La escafandra y la mariposa

19 07 2008

Cartel de \'La escafandra y la mariposa\'La enfermedad y el dolor no dejan de ser un misterio que supera la comprensión del ser humano. Nuestra fragilidad es un límite con el que chocamos, queramos o no. Asumirla y vivirla con dignidad y esperanza es el gran reto que nos plantea esta película de Julian Schnabel. De un modo muy original, nos narra la historia —real— de Jean-Dominique Bauby, frívolo y carismático redactor jefe de la revista francesa Elle, que en 1995 sufre una embolia masiva, por la que queda totalmente paralizado, sin poder moverse, comer, hablar ni respirar sin asistencia. Jean-Dominique es prisionero de su propio cuerpo, siendo sólo capaz de comunicarse con el exterior mediante el parpadeo de su ojo izquierdo. Gracias al apoyo de su esposa y sus hijos, y de los cuidados de varias enfermeras, fisioterapeutas y logopedas, Bauby recupera la alegría de vivir y despliega su imaginación y su memoria en un libro autobiográfico que va dictando a golpe de parpadeo. En él está basado este bello y sugerente largometraje.

Palma de Oro al mejor director en Cannes 2007 y Globo de Oro 2007 a mejor director y película en lengua no inglesa, La escafandra y la mariposa es un filme conmovedor y original, con el que alcanza su madurez creativa como cineasta el polifacético artista neoyorquino Julian Schnabel. Es una historia conmovedora, que huye del sentimentalismo fácil. Aborda con valentía temas como el sufrimiento, el deseo de morir y de vivir, la atención de los enfermos de este tipo, el sentido de la vida, la espiritualidad. Y sobre todo, es originalísima la realización, los planos subjetivos del enfermo, la decisión de no mostrarle hasta bien avanzado el metraje, las escenas oníricas en que entra en juego la imaginación, el buen uso de la voz en off. Se trata de un título que roza, si no alcanza, la absoluta perfección.

Además de una factura visual sobresaliente —entre realista y onírica—, un montaje muy vital y una antológica banda sonora, destaca el meritorio trabajo de todos los actores —que llenan de cercanía y humanidad a sus personajes—, especialmente la interpretación de Mathieu Almaric y Max von Sydow. Pero se trata sobre todo de un gran trabajo de director. El cineasta aporta mucho de su cosecha, pero a la vez sabe jugar con los símbolos originales imaginados por Bauby, como el de sentirse atrapado dentro de un claustrofóbico traje de buzo, o la capacidad de expresarse moviendo los párpados, como si del batir de las alas de una mariposa se tratara.

Así, La escafandra y la mariposa se convierte en la antítesis de Mar adentro. Y no sólo porque la película de Schnabel tiene mucha más autenticidad dramática y calado moral que la de Amenábar. Sino, sobre todo, porque, frente al claustrofóbico y sensiblero individualismo de Mar adentro —fundamento de su tramposa apología de la eutanasia—, La escafandra y la mariposa presenta al enfermo como foco de solidaridad y propugna la apertura a los demás y a Dios —ejes de los cuidados paliativos— como el único camino para encontrar la felicidad, incluso en el dolor.

Más información:

Anuncios

Acciones

Information

One response

4 12 2008
Se puede vivir dignamente la enfermedad « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] caso reciente fue La escafandra y la mariposa, de Julian Schnabel (2007). También recreaba un caso real: Jean-Dominque Bauby era el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: