Sólo de oídas, ya me cautiva

8 05 2008

Por Darío Pérez*

Apenas le conozco, y ya le admiro. Le he visto una vez en mi vida, y ya tiene un huequito en ella. Sin haberle tratado casi, y ya es ejemplo.

Si me concedes tres minutos de tu precioso tiempo, te lo presento. Y si me regalas uno más, te explico por qué lo hago. ¿Me acompañas?

Se llama Vicente y está en Tailandia de misionero. Le conoció mi hermano Guzmán en Irlanda, cuando estudiaba inglés para tener la base con la que aprender tailandés (porque la entrega que hace falta para construir el Reino no es improvisación sino proyecto). Y mi hermano enseguida vio en él a alguien que ha entendido lo que significa ser instrumento de Dios y que se haga su voluntad. Congeniaron a niveles profundos y compartieron inquietudes, vocación y lo que pueda caber en unos puntos suspensivos. Lo sé por Guzmán, por lo que cuenta de Vicente y por la serenidad y plenitud que se le dibuja en la voz cuando habla de él. Si encaja así con mi hermano, Vicente debe de ser una bellísima persona.

Se llama Vicente y escribe para FAST. Pero no porque no tenga otra cosa que hacer (que lleva ocho meses en Tailandia y ya ha puesto aquello patas arriba) sino porque le roba horas al sueño para verbalizar su sí a Dios, para que sus palabras nos cuestionen tanto como sus actos, para continuar su labor de erradicar la pobreza (en nuestro caso, la espiritual; allí la material). Esto lo sé por Laura, una amiga mía que habla con Vicente muy a menudo para que tenga apoyo, para que no esté solo ni sienta morriña (así lo explica ella). Laura conoció a Vicente a través de Guzmán, pero han desarrollado una amistad independiente (vamos que, para Vicente, Laura no es la amiga de Guzmán sino Laura). Para comprobarlo, sólo hace falta escuchar el entusiasmo de ella hablando del “curuca”; le brinca el alma por el simple hecho de recordar su impagable ejemplo. Y si Laura reacciona así, no cabe duda de que Vicente tiene que ser un figura.

Se llama Vicente y nació en Santiurde de Reinosa. Es un pueblo cántabro que cuesta hasta encontrar en internet y que no debe de superar los 400 habitantes. ¿Y qué puede salir de un sitio así? Pues alguien humano, noble, campechano. Esa sencillez es la que cautivó a Abel, ese saber pisar suelo es lo que le encajó al novio de Laura. Y les faltó tiempo para poner el corazón en sintonía y confiarse al otro sin condiciones. Para Vicente, Abel no es el amigo de Guzmán, ni el novio de Laura, es su amigo Abel, su “gemelo bombero”. Y el bombero Abel corresponde creciendo de la mano de su “gemelo”, reacercándose a su fe y esforzándose en pulir detalles. Si a Abel le transforma y lo hace para mejor, Vicente ha de ser un tipo a tener en cuenta.

Se llama Vicente y le vi una vez en Irlanda. El rato compartido no pasó de hora y media y ya le vi apuntar maneras: sabe entender la fe, la sabe vivir, la sabe transmitir. Lo demás lo sé por Guzmán, por Laura, por Abel. Lo demás lo sé por lo que escribe desde Tailandia y, sobre todo, por lo que hace allí. Y todo eso me alcanza para que Vicente forme parte de mi vida, para que me sirva de ejemplo y acicate (aunque él ni lo sospeche), para que me ayude a comprender y seguir a Dios.

Sólo textos, hechos y testimonios han bastado para abrirle la puerta a un “desconocido” y acabar amándole. Y me pregunto: si la fórmula funciona con un hombre -con uno bueno, sí, pero al fin y al cabo hombre- ¿cómo no va a funcionar con Dios?

Puede que no le conocieras en persona ni te saliera al encuentro (o quizás sí), pero apuesto a que fueron muchos (y de confianza) los testigos que te lo acercaron. Seguro que te lo presentaron otros, pero no menos cierto es que acabó siendo tu amigo (sin intermediarios). Es por eso por lo que te dejo mi receta, para que contribuyamos juntos a que Dios se haga un hueco en la vida de los demás:

  • Una ración de Laura, del entusiasmo que se contagia, de la alegría que nos impregna y que debe hacer cuestionarse. Si ven nuestra alma brincar ¿no preguntarán quién es el causante?
  • Cuarto y mitad de Guzmán, de ir a lo profundo, de arraigar el flechazo inicial con fuertes bases, de saber ahondar en la figura y que le amen, de madurar la fe y que ésta dé plenitud.
  • Una buena dosis de Abel, de dejarse interpelar, de contrastar la vida con la propuesta de Dios y transformar lo necesario, sin peros y sin apegos humanos.

A ti, que conoces a Dios, te escojo de compañero para el camino. Si nuestra vida irradia una profunda alegría que nos transforma ¿cómo no va a cautivar Dios a los demás, aunque sólo le conozcan de oídas?

P.D. Nuestra empresa tiene el mejor producto del mundo. Si no triunfa, es porque no lo sabemos vender. ¡Pues no hay pocas maravillas que contar de Él!

* Darío Pérez es Salesiano Cooperador y miembro del dúo musical Darío & Guzmán

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

8 05 2008
Fernando Mullor / Tailandia

Apoyo con totalidad las palabras de Darío. Conocer (y yo tengo también ese gran honor en Tailandia) a Vicente es algo muy grande: buen amigo y consejero, bonachón como nadie, sencillo y ante todo lo admiro por su grandísimo corazón, sin duda Dios estará muy satisfecho de tener a un “trabajador” como él, una bellísima persona a quien agradezco todo su apoyo y amistad.
Efectivamente ha revolucionado Tailandia, con su cariño y su persona, conquistando los corazones de tailandeses y expatriados, y trabajando duro para transmitir la fe y dar aún más y más amor…
Un fuerte abrazo

9 05 2008
Marcela Kelley/Bangkok, Tailandia

La experiencia “Vicente” ha dejado, y espero que lo siga haciendo, huellas muy profundas en nuestra pequeña Comunidad Católica Latina en Bangkok. Al leer el artículo me venía a la mente la expresión de la gente cuando habla del Padrecito Vicente. “Ah, el Padre Vicente” y vieras cómo se les iluminan los rostros. Dios le ha dado ese carisma maravilloso de saber llegar a la gente, de transmitirles hasta los más pequeños y de las formas mas ingeniosas -hasta un dia hizo un truco de magia en una homilía de niños- el amor infinito del Padre Celestial. Somos una comunidad de expatriados, familias itinerantes que no tenemos raíces aquí; algunos estamos años y otros sólo meses. Pero el haber conocido aunque por sólo un rato a Vicente, deja una huella indeleble, te da paz; de pronto te sentís más cerca de tus hermanos, más cerca de Dios.
Un fuerte abrazo desde Bangkok

9 05 2008
Juan Mª Martinez

No conozco a Darío Pérez, pero le tengo que felicitar por decir tan bien lo que yo pienso sobre Vicente.
A Vicente le conocí por medio de un foro de magia y no he parado de “ilusionarme” con sus palabras. Para mí, Vicente es un tío… cojonudo. Perdón por la expresión. Si no es correcta, solicito que la cambiéis por otra menos malsonante.
Y lo digo de corazón: Vicente es un amigo de verdad. Suelo “hablar” con el casi todos los días por internet, igual que Laura. Al principio lo hacía para que no se sintiera solo en aquel país. Actualmente soy yo el que me siento acompañado por él.
Y ayer por ejemplo, por motivos que no vienen ahora a cuento, yo estaba muy muy desanimado, con la moral por los suelos. Eran las 12:00 horas de la noche para Vicente. Me decía que estaba muerto de sueño, pero que no me quería dejar en ese momento. Estuvo animándome hasta que lo consiguió. Se acostó más tarde de lo habitual, por mí. Mil gracias, Vicente.
También le quiero dar gracias a Dios por poner a Vicente (para mí Magicthai) en mi camino.
Un fuerte abrazo de un hermano en Cristo.
Juan Mª Martínez

10 05 2008
Jairo del Agua

¡Muy bien Darío! Un artículo muy bien escrito y una parábola muy bien traída. Veo que muchos se han quedado con la historia de vuestro amigo cura (¡qué bien que haya curas ejemplares! ¡los echo mucho de menos!), pero tu mensaje iba mucho más allá.

A mi entender, lo que has querido decirnos es que, si fueramos capaces de “comunicar” verazmente al Jesús que nos aglutina, habría muchos otros que “de oídas” le admirarían también.

Estoy contigo, Darío amigo, y con todos los que citas en tu bonito artículo. Me has estimulado a seguir mirando y comunicando al que todos admiramos, seguimos y deseamos “al menos de oidas” comunicar.

Con cariño, Jairo

14 05 2008
Julia

Gracias chicos por expresar tan bien cómo es Vicente, yo tuve la suerte de conocerlo como cura y como amigo, cuando vino de párroco a mi pueblo Lamadrid (un pueblo de Cantabria, como el pueblo de él, los dos son cántabros). Estuvo creo que casi 3 años y marcó a mucha gente, niños, jóvenes y mayores, por eso se merece tener muchos amigos y mucha suerte en su camino. Un saludo, Julia

15 05 2008
Lau

Llevo días pensando y todavía no encuentro las palabras para decir lo que Vicente supone en mi vida. Fue un regalo que recibí hace 1 año y desde entonces hemos compartido ideas, sueños, realidades, muchas risas, horas y horas de charlas sobre la vida, es mi hermanuco mayor y me enseña lo que es la vida, cómo somos, cómo podemos evolucionar, crecer, y lo más importante es que enseguida ve que vales mucho, todos los que le conocen valen mucho y él quiere sacar lo mejor de cada uno y ponerlo al servicio del mundo. Cree mucho en mí y me está haciendo cambiar, y despertar. Yo creo que es como el efecto dominó que toca una ficha y esa ficha toca a otra y a otra y a otra… Y así vamos moviéndonos, intentando ser mejores, ser felices y transmitirlo a los demás. Y eso nos lleva a la idea de Darío sobre la grandeza de Dios, el Rastro de Dios que es la estela en la que vamos todos los que intentamos seguir su camino.
Fue todo muy rápido, casi sin enterarnos ya formaba parte de nuestra vida y de nuestro corazón. Abel, que es muy reservado, encontró en él un confidente, un gemelo, un apoyo. En horas, sin apenas esfuerzo, ya le estaba contando sus sentimientos, os aseguro que no es fácil verle tan abierto. Y me sorprendió y pensé “pues sí que es especial este chico”. Yo, que no me corto nada, enseguida me animé a buscarle en su casa de Irlanda, y entre paseo y paseo nos íbamos presentando: un chico con las ideas muy claras, con Dios integrado en su vida y con ganas de darlo a conocer al mundo, nos vamos a llevar bien!! Desde entonces han sido muchos detalles, compartir oración, experiencias, te anima, opina, un amigo increíble y un ejemplo. Desde aquí aprovechar para animarle en la vida que él ha elegido, o que le han destinado, voluntariamente aceptada, y que siga llenando a cada persona que se ponga en su camino o en el camino que él invada, porque es un buscador, no espera a que llamen a su puerta, sale a tu encuentro como verdadero discípulo. Es una alegría en mi vida. Si algo resalto del comentario es la cantidad de veces que digo “vida”, será porque nos da tanta… Ayer oía una canción de Luis Guitarra que decía que no busquemos cumbres de oro sino valles de amor, será que Vicentuco se empapó de esta gracia en los valles cántabros y lo sabe repartir con todos, una bendición este chico… besines y cosquillas cerebrales!!!!

15 05 2008
Mari Belaustegui Rey

Yo también he tenido la gran suerte de conocer a Vicente. Sólo estuvo tres meses entre nosotros , pero nos dejó su bondad, sus ganas de trabajar como obrero de Dios, su espiritualidad y su aire fresco que nos impregnó a todos y que sigue en este ambiente de la villa marinera de Santoña en (Cantabria, España). Todos sentimos su marcha pero sabíamos que su vocación era seguir a Dios como misionero hasta, si es preciso, dejarse la piel por los demás. Gracias Vicente. Para mí conocerte fue conocer más profundamente a Dios. Desde estas hermosas playas donde dejaste una huella profunda, te saludamos y pedimos al señor que te ayude a hacer “sus planes”. Él, como ya sabemos “escribe derecho con renglones torcidos”. Un abrazo muy fuerte.

8 10 2011
Daissy Rodríguez

Hola! Darío : Humildemente voy a opinar sobre el tema a mi entender Dios esta en nuestros corazones no hay que buscarlo afuera solo hay que aquietar nuestra mente y nuestro cuerpo el nos da todas las respuestas, todos nosotros somos una partícula de el.Solo tenemos que amarlo . Besos Titina Rodriguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: