El Regreso del Hijo Pródigo

17 01 2009

Por Laura Romo*

pródigo

Siempre es recomendable ponerse en el lugar de otra persona, aquello que se denomina “empatía”. Así se puede entender mejor cómo siente, cómo piensa y por qué actúa el otro. Este libro nos da una buena oportunidad para conocer y adoptar tres perfiles desde una perspectiva cristiana: el perfil del Hijo Menor, el perfil de Hijo Mayor y el perfil del Padre, en la conocida Parábola de Hijo Pródigo.

El autor, Henri J. M. Nouwen, define la vocación de su vida a través de una mirada profunda al cuadro que pintó Rembrandt sobre esta Parábola que tanto nos habla del amor incondicional del Padre. Vio clara la posibilidad de reflexionar sobre qué papel adoptar en determinados momentos de su vida, unas veces siendo Hijo Menor, la mayoría de ellas siendo Hijo Mayor, sintiéndose más identificado con éste último. Pero con el tiempo, y después de mucho analizar esta obra, y lo que para él significaban estos personajes, llegó a la conclusión que todos debemos conseguir ponernos en el lugar del Padre Ya hemos tenido la ocasión de ser Hijo, ahora es nuestro turno de responsabilizarnos y amar al otro.

Este libro nos anima a sentir antes que juzgar fría y rápidamente a los demás. Nos cuestiona lo siguiente:

  • ¿Cómo puedo dejar que Dios me encuentre?
  • ¿Cómo puedo dejar a Dios que me conozca?
  • ¿Cómo voy a dejarme amar por Dios?

Todos conocemos esta Parábola que nos presenta un hijo arrepentido, que humilde vuelve a reconciliarse con su Padre. Un hermano furioso y colérico que no entiende la actitud y recibimiento del padre a su otro hijo, que se había ido a vivir la vida mientras él permanecía al lado sin pedir nada a cambio. De nuevo, el amor misericordioso de un Padre que no hace distinción en su amor fiel por sus hijos, no conoce comparaciones, en su corazón hay cabida por igual para todos.

Viendo y viviendo el cuadro, el autor supo sacar sentido a cada trazo del mismo: color, luz, postura, gestos, etc. Nosotros nos podemos ayudar además con la lectura de la Parábola, donde cada palabra importa, la súplica y el perdón, el amor, la celebración del regreso a la casa del Padre, la alegría del reencuentro…

* Laura Romo es profesora de Educación Infantil en Guadalajara.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

17 01 2009
Mª Pilar García

Hace mucho tiempo que gocé con la lectura de este libro; la compartí y comente… porque como nos dice el art. hay distintas maneras de mirar.
Es impresionante, al camio que siguió el autor, y nos hace interiorizar esta hermosa parábola, con fuerza renovada.
Es rica en todo su contenido, profunda, para el propio conocimiento personal e ínterior, allá en lo más profundo de cada ser, donde está la “esencia” misma del creador, que siempre nos aguarda expectante, para descubrirnos sus “tesoros” cosa indispensable, para una opción clara de seguimiento al Espíritu de Jesús.
mª pilar

10 02 2009
Jesús

Es interesante toda la bibliografía de este autor (recomiendo “Tú eres mi amado” en la misma editorial que el libro de “El hijo pródigo”). Una pena que ya no esté entre nosotros.
También recomiendo otro autor de espiritualidad (Anselm Grün) y en concreto el libro “Una espiritualidad desde abajo. El diálogo con Dios desde el fondo de la persona” (Editorial narcea).
Ahí va una propuesta para quien esté interesado.
Y una invitación a Laura… si quieres y puedes, haz una reseña a estos libros.
Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: