Los obispos ante la crisis

20 12 2009

Lo prometido era deuda. Esta vez no han sido los obispos tan rápidos para tomar postura como en otros temas, pero al menos lo han hecho de manera firme. La “Declaración ante la crisis moral y económica” es un documento sencillo, que ha costado un año llevar a cabo, y que servirá como base para una reflexión mucho más profunda en los próximos meses. Un texto interesante y valiente, cuya lectura recomendamos vivamente. Con especial preocupación por las causas y las víctimas de la crisis, y con la toma de postura y compromiso ante las personas que sufren. “No tenemos soluciones técnicas que ofrecer“, comienzan reconociendo los obispos, pero sí la capacidad de señalar cómo la crisis está afectando a las familias, los pequeños y medianos empresarios y la población inmigrante, a quienes “no podemos abandonar a su suerte”.

No hay verdadero desarrollo sin Dios“, afirma el texto, que reclama que “el verdadero desarrollo alcance a todo el hombre, y a todos los hombres”. Una solidaridad humana que bien hacen en recordar nuestros obispos. No sólo es una cuestión de políticos y empresarios, sino de todos, pues “Dios mismo nos empuja en nuestro interior a aliviar la miseria”.

El documento es especialmente incisivo con el tratamiento que, aun en época de crisis, debe darse a la población emigrante, “pues la recién aprobada Ley de Extranjería restringe derechos que afectan decisivamente a su dignidad como personas. Una sociedad con un objetivo de auténtico progreso humano se preocupa por el bien de todos y de cada uno”.

El compromiso de la Iglesia por la vida de todos, conscientes de que “los pobres sufren la peor parte” en el mundo globalizado, es otro de los puntos fuertes del texto episcopal, que agradece la labor infatigable de Cáritas, Manos Unidas y centenares de instituciones que luchan contra la pobreza y la desigualdad.

Como Conferencia Episcopal, se ha decidido entregar a Cáritas el 1,5% del Fondo Común Interdiocesano, lo que supone más de tres millones de euros. El año pasado ya se hizo un gesto similar, aunque con un 1% (1,9 millones). Los obispos, pues, saben que Cáritas trabaja, y trabaja bien.

En suma, un documento valiente, comprometido y donde se ve que, en algunas ocasiones, se le da la relevancia que merecen instituciones que trabajan, en el barro, con los que más sufren.

Más información:

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: