sido muy exagerado con esta última frase? Creo que no. Hablo desde la experiencia y del compartir con tantos músicos católicos).

Apoyemos a nuestros músicos

No he sido muy bíblico ni teológico en este artículo: que me perdonen los hermanos que esperaban una argumentación más espiritual. Seguro que se puede hacer, pero mi intención era, tan sólo, mostrar “a las claras” la realidad del músico católico ante la sangrante presencia de la piratería.

Voy terminando con una petición: Iglesia, ¡apoya a tus músicos! En palabras de Olga Cecilia Bustamante: “…puedo asegurar que este problema nos toca a todos. Si queremos apoyar y promover la industria discográfica católica y a los artistas que evangelizan a través de la música, sólo debemos preferir los productos originales”.

Te invito a seguir esta reflexión con dos artículos en Internet: La piratería, un reto para la música católica y Los músicos católicos y los derechos de autor (aunque no esté directamente relacionado con la piratería, sí que es un estudio revelador de cómo se han de proteger las obras de los músicos católicos).

Si te quedan dudas, habla con los músicos católicos: somos creyentes como tú. No es difícil conseguir en Internet nuestros correos electrónicos. Y, te lo aseguro: si nos escribes te vamos a responder (quizás no en 24 horas…). Cualquiera de nosotros lo hará con sumo gusto.

Muchos músicos católicos recibimos, prácticamente a diario, mensajes de aliento, testimonios de conversión, de cambio de vida, a través de la escucha de algún disco o en la participación en algún concierto. Estamos convencidos de que se hace una labor buena. Por tanto, Iglesia: apoya a tus evangelizadores. No sólo a los músicos, evidentemente. Pero también. Comprar la música católica permitirá que puedan seguir habiendo más canciones para el culto, y también para la evangelización, en el futuro.

Javier F. Chento (Fuente: Trovador)

* La Revista FAST ha apoyado desde su creación la música católica, dando a conocer discos, autores, productoras, festivales, y otras manifestaciones de artistas católicos españoles o hispanoamericanos. La descarga libre de algunas canciones que se ofrece en FAST se hace siempre con el permiso de sus autores, o utilizando canciones que están disponibles gratuitamente en otros sitios web, y siempre con intención divulgativa, para promocionar esa música, nunca para obtener beneficios.

Anuncios

Acciones

Information

21 responses

28 11 2007
Pepe

Lo cierto es que el mismo problema están teniendo las cinematográficas, y las productoras de series de tv. La solución: renovarse o morir. ¿Os habéis planteado lo difícil que es conseguir en ocasiones un disco concreto de un autor? Ni qué decir si buscas dos discos concretos de dos autores, porque dependiendo de sus productoras puede que tengas que pedirlos (en el mejor de los casos) por internet a distintas direcciones, con los gastos de envío. Las distribuidoras católicas tristemente no llegan tan bien con las grandes distribuidoras… ¿Justifico la piratería ? NO, ni mucho menos!! Justifico que el método tradicional de “mercado” musical no puede seguir así. Todos tenemos internet, ¿cuántos estaríamos dispuestos a descargar una canción en mp3 mandando un sms? Seguramente muchos. ¿Por qué no hay unidad en ello, y un portal realmente importante donde en lugar de descargar-comprar discos completos no se pueden descargar-comprar canciones sueltas?? Las webs que así han hecho con otros artistas han marcado ya caminos por donde se puede avanzar.

29 11 2007
Roberto Arias

Creo que la solución está en nosotros mismos. En un foro donde comparten música ilegalmente (con el cuento que “aquí no llega esa música, además estamos evangelizando”), yo propuse que las mismas personas de tantos países se organizaran y crearan una pequeña red de distribución de música católica.

A lo que ninguno respondió: en lugar de ser parte del remedio somos parte de la enfermedad.

A PEPE le digo que sí hay portales para comprar mp3 y discos completos para su descarga http://www.mp3catolico.net es uno, http://www.dmusica.net es otro, http://www.reddemusicacatolica.com y creo que trovador también vende.

Creo que el músico necesita un apoyo grande para poder sobrevivir y pagar lo que vale una producción, en este foro conocí a un chico que luego hablamos por MSN, y defendía que la música católica debía ser compartida gratis!, yo le comente todos los pasos que lleva una producción de lo cual no tenia ni idea y le dije que se pusiera en el zapato del músico.

Pero en este asunto creo que las personas que están en esto, no quieren reconocer que hacen un daño por “evangelizar” pero realmente unos lo que hacen es lucrar y otros llenar su disco duro de música para “estar en presencia del Señor”, jejeje, sí como no, con música ilegal, ¿o será que es un Señor pirata?

Dios les bendiga!

6 12 2007
José-Manuel Montesinos

Desde hace algunos años me vengo dedicando a la música religiosa (de la mano de Producciones de la Raíz) y he sido testigo de cómo otros muchos músicos cristianos (y otras productoras y plataformas) se han “revuelto” contra los planteamientos de intentar vivir por y para la música; se ha criticado el sistema de multifestivales, de academias de formación, de premios de promoción, de top 10 ó top 15 de lo mejor o los más vendidos; todo eso han sido cosas creativas con diverso grado de éxito evangelizador; algunos han pensado (equivocándose) que se ganaban cientos de miles de euros a su costa y han promovido auténticas “batallas campales” en Internet, con acusaciones sin pruebas y otras cosas muy tristes; otros han optado por eliminar cualquier referencia a los demás en sus páginas web, como si el hecho de que haya muchos artistas distintos pudiera ser peligroso para su “corralito”
Solo la revista FAST y los Premios David (de http://www.davidradio.net) parecen estar abiertos a tantas tendencias de nuestra música cristiana, sin hacer “acepción de personas”.
Por mi parte, me alegro del artículo y de los comentarios. Como soy profe, no vivo de vender música, más bien me cuesta el dinero a mí y a mi comunidad.
Me encantaría haber “vendido” (¿=evangelizado con la música?) al completo una edición de cualquiera de mis trabajos. De momento la cosa anda por vender unos 300 ó 500 CDs de cada título a lo largo de… ¿?, y no ha acabado uno cuando ya hay algún buen hermano que cuelga en Internet los zip, y ni siquiera pide permiso o nos manda un correo a los autores.
A mí no me importa compartir algunas canciones gratis (incluso todas, una vez cubierta la inversión), pero es evidente que el que pueda adquirir los CDs originales debe planteárselo y debe comprarlos. Así favorecerá nuevos trabajos (míos y de otros, pues en Producciones de la Raíz lo que beneficia a uno beneficia todos los demás, y eso pasa con otras plataformas de producción y venta).
Por mi parte, estoy dispuesto a regalar mi música, si algún chico sin dinero me lo solicita directamente… Y a los que colgaron gratis mi música sin permiso les agradezco el detalle de querer evangelizar a través de mí, ahora bien, también les agradecería que lo comentasen antes.
Gracias a FAST, otra vez.

25 12 2007
jonás ojinaga

Chento es realmente malo y no creo que su música aparezca en Emule, de ahí que se queje. Que trabaje en otra cosa y viva de ello

6 02 2008
Juan

Yo era de los radicales que pensaba en el extremo del dar gratis lo que recibísteis gratis, pero leyendo tu artículo sí veo la complejidad del asunto de la piratería. En cualquier caso creo que la Iglesia, y sus músicos, deben ir por delante del mercado: que se note que estamos en el mundo pero no somos de él. Me explico, actualmente no me parece bueno ni que se vendan discos originiales, ni piratas (lo de los tenderetes de música cristiana pirata es el acabóse), creo que hace falta ser más provocativos, empezar a creernos la necesidad de vivir la providencia, que los músicos no sean quijotes, sino que estén sostenidos espiritual y materialmente por su comunidad, que la música se libere sin miedo a dejar de vivir de ella. Todo el mundo puede ver que la era del formato CD ha pasado a mejor vida, todos nos resistimos al cambio, pero debemos abrazarlo y ser los primeros en dejar de producir discos “originales” o de estudio, que los esfuerzos se centren en organizar buenos conciertos, oraciones, vigilias, etc. Que la gente pueda grabar con su mp3, o que se grabe in situ y se cuelgue al día siguiente. Porque es cierto que todos tenemos que trabajar para ganarnos el pan, pero no podemos meternos en el mundo de la oferta y la demanda en nuestra contra, pretender que cambie y encima decir que tenemos derecho a ello. El Señor ya nos pagará con el ciento por uno, y ya lo está haciendo aunque a veces no lo veamos. Pidamos el martirio, abandonarnos, y sí, con nuestra familia e hijos, ser peregrinos, vivir de la caridad, ser perseguidos… En fin, me estoy emocionando.
Mucho ánimo a todos, la labor de Trovador es grande.

2 05 2008
Chento

Querido Jonás Ojinaga, siento mucho que te moleste mi artículo. Para tu información, sí, trabajo en otra cosa y vivo de ella, gracias a Dios.
El ser más o menos conocido, estar o no en el emule… me importa poquito, la verdad.
Lo de ser realmente malo… deja a Dios que lo juzgue, ¿no te parece? No sea que tu juicio se vuelva contra ti.
Un abrazo.

13 07 2008
RAFAEL SANCHEZ ALFARO

ESTOY AGRADECIDO POR LINDOS MENSAJES DE DIOS
ESPERO QUE SIGA ADELANTE

8 10 2008
José Antonio

Hola, Chento tiene razón y apoyo a los MUSICOS CATOLICOS, yo soy uno de ellos, pero me gustaría saber cómo hacer para conseguir los CD’S musicales de esos músicos que tango me gustan como Valverde, Troia, Ascoy, Son by four, Poli, Alfareros, entre otros, porque soy de Venezuela y aquí no los encuentro, no en mi ciudad y no sé dónde buscarlos, y he visto con preucupación que la musica de los hermanos separados se ha metido mucho en nuestra Iglesia Católica, quizás por la piratería, porque la musica de los hermanos separados la consigues a la vuelta de la esquina y pirata, en nuestra iglesia hay muchos talentos pero no veo que haya quienes la apoyen, y me pongo a pensar, lo que me podría salir un solo CD si lo compro por internet porque soy persona de poco recursos, ni siquiera tengo tarjeta de crédito, es por eso que he estado buscando cómo descargar canciones por internet para tener que escuchar no para hacer dinero, aunque a veces me provoca quemar esas canciones y vendérselas y/o cambiárselas a mis hermanos católicos por la música protestante que escuchan, porque hasta en las liturgias se han metido, y me he encontrado con este artículo, que me hizo ver una realidad que no le habia puesto mucha atención pero tampoco hay lugares donde conseguirlas y si las hay no sé donde. Como dije antes, yo soy músico también y tengo algunas canciones compuestas y sueño con grabar un CD, pero como dice en este reporte es costoso grabar y no cuento con los recursos. Pero aun así, QUE VIVA LA MUSICA CATOLICA, ¡QUE VIVA CRISTO!

24 10 2008
Laurency

Hola!! no les conozco pero este artículo esta buenísimo. Soy de Venezuela y en el tema de la piratería estamos muy bien enterados por aquí, es más: la palpamos. Agradezco mucho que estén promoviendo todo esto y pienso que Dios estará bien a gusto, porque Él conoce los corazones y sabe por qué hacemos las cosas. Pienso que nunca acabará la pirateria, todo gracias a la internet a pesar de lo bueno que ha sido contar con ella, pero también pienso que nunca, pero nunca, se acabará la música Cristiana Católica, porque si esto es del Señor no habrá nadie que pueda con ella y nosotros: “si Cristo está conmigo, ¿quién contra mí??” Confiemos en Él y en su providencia, nos tocará depender de otra labor si es necesario. Ánimo hermanos, yo también soy músico y estoy grabando un disco, no se paren por nada; mientras más fuerte sea el camino daremos mejores frutos para la Gloria de Dios. Que el Señor y la Virgen les bendigan “Soldados del Señor”.

7 11 2008
CARLOS

Con todo respeto creo que la música católica se ha estancado y ha sido muy poco lo que ha hecho.
En estos últimos 20 años, he visto un monopolio total en Europa de Luis Alfredo Díaz, y en America latina de Martín Valverde.
Tanto el uno como el otro con el pretexto de que todo cuesta no van a ninguna presentación si no se les paga por lo menos 3000 dólares y que decir de sus discos son los mas caros del mercado y no se los puede comprar, creo que existe un egoísmo entre ellos solo dense cuenta el conflicto de Luis Alfredo y la hermana Glenda. Y el colmo de todo es que si no te asocias a la Red Magnifica que fue idea de Martín Valverde no te reconocen como cantautor Católico que tal?.
Es una pena ver como los hermanos separados llenan estadios y coliseos y según se por lo que a ellos mismo los he escuchado a veces lo hacen totalmente gratis.
Habría que preguntarse si los cantautores católicos sirven a Dios con su música o se sirven de Dios con su música.

13 01 2009
edward pari

Amigo Carlos le diste en el clavo con tu opinión acerca de la musica es triste decirlo pero esa es la realidad que se vive hoy , cuantas veces hemos tratado de dar lo que hemos recibido de Dios gratuitamente, que es la musica sin recibir nada a cambio solo evangelizar mediante el canto , pero parece que todas las puertas se nos cierran, nuestros temas son ineditos, pero nadie lo conoce por el poco apoyo que se da la musica católica.
gracias y saludos………

18 01 2009
Carlos Palomeque

Realmente es grave lo de la piratería de discos, tanto en el ámbito secular como en el religioso, pero hablemos de los discos católicos: yo he tratado de buscar discos de música católica en mi estado (villahermosa tabasco – México), y no los hay y los que existen son muy pocos comparados con los de música cristiana evangélica; sin contar que también ellos suben su material para descargarlo gratuitamente, de las páginas de internet como reddemusicacatolica, cristomania, entre otros. La verdad que yo les he mandado mensajes diciéndoles que por qué no introducen su música católica en las librerías católicas de mi estado y la verdad me ha dado tristeza muchas veces porque no han tomado en cuenta mi comentario; que yo me ofrecería a distribuir su música de los artistas católicos que venden sin ningún afán de lucro, sólo porque quiero que se den a conocer, luego por eso nos quejamos que a los retiros donde vamos siempre hallamos música cristiana evangélica; hasta es más fácil comprar y encontrar un disco de ellos como Jesús Adrián Romero, Marcos Witt, Alex Campos, entre otros; en cambio es difícil encontrar uno de artistas católicos, e incluso encontré un grupo del Bronx de Nueva York llamado Río Poderoso y son católicos y cantan hermoso inspirados por el Señor. Sólo mi tristeza es que les he mandado correos, diciéndoles que me gustaría comprar pero que me lo hagan llegar por paquetería, para que se den a conocer en mi estado, pero no he recibido ni una respuesta de ellos. Luego decimos que hay mucha piratería de discos, o que es más facil encontrar música cristiana evangélica, pero si es que nuestros artistas no quieren meter sus discos en las tiendas de música católica, e inclusive en las tiendas de musica secular como los hacen nuestros hermanos separados; haganlo por favor…… Yo no tengo dinero pero me ofrezco a dar las vueltas en las tiendas de discos de mi estado para que se den a conocer o en las iglesias por favor hagan caso a este llamado y que Dios los bendiga.

18 04 2009
VLADIMIR

SALUDOS Y ABRASOS A TODOS, NO HE LEIDO TODOS LOS COMENTARIOS PERO A MI MODO DE VER NO SE PONGA DE PRETEXTO LA RELIGION PARA DEFENDER EL MERCANTILISMO QUE SE QUIERE DAR CON LOS CANTOS CRISTIANOS,SI CONSIDERO DEBERIAN SER GRATITOS PUES EVANGELISAR CADA DIA ES MAS DIFICIL,Y SI QUIERE DAR ALGUIEN AL SEÑOR SU MUSICA,SU CANTO,PORQUE TIENE QUE COBRAR,YA NADA MAS FALTA QUE DIGAN LOS QUE HACEN MUSICA DE ALABANZA A JESUS,QUE JESUS TENGA QUE PAGARLES,O QUE LES QUEDA A DEBER DINERO POR LA MUSICA HECHA, OFRESCANSELA AL SEÑOR EL LOS PREMIARA,PORQUE IMAGINENSE QUE ALGUIEN QUIERA REGALIAS HASTA POR LOS TEXTOS BIBLICOS,LOS QUE GUSTEN HACER MUSICA QUE LA HAGAN,PERO QUE NO VIVAN DE ELLA,TODA ALABANZA A DIIOS NO SE DEBE DE COBRAR, GRACIAS Y QUE LA PAZ SEA CON TODOS USTEDES

20 06 2009
Piratería y música católica, de nuevo « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] evidentemente. Lo curioso y enervante es que en la introducción de la página se atreven a citar un artículo que escribí en contra de la piratería… ¡como si con ellos no fuera la […]

21 07 2009
smdani

Gracias por hacer eco de este artículo de Chento. Considero que es muy equilibrado, centrado en la cuestión y bien argumentado. Yo difiero en la raíz de la cuestión, estamos intentado imitar el modelo de mercado de la industria musical, un modelo que acaba siendo opresivo para el autor e impositivo con los usuarios, que arrasa la cultura dando voz a unos pocos y exiliando al olvido a la mayoría. Los seguidores de Jesús tenemos que ser más creativos, luchar por un modelo adaptado a los tiempos, sostenible, que ayude al autor a difundir su obra primeramente, y después según las condiciones del autor a recuperar la inversión o a vivir de su trabajo.
A ver si este veranito me pongo y escribo algo en NovaBella
Gracias por hacernos pensar
Dani

26 08 2009
juan carlos

Los musicos catolicos estan mas preocupados por la pirateria que por la evangelizacion , aun cuando lo hacen lo hacen con miedo ,con temor, si vendieron o noprocupados mas por dinero recaudado y por la pirateria que por lo mas importante “VAYAN Y HAGAN DISCIPULOS MIOS BAUTISENLOS EN EL NOMBRE DE L PADRE DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO, YO ESTARE CON USTEDES TODOS LOS DIAS HASTA EL FIN DEL MUNDO” si bueno si creen esto entonces no les va a faltar mas bien les va asobrar ; (como algunos) ya dejense de cojudeses jajaj y hagan lo que manda el Señor, que lo demassssss vendra por añadidura. Ojala que so se sientan ofendidos… q pena.

14 01 2010
Clari y Fer

Mi madre tiene 25 años cantando para el Señor, y recientemente tomó la determinación de auto-piratear sus discos jaja… ok, explico…
Hizo una versión “pirata” de sus discos, osea, un CD sin titulos grabados en el exterior (con la marca TDK, SAMSUNG, etc) quemado, no moldeado desde luego, y la portada a color de un solo lado (12×24 cm) el disco en medio de ello (como sanwich) y con una bolsita de plastico de esas que se pueden cerrar con un autoadesivo que tienen… en un principio fue un experimento en respuesta a una mala experiencia en un concierto en un estadio de futbol donde justamente afuera había puestos piratas vendiendo no solo sus discos si no GRANDES EXISTOS de todos los cantantes, y claro, en el mismo disco encontrabas a Martin Valverde y a Jesús Adrian Romero… temas a favor de la doctrina católica y temas en contra en el mismo disco… por decir algo nada mas… entonces bueno… sacó esta versión y oh gran sopresa que la gente se va por los “calidad pirata” 10 veces más que por los “calidad originales”… terminamos llamandolos: VERSIÓN ECONOMICA y VERSIÓN DE LUJO a unos y a otros… santo remedio… solo así se puedo levantar un poquito el barco… lo precios??? LA VERSION ECONOMICA CUESTA 30 pesos mexicanos ó bien 6 discos por 120 pesos (menos de 10 dlls por 6 discos a escoger dentro de toda la colección que tiene). y la versión DE LUJO cuestan: 50 pesos mexicanos ó 3 x 120 pesos… Jamás hubiéramos pensado llegar a algo así… pero bueno, la gente tiene lo que pide… y si quieren un disco así de piratón, pues ni modo… qué le vamos a hacer!!… como sea mi mamá nunca vendió en distribución nacional y menos internacional, solo cuando va a los eventos en un puesto de Cds.. como casi todos los cantantes católicos, ahora nosotros estamos trabajando en un CD inédito de mucha calidad, que seguramente se distribuirá por iTunes, Amazon, etc, y el mercado será de gente que como es justo quiera apoyar la música católica, a un super precio, porque cada descarga cuesta 99 centavos de dolar por tema, la verdad, está excelente, si no les gusta todo el album pueden bajar las que les gusten nada más, en fin, yo creo que sí hay salida a este asunto… sabiendo claro está que este “negocio” no es para LUCRAR de ninguna forma… pero bueno, si tenemos que pensar en ser profesionales y vivir de esto, tomar nuestras clases de canto, formarnos en la fe para poder componer temas que sean material de provecho realmente para la evangelización DENTRO DE NUESTRA RELIGION CATOLICA… y bueno, finalmente pedirle mucho al Señor que nos bendiga, que nos de EL PAN DE CADA DIA, no precisamente el del año jaja… y que nos de todo lo que nos haga falta para vivir dignamente como hijos de un Padre amoroso.

Bendiciones y ojalá que cuando salga nuestro disco lo disfruten!!!

Clari y Fer

29 03 2010
CARLOS

Con todo respeto, vuelvo a opinar con respecto a la musica pirata, se dan cuenta que en los ultimos meses vemos como en muchas paginas se habla de pirateria,y en todas este metido Javier F. Chento en este momento es el cautantor mas conocido de interrnet no por su canto por que en mi pais ni se lo conose, si no mas bien por estar en contra de la pirateria. es una pena que so lo se dique a ver sus intereses, y no mire mas alla.
conosco mucha gente que tiene sed de Dios y no puede alcanzar a comprar un disco Catolico ya que por llevar el sello de Catolico cuestan, entre 15 y 25 dolares.
evangelizo en una comunidad de indigenas, que ellos no tiene ni para comer, y cuando escuhan esta musica me dicen que les gustaria tenerla, que hago si ellos como digo antes no tiene ni para comer, nuestros cantautores catolicos solo miran en ellos, pero no miran al resto. es por esta razon que no crecemos y seguimos en lo mismo, dando importancia si se piratea o no.
Es mas con el avance de la tenologia hoy por hoy cuesta muy poco producir y masterizar musica . ya no son las cifras astronomicas que antes se hablaba. La matoria de los cantantes catolicos tienen su estudio de grabacion en casa, asi que mi querido Javier Chento en realidad que estas defendiendo.
Un buen dia.

28 06 2011
Marcelo Aguinagalde

Les escribo desde Paraguay, soy un arduo investigador sobre la musica sacra, las expresiones de fe a traves de la música y la diferencia entre la musica protestante y catolica. Soy un Joven Catolico, y potencial musico, y productor. Trabajo con la Vicaria de Juventud de la Diocesis de Ciudad del Este.

Me encantaría que tomen en cuenta esta pregunta…

Y SI PARA ESTE LADO DEL MUNDO NO EXITE MUSICA CATOLICA? ni pirata, ni original?…

Bueno, las liturgicas Si!… Ah y saben, para la gente de aqui, si existe MUSICA CRISTIANA, es mas, a mi tambien me encanta comprar los discos originales de MR FUNKY, MANNY MONTES, ROJO… son de altisima calidad… ademas que sus discograficas distribuyen a precios especiales para esta zona.

Bueno, mentiria de omision si no digo que hay tambien alguno que otro grupo catolico zonal que intenta vender su disco original. No veo muchos que lo compre, pues venden con material de disco pirata y precio de disco original, ni combiene… a ese precio consiguis por aca el DVD Premiun mas Poster y libro de Alex Campos. Si se compra es mas por pena que por lo que suena.

Comentandoles asi suena hasta Ironico. Y ni por mas gritos que lance al Cielo. Aqui en Ciudad del Este, considerado como cuna de venta de discos piratas, Seculares y Cristiana (no Catolica)…

Se torna imposible hacer que las mismas radios catolicas pasen musicas catolicas, porque la gente misma esta bombardeada con esas musicas, y son ellas las que piden, porque son la que tienen en sus computadoras y son esas las que van a escuchar cuando apaguen la emisora y pongan su reproductor. Y es de esperarse, otra opcion no existe.

No soy muy partidario de la musica protestante. Pero al no tener otra opcion, los catolicos de por aqui, sea original o pirata se ven obligados a escuchar…

Ni siquiera a traves Itunes alguien puede comprar en formato digital, a pesar de que sea accesible, porque por aqui no hay muchas personas que tengan carton. Y las opociones de descarga legales o piratas en la web es de MUSICAS CRISTIANAS (no Catolicas)

En ese caso…

Se podria regalar las musicas catolicas en cds, con tal de hacer promocion?

Abria que pedir permiso a cada musico?

Librerias que vendan discos catolicos originales no existen… y mientras que compra un Disco de Sonby4 ya descargo los 20 discos de MARCOS WITT…

Desde ya gracias. Su interes por mi comentario, sera muy importante y de mucha ayuda para mi.

13 03 2013
giro

¿Qué es la Propiedad Intelectual?
La Propiedad Intelectual (en adelante “PI”) está promovida desde el poder. Enumeremos algunas características de la PI:
• La PI predica que para que los hombres desarrollemos las ciencias y las artes es necesario incentivar el ingenio con el interés económico. Esta teoría no tiene fundamento, ya que históricamente no ha habido tal necesidad.
• La novedad de la PI no radica en proteger o controlar unos determinados conocimientos, sino en la normalización legal, social y cultural de ponerle un precio al saber.
• Las patentes no buscan incentivar el progreso, ni defender la ciencia o las artes… Lo que buscan es generar monopolios de explotación. Que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.
• La política de PI pretende:
o El tratamiento de las ideas como objetos materiales, mediante su conversión en “mercancías ficticias”. Cuando las ideas se transforman en objetos materiales crean una mentalidad utilitarista.
o Control propietario sobre los intangibles, especialmente los saberes, lo que condiciona la cultura y el desarrollo científico – técnico. Los derechos de PI forman parte de un proceso de reestructuración económica y de reorganización social a gran escala.
o Convertir lo abundante en escaso, para transformar en bienes de valor económico los productos del arte, la cultura, la tecnología y la ciencia.
Por todo esto es en torno a la gestión del saber donde se establece “la guerra” por la PI.
Frente a la PI aparece una postura de intercambio de bienes públicos que se generan colectivamente. Esta postura amenaza la lógica del mercado.

13 03 2013
giro

: la Propiedad Intelectual hace a los ricos más ricos y a los pobres más pobres, privando a gran parte de la Humanidad -y en cierto modo a todo el mundo- de los beneficios del saber y del progreso. No se trata de cómo se aplica la Propiedad Intelectual, sino de su propia naturaleza, ya que desde su origen nació para eso.
Para la promoción de los empobrecidos hay que denunciar y luchar contra las leyes del copyright y la cultura de la PI; y promover y defender una cultura del conocimiento libre y compartido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: