Esta noche te busco en mi ordenador

28 10 2008

Por Abel Domínguez*

Esta noche me he propuesto una cosa muy sencilla, al menos eso me parecía: buscarte en mi ordenador.

Al encenderlo he pensado: ¿serás el botón de encendido
gracias al cual todo empieza a funcionar y así el ordenador cobra vida? Imposible… necesita que yo lo encienda y tu acción no depende de mí.

Cuando todo se ha puesto en marcha me ha venido la idea
que a lo mejor aparecería en el fondo de escritorio… algo que está
para decorar y que no tiene más función.
Realmente, a veces en mi vida, creo que puedo usarte para decorar…
… pero tú eres algo más y, por eso, no has aparecido en el fondo de escritorio.

Abro cada carpeta…
entro en documentos: algunos ni te mencionan
otros hablan de ti… pero tú no estás en ellos.

Voy a imágenes…  muchas me recuerdan a ti…
… pero en ninguna te muestras.

¡Oh, no! ¡No es posible!
¿Te habré enviado consciente o inconscientemente
a la papelera de reciclaje?
Decido buscarte ahí… En los desechos más recientes no estás
y eso me preocupa… ¿Te habré mandado a la papelera
hace tanto tiempo que ya ni me acordaba?
¿Cómo he sido capaz? ¿Cómo no te he echado de menos?
No importa… si estás, puedo reestablecerte en tu sitio original
¡Nada! Tampoco estás en la Papelera de reciclaje.

Empiezo a sudar… sería terrible si, en la papelera de reciclaje,
hubiera decidido eliminarte definitivamente de mi ordenador.
Pero… si así fuera… ¿por qué hoy tengo el deseo de buscarte?
… Me alegra saber que no ha sido así…
… que aún no te he eliminado de mi vida.

¡Pero busco y no te encuentro!
¿Acaso estás en las piezas que hacen posible el funcionamiento?
¿En eso que llaman el Hardware? ¿Circuitos pequeños y tarjetas
que dan vida al ordenador?
¡Tampoco ahí te encuentro!

Y es que creo que quizás tú seas, en realidad,
el sistema operativo, el software de mi ordenador: que no se ve, no se toca,
pero hace posible que en él habite cada programa, función, recurso…

¿O quizás seas todavía más?
Quizás te busco y no te encuentro
porque en ti vivimos, nos movemos y existimos
.

Sigo buscándote, mi Dios y, en este mi ordenador,
te rezo cantando:

BUENAS NOCHES, MI DIOS
QUE DESCANSE MI CUERPO

BENDICE, SEÑOR,
MI SUEÑO Y MI SER

CON EL AMANECER… A TU LADO ESTARÉ
CON EL AMANECER… A TU LADO ESTARÉ

(Fuente: blog “Buenas noches”, 23/10/2008)

* Abel Domínguez es Salesiano y Licenciado en Historia. Actualmente se encuentra en Roma realizando estudios de Teología.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

14 12 2008
Greis

me senti fuertemente destrozada, esto fue como un corte que se quedo en mi corazon y en mi recuerdo, porque eso mismo me esta pasando hoy…
busco en mi ordenador…me quede sin palabras y solo pensamientos que no puedo expresar.

18 02 2009
M. Carmen

buscarle a El una gozada, no se le encuentra una vez y sigues otra y otra, quizás ya desilusionada y casi pensando dejar de buscar y en ese momento, como tú en el ordenador, te das cuenta que por estar tan cerca no lo encontrabas y qué sorpresa, qué alegria, qué abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: