Don Bosco: un padre para los jóvenes

31 01 2008

Por Abel Domínguez*

Don BoscoCuando en la ciudad de Turín, a mediados del siglo XIX, cientos de jóvenes se acercaban para trabajar en las fábricas, para huir de la miseria, para buscarse una vida mejor… y sus sueños se acababan con la explotación laboral, muchas horas de trabajo y poco sueldo, palizas por errores en el puesto de trabajo, despidos por cualquier excusa, trabajos con un riesgo enorme… tanto que algunos perdían la vida… sólo la calle se convertía en el lugar donde desahogarse: por medio de la violencia, del robo, de la bebida, la prostitución…

Y fue en la calle donde los encontró Don Bosco. Un joven sacerdote, hijo de campesinos muy humildes y huérfano de padre desde los dos años, que tuvo que hacer grandes esfuerzos para poder estudiar y llegar a ser cura.

Una vez ordenado, tuvo una de las experiencias más intensas de su vida. Enviado como capellán a la cárcel de Turín, allí pudo ver hasta qué punto las vidas de numerosos jóvenes iban degradándose y consumiéndose, a causa de la falta de atención y de alguien que fuera capaz de mover toda la vida y la riqueza que se esconden en un corazón joven.

Así que ése fue su primer lugar de encuentro con la juventud más abandonada y pobre. En la calle y en la cárcel. Tenía otras muchas posibilidades donde trabajar como cura: colegios donde le pagarían bien y no le faltaría de nada, familias privilegiadas, parroquias donde hacer carrera… Y, de hecho, estuvo en muchos de estos sitios trabajando intensamente, pagando el precio de un desgaste de salud considerable. Por eso, llegó el momento de elegir. De ponerse la mano en el corazón, y responder de la manera más fiel a lo que él consideraba que Dios le estaba pidiendo. Y eligió la calle.

Eligió la calle y a esos jóvenes que no tenían más recursos ni más personas que el pobre cura joven Don Bosco, considerado un loco por el resto de sacerdotes y por algunas personas importantes de la ciudad.

Los que no tenían nada, a partir de este momento, tendría a alguien: a Don Bosco. Y él se convertiría, para todos ellos, en su maestro y su amigo. Pero, sobre todo, en un padre.

Muchos de estos jóvenes pobres y abandonados no tenían ni siquiera familia, porque eran huérfanos o porque habían huido. Por eso creo que Don Bosco, convirtiéndose en padre, respondía así a dos llamadas que abrasaban su corazón: el grito de los jóvenes que necesitaban un padre, y el grito de Dios que le llamaba a mostrar a los jóvenes que Él es un Padre Bueno.

De la pelicula 'Don Bosco', de Ludovico Gasparini (2007)Y así, como le gustaba hacer de pequeño con sus amigos, se subió a la cuerda de equilibrista, para hacer caminar su vida y su corazón en un perfecto equilibrio entre el amor a Dios y el amor a los jóvenes… hasta consumir su vida por ellos, dejando atrás escuelas profesionales, talleres, contratos dignos para los jóvenes, una familia formada por los Salesianos, las Hijas de María Auxiliadora y los Salesianos Cooperadores, presencias misioneras…

Y dejándonos, sobre todo, el regalo de su estilo educativo, basado en la presencia afectuosa en cada momento de la vida de los jóvenes, en la confianza, en el amor al joven, en la convicción por parte del educador de que en todo joven hay cantidad de valores que debemos ayudar a descubrir y desarrollar… y en la fe en un Dios que ama apasionadamente a cada joven y cuyo rostro paterno estamos llamados a dibujar con nuestra vida.

Pienso que este tesoro educativo que Don Bosco nos ha dejado puede abrirnos, cada día más, a dar respuesta, también hoy, a jóvenes que, como en el caso de aquellos de Turín, viven solos en ciudades hacia las que han emigrado dejando sus familias, o viven solos en casas donde hay de todo menos afecto y vida familiar, o viven en familias desestructuradas sin posibilidad de diálogo…

Quizás, por eso, la paternidad de Don Bosco, actualizada en nuestro “hoy”, y en cada una de las situaciones laborales, familiares, vocacionales donde nos encontremos, pueda ser la manera más adecuada de ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes.

Termino con algunas de las características del corazón de Don Bosco que, según mi opinión, nos hacen ver su manera de ser padre:

Un padre de corazón tierno y fuerte
… ternura, porque a los jóvenes de la calle les faltaba cariño
… fuerte, porque necesitaba soportar tanto sufrimiento y dolor

Un padre de corazón acogedor y realista
… acogedor, porque les quería tal y como eran
… realista, porque les preparaba para la vida

Un padre de corazón misericordioso y exigente
… misericordioso, para darles mil y una oportunidades
… exigente para ayudarles a descubrir que madurar en la vida supone esfuerzo, responsabilidad y trabajo sacrificado.

Un padre de corazón apasionado por Dios y por los jóvenes.

Un padre… eso fue Don Bosco para aquellos jóvenes, no muy diferentes a muchos jóvenes que hoy viven en nuestras ciudades… en nuestro mundo.

* Abel Domínguez es Salesiano, Licenciado en Historia y estudiante de Teología en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. Visita su blog

Más información:

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

4 02 2008
Sergio SDB

Para los magos… Don Bosco, patrón de los ilusionistas

http://www.quierosersanto.com/magia

Saludos, Dios os bendiga!

11 08 2008
queche

La verdad es que estoy buscando la peli de don Bosco, está genial pero no la encuentro:(
qué hermoso lo que hizo, gracias a la fuerza de Dios… En la peli se ve claramente cada
minuto cómo el demonio lo quiere derribar… El gran Don Bosco no cae.

8 09 2008
chicho!!!

Buenas, estimados amigos
Soy de formosa, argentina está muy lindo el espacio, aprendí mucho hoy…
Soy canrevoquista y salesiano de corazón… ´quiero comentarles que trabajo en el hogar Don Bosco y el el colegio Don Bosco… me guastaria recibir imagenes, videos, o mensajes para despues poder trabjar con los aniños y adolescentes de la obra..
muchas gracias.
Animo y recuerden que todo lo pueden lograr si en ello ponen el corazón
1 abrazo

22 01 2009
J

Yo fui salesiano y este hombre es muy grande para mí.

31 01 2009
Los Salesianos se preparan para celebrar los 150 años de su fundación « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] Don Bosco: un padre para los jóvenes, por Abel Domínguez […]

14 08 2009
Bryan

hola muchas gracias por tu información esta muy interesante

12 04 2010
rafael

hola. soy de Resistencia, Chaco. Argentina. mi familia es del movimiento explorador salesiano y tmb ayudan a los canrevoquistas. don Bosco es el “padre de la junventud”.

24 10 2010
Zaida Jesús

Hola. Soy Zaida Jesus de la ciudad milenaria del Cusco – Perú. Educadora y me siento muy salesiana por el trabajo que realizo.
Haber leído esta información me renueva y motiva a seguir trabajando por los jóvenes. Me gustaría conocer un poco más sobre el trabajo con jóvenes.

15 05 2011
marilu

soy educacdora en venezuela y sigo la guia que realizo don boso. que humildad y amor por los necesitados…..

16 10 2012
ulises caceres

soy un joven hondureño que le gusta mucho este sitio y ayuda a los jovenes como yo para informarce de las cosas que los catolicos nacesitamos saber y que viva la comunidad saleciana hondureña y nuestro papito dios:

29 12 2012
Mónica Rubio Nieto

Soy mexicana, y en mi querido pueblo Huichapan, hay un a obra colegial Don Bosco, de ahí aprendí y sigo aprendiendo a amar a Don Bosco, y ver que la amistad entre Dios y el hombre SI SE PUEDE!

11 09 2013
lucas gomez

como son las caracteristicas de don bosco ??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: