¿A quién oramos? (II): beneficios de la oración de petición

6 05 2009

Por Jairo del Agua*

Oración de peticiónMe había quedado en que la oración no es para mover a Dios, sino para movernos a nosotros, como afirma rotundamente san Agustín. ¿Contradice eso al Evangelio? En él se lee claramente: “Pedid y se os dará; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá. Porque el que pide recibe; el que busca encuentra, y al que llama se le abre” (Lc 11,9).

Para empezar, esas palabras me parecen una preciosa llamada a la constancia. Nada se construye sin permanecer en el proyecto. No se puede llegar sin permanecer en el esfuerzo de caminar. Quien pide, busca o llama está identificando sus aspiraciones, sus objetivos, y es lógico pensar que estará dispuesto a poner los medios para alcanzarlos. Lo confirma la “parábola del juez injusto” (Lc 18,1). Otra lección magistral sobre la perseverancia y NO un retrato del rostro de Dios, en nada parecido a un juez injusto y comodón.

La súplica tiene además otras ventajas:

1.- Reconocemos a Dios, su existencia, su superioridad, su cuidado.

¿Qué gritamos instintivamente cuando tenemos un dolor o un disgusto? ¡Ay madre! Aunque ella no esté, incluso aunque haya muerto. Llamamos instintivamente a nuestro apoyo, nuestro auxilio, nuestro amor. Eso nos consuela y sostiene sicológicamente.

Cuando una parturienta grita no es que pida nada, puesto que está rodeada de sus cuidadores y tal vez de su esposo. Grita por el esfuerzo de alumbrar una vida. Es el instintivo desahogo, el impulso para su esforzada aventura. Algo parecido ocurre cuando suplicamos a Dios: “Gritamos mientras empujamos”. Quien invoca se hace consciente de esa Presencia invisible que nos rodea, nos tutela y nos impulsa desde dentro. Él conoce, mejor que nadie, nuestra sicología y por eso nos dice “pedid”, agarraos, cógete de mi mano y… camina.

2.- Reconocemos nuestras necesidades (limitación, pobreza, fragilidad, ceguera, inconstancia…) y nuestras aspiraciones (deseamos ser buenos, generosos, pacíficos, justos, fuertes, sabios…).

Eso es un gran avance porque nuestra vida suele estar embarrada en la inconsciencia y sólo las necesidades instintivas nos son evidentes. El identificar nuestras aspiraciones y necesidades es el primer paso para poner los medios y actuar. El más importante: mantener el rumbo. La oración nos recordará que no estamos solos, que Él rema a nuestro lado, nos sostiene, nos ilumina, nos abraza y nos protege siempre, siempre, siempre.

3.- Reconocemos las necesidades de los otros y nuestra aspiración a colmarlas. Así expresamos nuestra solidaridad, nuestro cuidado, nuestro amor gratuito. Eso abre el corazón, amplia nuestra mirada, pone nombre a la ayuda y nos predispone a actuar.

La “oración de petición”, cuando la vivimos bien, nos pone en nuestro sitio: Seres pequeños y limitados pero llamados a la inmensidad. Oscurecidos pero en camino hacia la luz. Temerosos pero a la conquista de seguridad. Apretados por el tiempo pero con vocación de eternidad. Sumergidos en los vaivenes de la vida pero abrazados por la paz en nuestro mismo centro.

La súplica nos alienta, nos motiva, nos sumerge en las aspiraciones profundas, nos ayuda a conocernos, a acercarnos al tesoro interior. Quien aspira -por ejemplo- a ser pacífico pedirá paz. Con esa petición estará descubriendo y alimentando la paz de su interior que clama por crecer y manifestarse. Podría afirmarse: “Dime qué pides y te diré quién eres”.

En síntesis, la eficacia de la oración -de toda oración- se manifiesta en estos tres movimientos: actuar frente a lo remediable, aceptar lo que no tiene solución y dejarse envolver, es decir, dejarse acoger, amar e impulsar por esa Madre Dios que nos habita y sostiene. Nadie conoce los planes divinos, se nos van mostrando a medida que caminamos: “Mis planes no son vuestros planes, ni vuestros caminos mis caminos” (Is 55,8). Pero lo que nos da seguridad, paz y gozo es sabernos dando pasos de regreso al Padre, estar convencidos de que “todo es para bien de los que aman al Señor” (Rom 8,28). Eso es realmente lo que “recibiréis” y no exactamente el objeto de vuestro capricho, necesidad o congoja. Se explicita en este otro pasaje: “Pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa” (Jn 16,24).

Las consecuencias de la oración son alegría, paz interior e impulso para actuar, y no necesariamente que el niño apruebe o te toque la lotería. En realidad nos está diciendo: “abridme y os saciaré”, equivalente al “estoy a la puerta y llamo…” (Ap 3,20). (Cuando uno se decide a abrirle de verdad, la “oración de petición” decae y pierde casi todo su sentido. Entonces rezas “Señor ten piedad” pero en realidad estás sintiendo “Señor abrázame”. Y en verdad que te sientes “abrazado” y “abrazándole”).

Estoy hablando, por supuesto, de la oración de petición interiorizada, sentida, personalizada. La otra, la rutinaria, distraída o interesada, sirve para muy poco o para nada. Y, por supuesto, la superstición es pura imaginación baldía (cadenas de fotocopias o PPS, comerse o coleccionar imágenes, los fetiches religiosos, los milagros garantizados, las canonizaciones a la carta, etc.). Hacer “oración de petición” es zambullirse en el regazo del Padre y dejarse sentir su misericordia, su cuidado, su amor. Como el grano de trigo se hunde en la madre Tierra para descubrir su potencial de vida, así el ser humano necesita sumergirse en el corazón de Dios, sentirse ínfimo y efímero ante su Creador, para poder abrirse a su impulso de Vida.

Cuando pedimos: ¡Señor ten piedad!, no es para arrancarle a Dios la piedad. Es para sentirnos pequeños y abrirnos a la piedad que el Padre nos regala permanentemente. Necesitamos ponernos de rodillas y suplicar, gemir, llorar… No para conseguir nada, sino para abrirnos al Torrente que nos regenera, fortalece y alimenta, para sentirnos protegidos por el abrazo de Dios. “Nunca es más grande ni más fuerte el ser humano que cuando está de rodillas ante su Hacedor”. Para eso es el “pedid y recibiréis”. Lo que no niega otras efectos que “se os darán por añadidura” (Mt 6,33).

Por desgracia, muchos cristianos pretenden conseguir de Dios lo que ellos mismos no quieren hacer, lo que no se esfuerzan por conseguir. En realidad pretenden chantajearle, negocian con Él, intentan manipularle: Si me concedes esto, empezaré a ser bueno. Si me curo, no volveré a fumar. Si me concedes dinero, empezaré a trabajar. Si me das, me pongo en camino… Cuando el proceso humano es el inverso: Si te pones en camino llegarás, si cambias de vida te irá mejor.

Finalmente conviene advertir que la “oración de petición” sólo es la bocamina. Habrá que adentrarse en la “oración de impregnación” -otros le dan nombres distintos- para alcanzar lo mejor de nosotros mismos, nuestras riquezas interiores, nuestro “santa santorum”. Porque sólo en lo profundo se produce el encuentro y el abrazo con el Dios que nos inunda. Quien se conforma con la “oración de petición” (habitualmente oración vocal) se ha sentado al borde de la bocamina sin llegar a tocar los tesoros de su yacimiento interior.

Trataré en el próximo artículo de un tipo de súplica sobre la que me han preguntado: la intercesión. En mi opinión desvirtúa el verdadero rostro de Dios. Lo someteré a vuestra consideración.

* Jairo del Agua es laico y padre de familia. Lee otros artículos suyos

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

10 05 2009
mª pilar garcía

Que hermosos art. sobre la oración. Son como una catequesis para avanzar desde los nuevos conceptos que hoy manejamos. Son como viento fresco y nuevo, que renueva el que nos acompañaba en las oscuras y cargadas “bodegas” de las enseñanzas antiguas; quizá buenas en el pasado, pero que han quedado baldías hoy.
¡¡Gracias!! Jairo, porque nos demuestra, que su experiencia personal, bucea en lo más profundo del Mensaje evangélico que Jesús nos dejo.
Nos anima a madurar, a escuchar, a descubrir, toda la riqueza que atesoramos en nuestro interior; pero para descubrirlo y saborearlo, como siempre nos dice… Hay que meterse dentro, ¡¡escuchar!! porque a veces viene a nosotros como un suave “susurro”, y hay que estar atentos, deseos de aprender, de crecer, de madurar.

Estar aferrados a lo antiguo, como Jesús nos enseñó, nos hace perder la oportunidad de saborear “frutos nuevos”.
“A vino nuevo odres nuevos” nos dejó dicho… “Se os dijo… Yo os digo…”

Avancemos sin temor, es de Dios, y nos abrirá un hermoso horizonte de esperanza y madurez en el ¡¡amar!!

Miraremos la vida con nuevos ojos; porque nada de nuestro hacer, puede estar separado de la vida; en ella, lo haremos crecer y multiplicarse, precisamente, desde esa manera novedosa y adulta de ver el ¡¡Verdadero Rostro de Dios Abba, que Jesús nos dejó!!

¡¡Gracias Jairo!! Por esta manera tan serena, clara y esperanzadora, de “enseñar” a pie de calle, para todas las personas de buena voluntad y corazón abierto.
mª pilar

14 05 2009
¿A quién oramos? (III): la mal llamada intercesión « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] ¿A quién oramos? (II): beneficios de la oración de petición […]

26 05 2009
ODIN MOISES

GRACIAS POR LA LUZ QUE ME HAS DADO.

5 06 2009
¿A quién oramos? (IV): aclaraciones sólo para adultos « Fe, Arte, Solidaridad… y Tú

[…] ¿A quién oramos? (II): beneficios de la oración de petición […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: