Orientaciones morales ante la situación actual del episcopado español

7 03 2008

Por José Antonio Rodríguez Conde*

EpiscopadoAnimado por el “espíritu orientador” de los obispos en la Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal española ante las elecciones generales de 2008, me animo yo también a seguir esta línea orientadora para un mutuo enriquecimiento. Con cariño y humor. (conviene leer la Nota antes de proseguir)

1. Los laicos españoles no hemos sido convocados a las urnas. Como en otras ocasiones semejantes, los laicos no podemos ofrecer a nuestros obispos y a todos los que deseen escucharnos algunas consideraciones que estimulen el ejercicio responsable del voto. Nos gustaría hablar como pueblo de Dios que tiene la obligación y el derecho de orientar el discernimiento moral que es necesario hacer cuando se toman decisiones que han de contribuir al pleno reconocimiento de los derechos fundamentales de todos y a la promoción del bien común.

2. Con tal finalidad pensamos que es éste un momento apropiado para leer y meditar de nuevo el Evangelio. Recordamos algunas ideas fundamentales de este legado, que han de ser comprendidas, por tanto, en el conjunto de aquel relevante texto.

3. Respetamos a quienes ven las cosas de otra manera. Sólo pedimos libertad y respeto para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás. Deseamos colaborar sinceramente en el enriquecimiento espiritual de nuestra Iglesia, en la consolidación de la auténtica tolerancia y de la convivencia en el mutuo respeto, la libertad y la justicia, como fundamento imprescindible de la comunión verdadera.

4. Si bien es verdad que los obispos pueden apoyar candidatos diferentes, también es cierto que no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana, ni son tampoco igualmente cercanos y proporcionados a los objetivos y valores que los cristianos deben promover en la vida eclesial y pública.

5. Los católicos y los ciudadanos que quieran actuar responsablemente, antes de apoyar con su voto una u otra propuesta, han de valorar las distintas ofertas pastorales, teniendo en cuenta el aprecio que cada obispo otorga a la dimensión participativa de la Iglesia. La calidad y exigencia moral de los ciudadanos en el ejercicio de su voto es el mejor medio para mantener el vigor y la autenticidad de las instituciones eclesiales. No se debe confundir la condición de “obra del Espíritu” de la Conferencia Episcopal con la desvinculación moral y la exención de obligaciones morales objetivas. Al decir esto (sí) pretendemos que los obispos se sometan a los criterios de la moral católica. Y que se atengan al denominador común de la moral fundada en la recta razón y en la experiencia evangélica de la Iglesia.

6. Es preciso que el amor samaritano —señala Jesús de Nazaret— y la participación popular —señala el libro de los Hechos— guíen la acción pastoral.

7. No es justo tratar de construir artificialmente una Iglesia sin referencias proféticas en favor de los pobres. En ese sentido parece que apuntan, entre otras cosas, las dificultades crecientes para incorporar el estudio libre de la doctrina social de la Iglesia, así como el programa de una nueva asignatura, de carácter obligatorio, denominada “Educación para un seguimiento auténtico de Jesús de Nazaret“, que lesiona el derecho de los laicos —y de la Iglesia en colaboración con ellos— a formarse de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales. Es necesario promover un gran pacto de Iglesia sobre la base de la libertad de pensamiento y la formación evangélica de calidad para todos.

Conferencia Episcopal Española8. El nepotismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión moral de la vida justa y razonable. No sólo vulnera gravemente el derecho a la participación y a la libertad, sino que es muestra de la más dura intolerancia y totalitarismo. Una Iglesia que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización nepotista como representante religioso de ningún sector de la Iglesia, ni puede tenerla como interlocutor.

9. La Iglesia reconoce, en principio, la legitimidad de las posiciones progresistas que, sin recurrir a la imposición, por métodos democráticos, pretendan modificar la configuración organizativa de la uniformidad de la Iglesia. Al mismo tiempo, enseña que, también en este caso, es necesario tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria y —en palabras de San Agustín— “en lo fundamental, unidad, en lo accesorio, libertad, en todo, caridad”. Hay que evitar los riesgos de manipulación de la verdad divina y de la opinión pública en favor de pretensiones particularistas o reivindicaciones ideológicas.

10. En este momento de la Iglesia española, algunas situaciones concretas deben ser tenidas muy particularmente en cuenta. Nos parece que los inmigrantes necesitan especialmente atención y ayuda. Y, junto a los inmigrantes, los que no tienen trabajo, los que están solos, las jóvenes que pueden caer en las redes de la prostitución, las mujeres humilladas y amenazadas por la violencia doméstica, los niños, objeto de explotaciones y de abusos, y quienes no tienen casa ni familia donde acogerse. Hay que trabajar también para superar las injustas distancias y diferencias entre las personas, tratando de resolver los problemas más acuciantes, como son el trabajo, la vivienda accesible, o el disfrute equitativo de la naturaleza, compartiendo dones tan indispensables para la vida como el agua y cuidando con esmero el patrimonio común de la creación. En el orden internacional, es necesario atender a la justa colaboración al desarrollo integral de los pueblos.

Que el Señor ilumine y fortalezca a todos para actuar en conciencia y conforme a las exigencias de la convivencia en justicia y libertad.

* José Antonio Rodríguez Conde es laico, catequista en la Parroquia de la Preciosa Sangre de Orcasitas (Madrid)

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

15 03 2008
Artículo “Orientaciones morales ante la situación actual del episcopado español” « Blog de Orcasitaspreciosa

[…] Animado por el “espíritu orientador” de los obispos en la Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal española ante las elecciones generales de 2008, me animo yo también a seguir esta línea orientadora para un mutuo enriquecimiento. Con cariño y humor. Seguir leyendo. […]

13 05 2008
LUCAS RODRIGUEZ, P.

Querido José Antonio. Un abrazote!
Soy Lucas, el cura que os visitó hace unas semanas.
Hoy he estado pensando en nuestra WEB de la Formación. Leí y releí tu carta y abri la Revista FAST, y también la página de la parroquia y me encontré con este artículo tuyo. Me ha gustado!
Creo que tenemos que pasar del Eclesiocentrismo al Reinocentrismo, o al Dios del Reino.
Tengo dos articulos que he traducido del Portugues al Español para enviar al Pe. General, uno sobre D. Erwin e otro sobre Sor Dorothy. Os lo mandaré para que hagáis lo que creáis conveniente.
Te escribiré más tarde sobre nuestras ideas de nuestra WEB de la Formación.
Recuerdos a Queño,
Y un abrazo para ti.
Lucas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: