El hombre en busca de sentido

5 04 2008

Por Laura Romo*

“Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas mucho tiempo en la tierra…” Así es cómo este mandamiento cambió el destino de Victor Frankl, tomando la opción de quedarse junto a su familia, aceptando su responsabilidad y la señal del cielo que en ese momento le mandaba Dios. Una idea suicida le persigue en diversos momentos de su vida, cuando es arrancado de su cómoda existencia, es apartado de su familia, le abortan el sueño de ser padre, sufre la muerte de sus seres más queridos… pero sabe escuchar y buscar el rastro de Dios en su vida que le da fuerzas para seguir y sobreponerse y alcanzar un temple esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades con dignidad, a través del descubrimiento de un sentido para sus vidas. Al descubrir su verdad conveniente y orientadora, el hombre no sólo encuentra un sentido a su vida, sino que descubre qué es lo que la vida espera de él.

Frankl fue prisionero en un campo de concentración. Allí, considera haber podido sobrevivir porque le supo dar un logos (sentido, significado) a su existencia. De su experiencia da cuenta en el libro “El hombre en busca de sentido“.

La logoterapia es la “tercera escuela vienesa de psicología” desarrollada por el neurólogo, y psiquiatra, Victor Frankl. Es un tipo de psicoterapia que se apoya en el análisis existencial y se centra en una “voluntad de sentido” en oposición a la doctrina de Adler de “voluntad de poder” o la “voluntad de placer” de Freud. Se trata de darle un sentido a la existencia humana.

La logoterapia busca resaltar pequeños detalles de la vida diaria en los que rara vez nos fijamos, y que a su vez la complementan y dan sentido. Si tenemos en cuenta que Victor Frankl desarrolló su teoría en un campo de concentración alemán, podremos comprender el porqué de dicha tesis: al desprenderse de todo lo material, de sus logros, de sus problemas, de todo aquello por lo que ha luchado en la vida, comprende que sólo le queda su esencia, su génesis, su logos. De esta forma podrá ver detalles, cualidades, recursos y características de uno mismo que nunca pensó ver o encontrar, se fijará en aspectos de la vida realmente importantes; con el tiempo la persona logrará trascender y ver un verdadero sentido en su vida y se sentirá feliz de estar vivo. Una de las razones por las que recomiendo leer este libro es precisamente por encontrarnos con un hombre que sabe útiles sus recursos y los pone en práctica para dar luz a los demás en aquellos fatídicos campos, que exterminaban toda esencia. Es un estudio psicológico sobre los prisioneros, cómo llegan, evolucionan, se transforman en figuras de poder o son meros desechos humanos perdidos en sus tormentos.

Frankl es quien descubre otro elemento del inconsciente: el espiritual. No solamente subsiste en el interior de la conciencia humana una impulsividad natural sino también una espiritualidad natural. La cura de muchos traumas estaría dada por el reconocimiento de tal sustrato y la posterior toma de conciencia, es decir, de responsabilidad frente a esa condición. Es que para este médico la espiritualidad no tiene que ver sólo con un ejercicio tautológico de búsqueda de refugio, es un “modo de existir humano”. En la arquitectura profunda de la psiquis humana, se encuentra una espiritualidad inconsciente que pretende siempre la trascendencia. De hecho, la conciencia no es conciencia desde sí misma sino más bien desde un Otro (necesidad de Dios).

* Laura Romo es profesora de Educación Infantil.

Más información:

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: