Por qué África es pobre

30 09 2009

Por Lyimo Gervas*

La miseria africana conmueve el corazón de mucha gente en todo el mundo y muchos se preguntan  y quisieran saber por qué África es pobre. Igual hay muchas respuestas al respeto. Los que les gusta los atajos aseguran que África es pobre porque los africanos son perezosos o son salvajes, otros creen que al continente le falta suficientes recursos naturales etc. Por eso, me siento obligado como africano que soy exponer mi parecer al respeto. Se trata de mi experiencia como oriundo de allá y no como analista profesional de asuntos africanos. Ahí van los factores de la penuria africana.

El africano

Muchos son los factores que determinan el desarrollo o subdesarrollo  de los pueblos, pero el factor primordial es su misma gente. No sería ninguna herejía decir que los africanos son los únicos responsables de su progreso o la  falta del mismo. El Papa Benedicto XVI ha dicho en su nueva encíclica Caritas in veritate «Pablo VI no tiene duda de que hay obstáculos y condicionamientos que frenan el desarrollo, pero tiene también la certeza de que «cada uno permanece siempre, sean los que sean los influjos que sobre él se ejercen, el artífice principal de su éxito o de su fracaso» (nº 39). La falla más grande que comete el mundo es querer salvar al África sin el africano. Todavía muchos creen en esta teoría. Hay mucho amor y obras para África más no al africano. Es hora de fijarse en el hombre africano. Algo hay en él que explicaría esa miseria. Es hora de esculcar toda la idiosincrasia africana y confrontarla con la verdad evangélica. No más a estos discursitos apologéticos sobre África y la gente sigue muriéndose de hambruna.

La corrupción

No se sabe bien si la corrupción trae pobreza o es la pobreza la que trae corrupción. El hecho es que la hay en abundancia y parece como que todos los jefes de estados africanos se han puesto de acuerdo en saquear las arcas de sus pueblos. En países como Tanzania, la corrupción se ha convertido en un valor social. Ha surgido algo así como una cultura de corrupción. Está de moda la corrupción. Aplausos para los que desvalijan los fondos de wananchi, el pueblo, en cambio los que no lo hacen se convierten en la burla de sus amigos, son calificados como walaza damu o sea, unos dormidos.

La ignorancia

El colonizador sabía que un africano educado, preparado se convertiría en una bomba de tiempo. Entonces la estrategia fue no educarlo, mantenerlo dormido. Lo único que enseñaba eran sus idiomas, la historia de sus países y algo de civismo. Como consecuencia de este sistema, la mayoría de los primeros presidentes africanos no eran  pensadores sino unos valientes guerreros estilo Chávez que supieron resistir el régimen colonial. Como muestra, un botón: el presidente Id Amin Dada de Uganda. Esta clase de mandatarios que tenían más músculo que cerebro le hicieron más daño al África que los propios colonizadores. Con semejante jefes de estado tampoco se pudo en la era post colonial garantizar a los hijos de estas tierras una mejor educación.

La cultura

Es el modo de vivir de un pueblo. No cabe duda que nuestros pueblos tienen un modo de vivir que le dificulta mucho el progreso. No estoy diciendo que toda la cultura africana es pecaminosa.  Daré un ejemplo; se demuestra siempre la familia extendida africana como un valor, así es;  pero también es cierto que este valor tiene su lado flojo. Es común advertir en África toda una familia extendida viviendo en completa dependencia de un solo familiar que tenga un buen empleo. Reina también la mentalidad de conformarse con lo poco. Completa falta de confianza en sí. Mucha fe en brujería y hechicería. La actitud negativa hacia el trabajo y pensar que hay una formula mágica para superar todos los problemas económicos. La falta de higiene y la cultura de no ir al médico son otros elementos que explican la pobreza.

La esclavitud

Los colonizadores hicieron acuerdos con jefes de algunas tribus de comprarles esclavos a cambio de ropa y otros juguetes que traían de Europa. Lo que desató una cacería de esclavos entre los mismos africanos. Con esta maniobra pudieron crear enemistad y desconfianza entre los pueblos africanos. Por ello hasta el sol de hoy a los negros nos cuesta bastante la mutua confianza. Los amos blancos tenían sus exigencias para la mercancía, o sea los esclavos. Exigían gente joven, fuerte, saludable y la que sabía hacer algo. Es decir, llevaron a Europa y América lo mejor que tenía África, su gente joven. La fuerza trabajadora de África se vino a pique, las poblaciones africanas se quedaron sólo con mujeres, niños y ancianos. La producción escaseó mucho. Por encima de todo esto, en esta trata de esclavos el amo le enseñó al africano una lección letal: que no era un ser humano, sino una mercancía.

La colonización

Fue la época más dura para el continente africano. Los conquistadores llegaron al África con un solo fin: saquearla. Nunca se interesaron por el bienestar del hombre africano. La misma mentalidad se ha perpetuado hasta hoy, se nota poco interés por el africano y mucho por su flora y fauna. Lo único que hicieron con éxito los colonizadores fue llevar a Europa todo lo que necesitaban para sus industrias. Convirtieron a los africanos en mulas para trabajar y nunca vieron los frutos de su trabajo. Esta es la razón por la cual el africano no es muy emprendedor porque su trabajo desde el principio no le generaba ningún beneficio.

El clima

El 80 por ciento de los africanos son campesinos que dependen de la agricultura para su sustento diario. África, a propósito, no es un continente industrializado. Siendo un continente que depende de la agricultura, está ubicado en una zona donde el clima no es el mejor para tal fin. Se sabe del solazo tenaz africano y la irregularidad de las lluvias. Otro fenómeno es el calentamiento del orbe, hay veces que en África llueve causando inundaciones y otras que no cae una gota de agua. Todo esto complica la agricultura. Despistando así al agricultor en cuanto al justo tiempo para la siembra. De manera que si no llueve en un continente que el 80 por ciento depende de la agricultura, no se puede esperar otra cosa sino hambruna y muerte.

El encerramiento

El conocimiento básico de la Historia nos muestra que los europeos salieron primero de sus tierras para conocer las nuestras. Este espíritu de exploración tardó mucho en llegar al África. Muchos pueblos africanos se mantuvieron enclaustrados en su pequeño mundo hasta hace muy poco. Ni había comunicación interna —me refiero entre los mismos pueblos africanos— por el problema de la diversidad de lenguas, ni externa por falta de recursos y sobre todo por falta del espíritu aventurero. Como resultado, los africanos por siglos quedaron con lo poco o mucho que se sabía y tenía. Esa falta de contacto con otras civilizaciones hizo que África no pudiera seguir los pasos gigantescos en economía, ciencia y tecnología que estaban y están haciendo los otros continentes. Mientras otros han llegado a la Luna, nosotros no sabemos si mañana habrá desayuno.

La religión

El cristianismo y el Islam son las dos religiones que rigen en África. El animismo esta prácticamente en vía de extinción. El Islam encontró mas acogida en el África porque su doctrina es clara y sencilla. Asimismo la poligamia africana encontró semejanza en el Islam que permite tener varias mujeres. Doctrina que ha tenido muchas implicaciones sociales adversas en el mundo africano. Por otro lado, el cristianismo que tuvo al principio muchas incompatibilidades con la idiosincrasia africana promovió de manera conciente o inconscientemente la mentalidad de pobrecitos africanos. Se traía todo del extranjero para la gente y a ella no se le exigía nada. Se perpetuo así por medio de la iglesia la mentalidad de «no puedo, no tengo, soy pobre, ayúdenme», saidia baba.

Guerras civiles

Las guerras civiles son el resultado del fanatismo de la tribu. Los europeos cuando llegaron le echaron gasolina. Es una regla que funciona a la perfección. El amo en su estrategia de dominar tenía que dividir y logró dividir África no sólo geográfica sino también espiritualmente. La maniobra consistía en sembrar odio entre una tribu y otra. En el caso que ya existía odio entre estos grupos étnicos, ellos promovían el conflicto. Las guerras civiles han jugado un papel importantísimo en el subdesarrollo de muchos países africanos porque no sólo se moría en guerra la fuerza trabajadora, sino que también desplazaba a mucha gente. Todavía tenemos viva la memoria de la guerra salvaje entre los Hutus y Tutsis.

Inestabilidad política

Existe una diferencia muy grande en la forma como se ejerce la política en África y en los países desarrollados o en vías de desarrollo. Mientras ellos respetan sus constituciones y gozan de una estructura política estable, en África es todo lo contrario. El ocaso de unas elecciones presidenciales es el vaticinio de disturbios o guerra civil. Los gobiernos Africanos no son estables políticamente hablando. Como resultado es el continente con más golpes de estado. En África las constituciones se cambian al antojo del mandatario de turno. La misma práctica la esta asumiendo hoy America Latina y un día le costará sangre. El odio tribal también afecta mucho al ejercicio de la política en África. Otros factores que influyen en este tema son la falta de una buena preparación académica de los lideres políticos, mucha dependencia de los países ricos, abuso de poder político y la cultura de perpetuarse en el poder.

Fuga de intelectuales

En la medida que algunos africanos fueron preparándose intelectualmente,  los gobiernos corruptos empezaron a sentir sus críticas muy de cerca. Los dictadores africanos desataron una persecución infernal contra estos opositores de sus gobiernos, mayoritariamente, como hemos dicho, intelectuales. Muchos fueron desaparecidos, como el caso de Stive Bico, y los que pudieron se fugaron al exterior para liderar desde ahí la oposición. Pero hay otra razón que explica dicha fuga del cerebro africano: la pobreza. Los sueldos que pagan los gobiernos africanos no concuerdan con el nivel académico de los doctos, a lo que deciden ir en busca de nuevos horizontes en el exterior. Desangrando así intelectualmente al continente.

Solidaridad externa

Hemos dicho que el progreso del África depende mucho de ella misma, pero se equivocan todos los que piensan que África no necesita la mano de los otros continentes. Sin desconocer que muchas naciones han ayudado al África, la verdad es que las ayudas no han sido sino unas migajitas nada más. Lo que llamamos, aquí en Colombia, «pañoletas de agua tibia». Lo ha dicho bien el Papa en Caritas en Veritate: «el subdesarrollo tiene una causa más importante aún que la falta de pensamiento: es la falta de fraternidad entre los hombres y entre los pueblos» (nº 52).
Los poderosos no han hecho aportes significativos como para sacar a África de su pobreza. Erradicarla desde sus raíces. Se reconoce también que lo poco que se ha donado, lo han tragado nuestros insaciables políticos que no logran todavía distinguir entre lo de ellos y lo del pueblo. Algunos especulan que la razón por la cual los poderosos no hacen algo serio para África es porque para ellos África realmente no cuenta, es un estorbo nada más. Lo ideal sería eliminarla, pero como no se puede entonces la quieren dejar para que ella sola perezca. Sólo esperan que caiga sola.

Poco tiempo de autogobernarse

Por muchos siglos África fue dominada, esclavizada hasta principios de los años 50, que algunos países empezaron a adquirir la independencia. Como se puede ver, el tiempo de la independencia es muy poco para que haya alguna organización notable, teniendo presente que los amos no hicieron  mucho para los pueblos. En realidad muchas naciones africanas, comparando con otros europeos y americanos, están apenas en la etapa de la adolescencia. Se necesitan muchos años más de autogobernarse para que una nación encuentre SU propio rumbo. Algunos piensan que hasta ahora África esta haciendo política y economía modelo europeo con razón le cuesta bastante.

El Sida

Las enfermedades mortales siempre han encontrado en África su cómoda madriguera. La cólera, la Ébola, el tifod, la malaria, la meningitis etc. Pero en los últimos años el SIDA ha sido el asesino silencioso de muchos jóvenes africanos. Bueno, ya no es tan silencioso. Se cree también que el Sida ha matado muchos políticos y profesionales africanos. El ex-presidente de Sudáfrica, el Señor Nelson Mandela, reconoció públicamente que su hijo Makghathos Mandela había muerto victima del Sida. Socialmente, el Sida ha debilitado mucho la clase trabajadora en África. Por otro lado, muchos niños crecen huérfanos y en situaciones realmente críticas debido a que casi toda la familia ha desaparecido por el SIDA.

Mungu ibariki Africa
Dios bendiga Africa

(Fuente: Ciudad Redonda, 2/09/2009)

* Lyimo Gervas es sacerdote, natural de Tanzania, y Misionero de la Consolata en Cali

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: