Un siglo de oración por la unidad de los cristianos

23 01 2008

En la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Por Kersten Storch*

Oración por la unidadAunque la oración se halla sin duda en el centro de la vida cristiana, el orar juntos no es siempre algo fácil para las iglesias que forman el cristianismo mundial. Incluso hoy en día, las oraciones en común son más bien actos excepcionales, y no una parte de la vida diaria de las iglesias. Pero, al menos una vez al año, ha llegado a ser algo “normal” para muchas iglesias y congregaciones el orar juntas durante la celebración anual de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. En 2008, el centenario de esta importantísima iniciativa ecuménica es celebrado en todo el mundo.
 
Las raíces de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se remontan al comienzo del siglo XIX. Orar por la unidad cristiana junto con miembros de otras denominaciones era algo que había venido haciéndose en diversos lugares durante cerca de un siglo cuando, en 1908, un sacerdote y una hermana, ambos episcopales, celebraron públicamente por primera vez el Octavario por la Unidad de la Iglesia, del 18 al 25 de enero, en Graymoor, Garrison, Nueva York. El padre Paul Wattson y la madre Lurana White, cofundadores de una pequeña comunidad religiosa en la tradición franciscana conocida como Hermandad de la Expiación (Society of the Atonement), eligieron para celebrar el octavario los días comprendidos entre la que en aquella época era en el calendario de la Iglesia Católica Romana la “fiesta de la Cátedra de Pedro” y la “fiesta de la Conversión de Pablo”.
 
Al celebrar este año su centenario, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se refiere a aquél hito histórico como el momento de su fundación. Pero es evidente que muchas cosas han cambiado en el paisaje ecuménico durante el último siglo.
 
El Octavario por la Unidad de la Iglesia de aquellos días se basaba en una concepción de la unidad como reunión del cristianismo bajo la autoridad del Papa. Por esta razón, el octavario no era ni atractivo ni teológicamente aceptable para cristianos e iglesias ajenos a la Iglesia Católica Romana, salvo algunos anglicanos que simpatizaban con la idea de una reunión de Canterbury con Roma, como Wattson y White, los cuales ingresaron en la Iglesia Católica Romana. Aunque su celebración se extendió rápidamente en la Iglesia Católica Romana, el octavario no era en aquella época la única iniciativa de oración por la unidad de la Iglesia.
 
Semanas o días de oración en las que el aspecto de la unidad revestía una notable importancia venían siendo celebrados en todo el mundo ya con bastante anterioridad a 1908. Entre sus promotores se contaban la Alianza Evangélica Mundial, la Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos, la Alianza Mundial de Asociaciones Cristianas de Jóvenes y la Asociación Cristiana Femenina Mundial.
 
Las Iglesias, con la misma raizYa en 1907, el periódico Times de Londres publicó una carta firmada por una impresionante lista de líderes eclesiales de alto rango de diferentes denominaciones, en la que se pedía a “todos los ministros religiosos cristianos de Inglaterra […] que prepararan a sus congregaciones para que el día de Pentecostés realizaran un esfuerzo unido de oración […] en favor de la reunión de los cristianos”. Se subrayaba asimismo que tales oraciones no deberían comprometer las creencias de ninguna confesión, sino centrarse en la voluntad de Dios de una unidad de todos. Los líderes eclesiales declararon de forma sensata que no había llegado todavía la hora de grandes planes de reunión de las instituciones, sino que las iglesias deberían unirse en la penitencia y la oración: penitencia por sus divisiones, y oración para abrir las mentes a la voluntad de Dios que exige la unidad.
 
“La voluntad de Dios de que todos sean uno” llegó a ser el hilo conductor de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos a lo largo de los años. Los primeros escritos del movimiento de Fe y Constitución acerca de la oración y la unidad se refieren a ese concepto. Decenios más tarde, esa fórmula permitió orar por la unidad dentro de la Iglesia Católica Romana sin herir las lealtades denominacionales de otros cristianos. E incluso hoy en día es un recuerdo para los cristianos y las iglesias de todo el mundo de que la búsqueda de la unidad de todos no depende ni se basa en diferentes conceptos doctrinales de unidad, sino que es la voluntad de Dios con respecto a toda la creación.
 
Desde mediados de la década de 1960, después del Concilio Vaticano II, la Comisión de Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias y el Secretariado para la Unidad de los Cristianos (actualmente Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos) han preparado juntos los materiales para la Semana de Oración.
 
Este año, la celebración del centenario de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos constituirá una ocasión para dar gracias por la unidad que las iglesias ya tienen y viven, por provisional que ésta sea, y a la que la Semana de Oración ha ciertamente contribuido.
 
En Jerusalén -uno de los lugares donde las divisiones del cristianismo se han hecho frecuentemente visibles en formas de lo más perturbadoras- el hecho de que las oportunidades de orar en común se multipliquen casi espontáneamente confirma el impacto de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos en la vida de las iglesias. Ocurre esto especialmente en las oraciones ecuménicas por la paz, ya que la unidad cristiana y la paz son preocupaciones inseparables para los cristianos de Oriente Medio.
 
La tradición de preparar juntas la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos indujo a las iglesias de Eslovaquia a preparar una celebración ecuménica especial cuando el país ingresó en la Comunidad Europea en 2004. La Semana de Oración se celebra en toda Eslovaquia, tanto al nivel del liderazgo de las iglesias como en las bases.
 
EcumenismoPodrían multiplicarse ejemplos de todo el mundo. El tema de este año -No ceséis de orar (1 Tes 5,17)- pone de relieve el hecho de que los cristianos y las iglesias no pueden dejar de orar por la unidad de todos. Las divisiones, que son todavía una realidad entre las iglesias y dentro de ellas, no se corresponden sencillamente con las líneas denominacionales. Frecuentemente -al menos en cierta medida- están enraizadas en identidades étnicas o nacionales, en cuestiones de raza, categoría social, género o sexualidad, en la exclusión de personas con discapacidades o de quienes viven con el VIH/SIDA.
 
La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos no puede dar una solución a todos estos problemas. Pero su celebración anual es una victoria sobre las divisiones porque expresa la unidad que los cristianos tienen en Cristo.

(Fuente: Adital, 18/01/2008)

* Kersten Storch es Pastora luterana alemana. Forma parte del personal ejecutivo de la Comisión de Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias y ha participado durante los últimos seis años en la preparación de materiales litúrgicos para la Semana de Oración.

Más información

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

3 01 2009
vmv

Apocalipsis 18:4 habla de el ecumenismo con la palabra babilonia donde insta a salir de ella no participar, también el apóstol Juan en el mismo libro identifica a Roma como la bestia apoc. 13/ la ciudad de las 7 colinas apoc. 17:9/como la ciudad adornada de oro apoc. 17:4, /la madre de las rameras apoc. 17:5/ la que tiene la sangre de los santos vers. 6. Históricamente en el año 31dc, este poder llamado entonces imperio romano, crucificó a JESUS, persiguió y mató a los discípulos y mártires a través de los siglos por la conocida santa inquisición, siendo ya la roma papal. Además en Daniel 2:42-43 profetiza también esta alianza o ecumenismo, como contraria a la voluntad de Dios, afirmando que no lograrán unirse, así como el barro no se une con el hierro. El ecumenismo se cumplirá por que es una profecía luego vendrá el fin, 1º Tesalonicenses 5:3.

“… así como nosotros somos uno” San Juan 5:22 dicho por JESUS, no hace referencia a una unión religiosa ecuménica, sino en carácter con el Padre, ya que la unión religiosa es llamada por la Biblia “fornicación espiritual”. El versículo completo dice:” La gloria que me diste, yo les he dado para que sean uno, así como nosotros somos uno”. Si interpretamos aislado del contexto el mencionado versículo, haría apología a una “trinidad falsa” (hombre con Dios). El consejo bíblico sobre su correcta interpretación, además de orar previamente a la lectura es que: “La suma de tu palabra es verdad. Y eterno es todo juicio de tu justicia” salmo 119:160. El método de JESUS para enseñar era usar todas las escrituras, San Lucas 24:27/ Isaías 28:10 porque Ella se explica a sí misma. DIOS TE BENDIGA!!!!!!!!!!!!! Escriban!

27 05 2009
Armando

LLAMADO DE AUXILIO

Soy Armando Redondo Licona de Honduras, Centro America.
La madre de mis hijas (Dalys Flores) esta muy mal del corazón, ella usa un marca pasos Desde 1990, pero ya llego al momento en que el corazón no quiere responder bien ni con el marca pasos. Ella es la madre de mis hijas, yo estoy divorciado de ella (desde hace 15 años), pero estoy dispuesto a todo para que ella siga viviendo. Mis hijas necesitan más a su madre que a mí de padre. No estoy pidiendo dinero (y no lo tengo) tan solo quiero saber si alguien sabe si existe algún lugar donde puedan aceptarme a mi como donante de mi corazón para ella, yo estoy totalmente sano, pero repito, mis hijas Stephanie, Jenny y Wendy, necesitan mas a la madre. POR FAVOR, alguien que pueda ayudarme para que se haga ese transplante. Yo dono mi corazón! Aquí en mi país no hacen ese tipo de operaciones. Es en serio, quiero salvar la vida de la madre de mis hijas…Por favor ayúdenme para que se lleve a cabo la operación. Mi vida por la de ella.
Amo la vida y estoy agradecido con Dios por lo que me ha dado, pero amo mas a mis hijas que la vida y su felicidad es mi felicidad.
REPITO: llamado urgente, la madre de mis hijas necesita un transplante de corazón, yo dono el mío… ¿hay alguien o algún lugar que puedan hacer esa operación con éxito?
Mi correo electrónico es licoloco40@yahoo.com.mx Mi celular o móvil es 504-9968 5346. Si no se puede lo anteriormente, por favor oren con pasion y amor para que Dios haga lo que los hombres no pueden hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: