Slumdog millionaire

7 03 2009

Por Peio Sánchez*

Adaptando la novela Q and A (¿Quieres ser millonario?) de Vikas Swarup, el director inglés Danny Boyle nos presenta esta reconocida película aclamada por la crítica y galardonada con ocho premios en la última edición de los Oscar, entre los que se encuentran los de mejor película y mejor director. El “perro de favela millonario” —así se podrá traducir su título— cuenta la historia de un joven procedente de las calles de Mumbai que se presenta al famoso concurso internacional de televisión para intentar recobrar el contacto con la joven a la que quiere. Ambos se han separado tras haber compartido la dureza de los barrios marginales pero siguen anhelando la felicidad.

Contada bajo la influencia del cine de Bollywood, está rodada en Bombay y nos muestra con crudeza la miseria y la violencia de los barrios de barracas donde muchos niños sobreviven entre la corrupción y la insignificancia.  El director de Trainspotting (1996), Millones (2004) y Sunshine (2007) ya nos ha demostrado su capacidad de trabajar en los registros más distintos, desde el drama crudo de las drogas a la comedia familiar o al triller de ciencia-ficción.

Bajo un formato innovador pero comercial nos ofrece la historia desgranada en un doble registro. Por un lado la participación del joven Jamal Malik en el concurso, y por otro la trayectoria de su vida, que unida a su hermano y una joven, le condujo hasta la televisión. Marcada por un montaje donde se resaltan los contrastes, pasamos de la oscuridad a la luz, de la pobreza a la ostentación del espectáculo televisivo, y de la contemplación intimista a la violencia trepidante. Y todo ello con las sorpresas a las que nos tiene acostumbrados este director que mezcla el lenguaje hindi, con las formas desenfadadas del cine independiente norteamericano, la sobresaliente banda sonora de A.R. Rahman, la narración con aire de cuento de hadas y la exposición a las más variadas emociones que van desde el horror a la sonrisa.

La preocupación por la cuestión espiritual recorre el cine de Boyle, que desde su orígenes católicos por sus padres y por su formación en un colegio salesiano, siempre ha mostrado desde lo religioso su inspiración, frecuentemente de forma sutil como en Trainspotting, y otras de forma explícita como en Millones. En esta ocasión la pregunta de fondo es si es posible la bondad y la esperanza en medio de la desolación de una historia sin oportunidades.

El concurso televisivo se presenta como catalizador del destino. La lógica imponía el fracaso sin embargo las oportunidades se esconden y se entrelazan en los mismo pliegues de la vida. Algo malo puede traer misteriosamente algo bueno. El desastre puede trastocarse, es posible abrir brechas en la desolación. La superación de la tragedia se realiza por el poder de la bondad que trastoca el mal. Nuevamente el cine nos presenta un rostro de la bondad que brota donde parece imposible en una historia de desamparado, explotación y miseria.

Así pues, nos encontramos con una historia portadora de esperanza. Así hay un cine valioso por su capacidad descriptiva como la reciente La clase (2008) de Laurent Cantet o por su interés para interrogar como La ola (2008) de Dennis Gansel. Sin embargo, hay películas que actúan como fábulas que reconstruyen con los trozos del desastre una esperanza contra toda esperanza. Algunos pensarán que son fantasías de ingenuidad infantil propias de las películas. Otros pensamos que transparentan algo que forma parte del corazón humano. Y lo cierto es que los espectadores necesitan de estas historias que den un respiro y permitan mirar más allá. Incluso, a veces, al final hay premios de reconocimiento para quien cuentan historia así. Y lo importante no es ser millonario, sino la testarudez de la bondad que hace posible lo imposible.

(Fuente: Cinemanet)

* Peio Sánchez es sacerdote y teólogo, miembro de las comunidades Adsis, profesor de Teología en Barcelona, y director del Departamento de Cine de la Delegación de Medios de Comunicación del Arzobispado de Barcelona. También es director de la Semana del Cine Espiritual de Barcelona.

Noticias y artículos relacionados:

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

11 03 2009
sofia

Pero lo terrible de la vuelta a la REALIDAD de estos niños actores es que ya no quieren ser POBRES, no quieren volver a la vida de miseria de donde salieron para “soñar”.¿Dónde queda la “Esperanza”?¿Tendrán estos niños un futuro esperanzador?

21 01 2010
Lo mejor del cine espiritual en 2009 « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] Slumdog Millionaire (2008), de Danny […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: