Pobres, pero felices

12 05 2008

Por Vicente Gutiérrez*

¿Pobre y feliz?Cuando regresa el turista de su viaje de quince días a uno de esos países conocidos por su “pobreza” convoca a familiares y amigos para explicarles sus experiencias e impresiones. Mientras, va enseñando las fotos entremezcladas de la piscina con jacuzzi del hotel donde se quedaban con las del barrio por el que al pasar vieron a una pequeña niña sucia y desnuda. Entonces, hace un paréntesis, y con un cierto grado de autoridad (no olvidemos que estuvo quince días en ese país), llega la gran sentencia: Eran pobres, pero felices. Y se queda tan ancho, o ancha, sin ser muy consciente de lo que acaba de decir, pero, es lo mismo, porque sigue pasando fotos y ahora llegan las de las maravillosas zonas comerciales donde todo era tan barato.

Seguro que tú también habrás escuchado esta frase en más de una ocasión. No sé quién fue el primero o primera que lo dijo, pero vamos, se lució. Yo me pregunto, ¿cómo se puede llegar a tal conclusión teniendo en cuenta lo siguiente: Llegas por primera vez a un país que apenas conoces. Vas a estar un período breve de tiempo. Te vas a mover dentro de un entorno determinado, diseñado, básicamente para el turista. El contacto con la gente local va a ser, más bien, escaso (el del bar, la guía, la señora de la tienda de souvenirs…) y bastante limitado ya que, en muchos lugares, no vas a poder hablar el idioma local y ellos no es que sepan mucho de inglés. Y, a pesar de todas estas limitaciones, hay gente que puede afirmar, sin ningún reparo, que la gente “es pobre, pero feliz”.

Si uno se basa en la sonrisa que vio en el rostro de algunas personas creo que puede ser muy atrevido el apoyarse en ello. Estas líneas que comparto con vosotros las escribo desde Tailandia, conocido como el “País de la Sonrisa”. Pues bien, gente que lleva muchos años por estas tierras y que conocen a los tailandeses, no por sus vacaciones en estas tierras, sino por el trabajo estrecho con ellos, han clasificado doce tipos distintos de sonrisas. Por lo tanto, el turista que ve sonreír a un tailandés o a una tailandesa, ¿sabe qué tipo de sonrisa está usando en ese momento? Con esto quiero decir que la sonrisa puede esconder muchas cosas, entre ellas los problemas, preocupaciones y sufrimientos personales, pero no caigamos en el error matemático de que sonrisa es igual a felicidad. Hay pobres felices, haberlos haylos, pero también son seres humanos, con sus miserias y sus sueños. Algunos y algunas han aprendido a sobrevivir en esa realidad, pero estoy seguro de que si les preguntas te dirán que preferirían vivir un poco mejor, y que sus hijos pudieran ir a la escuela, y tener el alimento asegurado para mañana, y poder disfrutar del lujo del agua cerca de casa… y todas esas cosas que todo ser humano desea tener para vivir con dignidad.

A veces pienso: esta frase de “pobres, pero felices”, ¿no se habrá convertido en un escudo protector? Cuando se entra en contacto, aunque sea de forma superficial, con la cruda realidad de millones de personas en este mundo, es imposible quedarse indiferente. Entonces se producen choques entre la incomodidad de lo visto y la inercia de la pasividad social, entre el deseo de querer hacer algo y la comodidad del no implicarse, entre el descubrimiento de lo mal que están las cosas fuera de su casa y la tentación de olvidarlo cuanto antes para poder seguir viviendo como antes. Entonces se recurre a la frasecita para sedar nuestra conciencia y continuar con nuestra vida, porque no hace falta hacer nada por ellos y ellas. Total, si ya son felices

* Vicente Gutiérrez es sacerdote y misionero del IEME en Tailandia

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

12 05 2008
Mª Pilar García

Cuánta razón. Cuánta vergüenza… por lo poco que nos importa la necesidad acuciante que padecen los pueblo llamados pobres, ¿por qué?
Ver la realidad tal como es, respetar a todo ser humano, deseando una vida mejor en todos los lugares del mundo, donde la vida es tan dura, la mortalidad tan enorme, la explotación del más débil, para engrosar sin límites las arcas ya llenas de los poderosos.
Si todavía, en medio de ese dolor, son capaces de sonreír… algo no funciona bien en nuestro entorno… porque nosotros, para ser ¡¡felices!! necesitamos de drogas de miles de colores, incapaces de llevar con salero ni siquiera nuestro trabajo, que es un regalo, tal y como están las cosas.
Hasta que no hagamos nuestras las penalidades de tantos seres humanos con los mismos derechos que nosotros, y pongamos manos a la obra, para conseguir un mundo más justo para todos… el nuestro también se tambaleará. Quizá, porque un día… se cansen de soportar tanta injusticia.

16 05 2008
Sonría, por favor « Buscando Tus huellas

[…] decía a mis adentros-cuando de repente, vino a mi memoria el post recientemente publicado por la revista FAST.     Me alegré mucho de caer en la cuenta de este asunto, y tuve que reconocer que hace tiempo […]

24 01 2009
Miriam

Y qué razón, cuántas veces habré oido ese “son pobres, pero felices”.
Aun así sigo creyendo, y que me tachen de ignorante, que por mucho que existan 14 tipos de sonrisas, y no sean más que un escudo ante la preocupación y el dolor, una sonrisa en esas circunstancias debería ser lo más valorado en el mundo, aunque sea simplemente por hacernos ver a nosotros, los que estamos al otro lado de la balanza, a quienes las preocupaciones más importantes van desde haber perdido el autobús a mil tonterías más, que tenemos que preguntarnos por qué nosotros estamos aquí y ellos allí, por qué no cambia la situación, por qué todo es tan injusto.
Y lo peor de todo es que por mucho que sienta pena y me duela, y me parezca injusto, yo sigo aquí, en mi portátil, y cruzando el mar hay millones de niños MURIENDO de hambre.

21 02 2014
Pedro

Tu comentario me hizo llorar, cuanta razón que tenes, y que feo se siente darse cuenta que todo eso es verdad.

19 07 2012
stinky mind

Please! debemos aceptarlo, somos pobres pero felices! Mostrar una sonrisa en nuestro rostro no es ausencia de problemas, sino la facultad, decisión y actitud de sonreir y ser ser feliz en la vida con lo que tenemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: