El Estado no es capaz de educar como la familia

1 09 2009

Por Lilián Carapia*

Las nuevas estructuras de desarrollo económico y financiero mundial —que no va adelante en condiciones de justicia y promoción del bien común— afectan a todos los ámbitos del quehacer humano, y de manera especial lo resiente la familia. Caritas in Veritate, la nueva encíclica del Magisterio Social del Papa, dedica un pequeño pero importante espacio —los párrafos 43 y 44— a la familia como institución que tiene competencia primordial a la hora de educar en los únicos valores capaces de conducir al género humano al desarrollo integral en la caridad y en la verdad.

Educar en el sentido del «deber»

Caritas in Veritate advierte del peligro que comporta la mentalidad del «sólo exigir derechos» y rehusar madurar en el sentido de la responsabilidad respecto al desarrollo integral propio y ajeno. Son muchos los estados del mundo que tienden a fundamentar los derechos de las personas en la «mayoría de votos», poniendo en peligro: 1) a los verdaderos derechos, que pueden cambiados en cualquier momento; 2) el interés por respetarlos y tratar de conseguirlos y, finalmente, 3) el verdadero desarrollo de los pueblos. El estado traiciona así su misión, que es «ayudar a los hombres a ser «artífices de su destino», asumir deberes, pues esto genera desarrollo, mucho más que la mera reivindicación de derechos». Los padres, entonces, van por buen camino cuando educan en el sentido del deber, que refuerzan en los hijos los verdaderos derechos, y los hacen capaces de defenderlos y promoverlos como un compromiso al servicio del bien (cf. n. 43).

Especialmente en el ejercicio de la sexualidad

El problema de asumir los deberes propios se hace especialmente delicado en el ejercicio responsable de la sexualidad. Hoy contemplamos con tristeza que la mayoría de los estados no hablan con acierto ni a través de sus Mass media, ni a través de sus sistemas educativos, de una verdadera educación sexual. Porque lo único que importa a los estados es la protección de eventuales contagios o del «riesgo» de procrear. A los padres, en cambio, les interesa la felicidad de sus hijos.

El espíritu consumista de la época lleva a considerar la sexualidad como un gusto más que el ser humano puede darse a ultranza. Y las soluciones que proponen los estados a los «efectos secundarios» de todo este permisivismo moral se desplaza al uso irracional de métodos artificiales de anticoncepción, políticas estatales de planificación forzada de la natalidad e incluso la «legalización» del aborto. La consecuencia inmediata de esta mentalidad materialista es que: «las personas acaban padeciendo diversas formas de violencia». Y: «Frente a todo esto, se debe resaltar la competencia primordial que en este campo tienen las familias respecto del Estado y sus políticas restrictivas, así como una adecuada educación de los padres.»

Porque está comprobado que el aumento de población no es la primera causa del subdesarrollo como algunos aseguran y que, por el contrario, «La apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica». «La Iglesia pide, sí, la procreación responsable, y dado que se interesa por el verdadero desarrollo del hombre, exhorta a éste a que respete los valores humanos también en el ejercicio y reconocimiento responsables del significado profundo de la sexualidad» (cf. nn. 28 y 44). Que no renuncien los padres de familia al cumplimiento, que hoy día es verdaderamente heroico, de educar a sus hijos en los verdaderos valores que llevan al desarrollo mundial.

* Lilián Carapia es licenciada en Filosofía y religiosa del Instituto de Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra, en México. Lee otros artículos suyos

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: