Sobre la iglesia “vasca” y el “caso Munilla”. A vuela pluma

26 12 2009

José Ignacio Calleja*

«Pero, ¿para qué te metes en esos foros?», me dicen algunos que bien me quieren; «sabes perfectamente que son como “una jaula de grillos”». Quizá, pero… Si hiciéramos un esfuerzo para ponderar lo que estamos diciendo y si podemos decirlo así, tal cual… Leo el nombramiento de Munilla en boca de “los políticos” y me digo, «ya han convertido un debate eclesial y pastoral en un debate político; preferentemente, político». Y detrás de ellos, la gran mayoría de los católicos de a pie. Desde luego, todo tiene un sesgo político de uno u otro signo. Todo: la composición de la CEE, también; los movimientos eclesiales, también; todos; usted y yo. Pero de ahí a que ésa sea la clave de interpretación y debate va un trecho. Creer que el pesar de los párrocos guipuzcoanos en el “caso Munilla” es por filias y fobias nacionalistas, sólo puede explicarse desde un nacionalismo mucho más visceral que el denunciado.

Deberíamos acostumbrarnos a diferenciar entre opciones políticas y valores culturales de una población; en este caso, más que en otros, plural y compleja en su conciencia de la identidad. Quien no digiere esta distinción, y acusa a otros de politizaciones nacionalistas de la religión, sólo porque habla así, tiene un problema de tolerancia y de capacidad de convivencia con otros distintos a uno mismo. Conozco mucha gente muy buena en su vida e intención, pero que tiene este problema; la respeto, pero se lo digo. Y de esto no podemos escapar diciendo «ETA es terror y asesina», sino diciendo esto mismo, ¡qué lo digo hace muchos años!, pero respetando aquella diversidad y sus expresiones justas. El quicio de la cuestión está en “justas”, no en si molestan y cómo evitarnos el problema.

Vivir en el País Vasco, y ser ciudadano ahí, requiere diferenciar el terror y sus apoyos políticos y sociales, de la legítima e incómoda complejidad de sus ciudadanos. Con todos los peligros que esto conlleva, pero con todos los derechos y deberes que son irrenunciables en todos. Y de ahí, el pacto democrático, siempre respetado, y siempre precario. Esto es vivir en sitios de complejidad identitaria, cultural y nacional compleja. Quien quiera ser iglesia, obispo, cura o laico, en ese lugar, tiene que entenderlo y traducirlo a derechos y deberes respetados, exigidos y valorados. Yo mismo sé, y soy vasco, que al no hablar euskera, no debo consentir abusos contra mí y otros por esta razón, pero tengo una dificultad muy seria para ciertas responsabilidades, como ser Párroco en una zona euskaldún. Era un ejemplo.

Si esto fuese cierto, el debate en “el caso Munilla” es ante todo eclesial y pastoral: qué modo de ser Iglesia, de anunciar el evangelio y de practicar la fe entre una gente con sus características propias. Y esto no puede resolverse en los términos de lo que diga “el Cardenal” (¡es una maldad mía, pero hay que decirlo!); es claro que no puede satisfacer a nadie, salvo a aquéllos que están viviendo el caso en términos de “reconquista”, y denuncio que son demasiados. Ridículo.

Así que veamos con más tino y equilibrio algunos lugares comunes sobre la “iglesia vasca”, o para no ofender, de “la Iglesia en el País Vasco”. Por ejemplo, que en su clero es muy nacionalista. Bueno, mucho más cultural que políticamente, y esto según el lugar. Convengamos que en Guipúzcoa más, es lógico, y siempre, como en las demás iglesias, en analogía con la mayoría de la población. Podríamos ser más independientes, hablo como cura, y merecemos críticas, pero que nadie olvide que las iglesias de todos los lugares son muy nacionalistas, la polaca y la española; y por poner un ejemplo extremo, hasta las guerras son justas para las iglesias de los dos bandos, allá donde las iglesias se han pronunciado. ¿Por qué? Se dice que no hemos sido sensibles al sufrimiento de las víctimas y hasta indiferentes. Hay que aceptar las críticas, tienen mucho de verdad, pero hay que diferenciar y concretar mucho más. Ellas debieron tenernos más cerca y más nítidamente, y antes. Deben reconocer que se rodearon de no pocos compañeros de viaje con un propósito muy politizado y partidista. No era tan fácil. De hecho, eso de que hubo que buscar curas, por miedo y cobardía de los curas vascos, para celebrar los funerales, no lo sé; se cita como un lugar común, pero me extraña; otra cosa es que la parroquia tuviera unos horarios para los funerales, y se le exigiese que esté el Obispo y sea a la una; no lo sé; siempre he pensado que en la muerte, y más en el asesinato de los representantes políticos del pueblo, o de la autoridad, el Obispo debió estar y favorecer los deseos de la familia; pero también he pensado, que había que despolitizar los funerales de las víctimas, con ese correr de las autoridades públicas a “presidir” el funeral en lugar destacado; el homenaje público, sí, pero ¿el funeral? Estas distinciones que sé que enfurecen a muchos, yo las mantengo desde el compromiso de haber tenido una palabra pública de denuncia del terror de ETA, desde hace muchos años; no paso factura, pero me siento un poco más libre, sólo un poco, para decirlas; y la forma como veo que se denuncia a ciertos Obispos vascos, y a la iglesia “vasca” en su conjunto, la asumo por mor de las víctimas, pero digo que muchos de cuantos la hacen, no ponderan bien sus palabras, hablan generalizando, y están más politizados que la mayoría de nosotros; y, cuando ha sido, o es, la Iglesia “española”, me admira que no se mire en el espejo de su postguerra y la larga dictadura. No es el «y tú peor» —que me parece un argumento moral estúpido”— sino «a lo mejor no ha sido tan fácil, ni lo ha hecho tan mal como se dice, esta “iglesia vasca”». Aún recuerdo a Múgica, el hoy Defensor del pueblo, saliendo de una catedral dando gracias a los curas vascos, por tantos y tan representativos como les habían acompañado, mientras fuera el Lehendakari Ibarretxe era abucheado por los asistentes. Es un ejemplo.

Se dice que esta iglesia “vasca” ha arruinado su patrimonio popular histórico, por mor de su nacionalismo. Bueno, todo es más complejo, tras la secularización de las sociedades modernas. Pero admitamos parte de la culpa. No debemos ofender a ningún católico por nuestro nacionalismo, y él debe aprender a reconocer el suyo y a convivir con distintos. Porque claro, si un nacionalismo asentado y legítimo, el español, lo damos por “normalizado”, y por ende, “vivido en silencio”, y otro, emergente, lo declaramos ilegítimo, “porque genera terror”, y lo vivimos como anormal y silenciable, entonces tenemos un problema de derechos en torno a lo justo. Yo me siento muy libre, otra vez, para hacer estas distinciones, porque soy demasiado incrédulo como para ser nacionalista de cualquier lugar, pero sé que tengo que respetar los derechos y deberes de los que son distintos a mí, lo justo. Y hay una cosa que he aprendido: lo justo en sociedades identitariamente complejas hasta el antagonismo es muy ingrato y difícil de acoger. Pero lo mismo sucede en las sociedades de la crisis por causa del antagonismo en cuanto a los bienes necesarios para vivir. Claro, si nos callamos sobre la propiedad y su acumulación injusta y desmedida, y sobre la diversidad nacional de los vascos, y cómo vivir estas cosas en justicia, si todo lo reducimos a “caridad-beneficencia”, todo es más fácil para la religión, pero a qué precio en su encarnación hacia Dios y hacia la tierra.

Es difícil todo esto. Dicen que hemos vaciado los seminarios e iglesias, y que ahora se van a recuperar, con otra propuesta religiosa, sólo religiosa, y cristiana, bien cristiana; Dios nos oiga. Hay seminarios con vocaciones por distintos lugares. No tantos, no tantos; y en varios casos, recogiendo vocaciones de aquí y allá, más por afinidades “ideológico-religiosas”, que por una iglesia local floreciente. No sé cuál es el futuro de esa iglesia; con todo respeto a esas personas y opciones, y Munilla los representa bien, tendrán que dar cuenta, como todos, de las preferencias evangélicas, ¡no propias o de los mentores!, sino evangélicas, las bienaventuranzas, primera expresión moral y espiritual del Amor que nos convoca, y tendrán que hacerlo al modo como Jesús es el Cristo de Dios, ¡que por cierto, lo lleva a la cruz, una cruz ni querida ni buscada!, y tendrán que acoger la ley de la Encarnación en la historia de la salvación, y apechugar con la condición social e histórica del ser humano y, por ende, de la evangelización y la fe, y tendrán que aprender a vivir en sociedades políticamente laicas y con ciudadanos cuya libertad de conciencia es relativa, pero relativa a la dignidad de la persona, clave de bóveda de las obligaciones morales —sí, morales— que a todos nos incumbe respetar para ser dignos de la experiencia más íntima de todo ser humano, y en la fe, del mismo Dios. Si de uno u otro modo no se acogen esas preferencias de la fe, y estoy pensando en “los más pobres y pecadores” —sí, en ellos— y no se le da significado también social —sí, social— y no se sabe de la autonomía moral de la persona —sí, moral— evidentemente pueden intentar otro camino pastoral y eclesial, pero lo harán en falso; no he dicho, en vano, sino en falso. Todos tenemos que corregir en los caminos recorridos, pero si alguien cree que por tener más vocaciones, ya está la iglesia de Jesucristo en marcha, se equivoca; valorar la marcha de la Iglesia a golpe de estadísticas es convertirla en un remedo de un partido político —¡los critico, pero los valoro!— cuya ideología da, a veces, para un roto y un descosido, para fines electorales. Pero en la Iglesia no es así, no puede ser así; y la renovación pastoral, la haga quien la haga, requerirá honradez con el evangelio, ¡entero!, y con los seres humanos que son sus destinatarios, todos, y especialmente de los más olvidados del mundo; separando lo justo de lo injusto, pero no lo cómodo de lo socialmente incómodo. Creer que de esto te libras si acuerdas con el Cardenal tus pasos, y por él, con Roma, es un camino que te va a distraer del Evangelio —¡no sería la primera vez en la iglesia española, ni la única iglesia a la que le pasa!— y que mucha gente de bien entre nosotros lo va a recordar a diario, y como es lógico, lo llevará a los Consejos de la Iglesia con coraje de adultos y convicción de conciencia.

Así que vamos despacio, y si ya no tiene remedio, a ver cómo hacemos iglesia de Jesucristo juntos, en la incomodidad de sabernos social y pastoralmente distintos; ¡quiero creer sinceramente que no antagónicos!;  y en la certeza de que, desde la libertad del Amor, y el compromiso con los más pequeños del mundo, podemos dar con un mejor camino para que el ser humano viva con dignidad, o sea, para glorificar al Dios vivo. No es fácil.

* José Ignacio Calleja es sacerdote y profesor de Moral Social Cristiana en Vitoria. Lee otros artículos suyos en FAST

Anuncios

Acciones

Information

One response

20 02 2010
Quin King

EL OBISPO DIJO UNA ¡GRAN VERDAD!

Monseñor Munilla, en la entrevista que la periodista Gemma Nierga le hizo en el espacio La Mañana en la SER, dio en el clavo con sus declaraciones, y no tiene que rectificar nada señor Lehendakari del Gobierno Vasco, porque ha dicho absolutamente LA VERDAD.-

Visto la virulencia conque religiosos, políticos, escritores, periodistas, teólogos y demás gentes, se rasgan las vestiduras (y hasta las entrañas), para “condenar” al obispo Munilla, algo “gordo” y “verdadero” ha debido decir, porque sería propio de gente “sinsorga” atacarle de esa manera si lo que ha dicho “no es verdad”, ya que en ese supuesto sería mas correcto advertirle y sacarle de su error con argumentos de caridad cristiana (o no hacer “ni caso” a lo dicho, por… “estupidez”).-

Pero no.- Munilla ha dicho una gran VERDAD, y eso, duele a los que se quieren erigir en pedestales de “sabiduría” para que la plebe “los aplauda”.-

A los soberbios, les sale como un resorte eso de… “ha blasfemado”, “crucifiquémosle”, que es lo que en el fondo vienen ha decir y querer todos esos críticos del obispo.-

El obispo Munilla ha dicho que: es un mal más grande el que nosotros padecemos que el que esos inocentes sufren, refiriéndose a la catástrofe de Haití, para hacernos comprender “la gravedad del mal del que nos habla”.- También ha dicho otras muchas cosas que ustedes no quieren leer, agarrándose a esta frase como clavo ardiendo para “condenarle”.-

Son tan “monstruosos” los pensamientos de los que dicen que Monseñor es insensible a los dolores que padecen sus semejantes en Haití, que no hacen otra cosa que ratificar como verdaderas las opiniones del obispo respecto a la “enfermedad espiritual de nuestra sociedad”.-

¿A ustedes les extraña los males que nuestra sociedad padece?: “niños que desaparecen”, “chicas jóvenes terriblemente asesinadas”, “violaciones con ensañamiento”, “mujeres acuchilladas por sus parejas”, “padres maltratados por sus hijos”, “profesores amenazados y despreciados por sus alumnos”, “policías encubridores de gravísimos delitos”, “financieros estafadores”, “empresarios que se quedan con lo ajeno”, “robos con violencia”, “divorcios que desorientan a los hijos”, “abortos de chicas adolescentes”, “juventud adoradora del alcohol y las drogas”, “terrorismo con extorsiones y muertes”, “bandas callejeras de matones”, “políticos corruptos”, “mafias de trata de blancas”, “jueces prevaricadores”, y… pueden seguir enumerando males hasta donde quieran.

Con lo que la juventud percibe de nuestra sociedad a través de los medios de comunicación como… “modelos de vida”, no es extraño que “después” pasen todas estas cosas.- Y para más inri, pretenden quitar los crucifijos de las escuelas y colegios, que es querer quitar los mandatos que Jesucristo nos dio para enderezar nuestras conductas, para que seamos “hombres nuevos”; y no hay nadie que nos haga ver la “gran catástrofe” a la que nuestra sociedad se encamina.- El obispo Munilla sí lo hace: con sus escritos, con sus declaraciones, con las explicaciones del Catecismo de la Iglesia Católica.-

Si la sal se desala… ¿quién la salará?.-

Me encantaría que todos esos “virulentos críticos” del señor obispo de San Sebastián: religiosos y teólogos, me explicasen el Catecismo de la Iglesia Católica como lo hace el obispo Munilla.-

De los titulares y tergiversaciones que hacen los periodistas en sus periódicos, me extraña menos, porque viven de la noticia espectacular, “aunque sea mentira”.- No se si lo hacen queriendo ó sin querer, pero son muy hábiles en “recortar” frases ó pensamientos para que el titular sea “espectacular”, “monstruoso” y “escandaloso”, para que vayamos corriendo al kiosco a comprar el periódico.-

Un columnista que llama “tarugo” al señor obispo, también ha escrito: Eso de comparar la delicada situación española con la horripilante catástrofe de Haití no es solo una mentecatez, sino una blasfemia.- (aunque dice que puede estar emitiendo un juicio temerario al criticar a monseñor).-

Señor periodista, usted que escribe columnas que casi son “puro Evangelio”, ¿no le habrá traicionado también “ese pedestal” de tener que escribir a diario algo espectacular, sin pensar muy bien en lo que dice, para que compremos el periódico y le paguen a usted su sueldo?-

Quiero pensar que a Munilla no le han, ó no han querido entenderle; por eso, uno de esos teólogos que quieren “crucificarle” por lo dicho en la entrevista, escribe: Para una persona que cree en Dios, lo más sagrado es la vida humana.-

¿No será… “LA VIDA ETERNA”… señor teólogo?, y por ende ¿la vida humana, que es sagrada para “los que creen” y para “los que no creen” en Dios? .-

Quiero estar, en este caso, al lado del señor obispo de San Sebastián: Don José Ignacio Munilla Aguirre, porque dijo una ¡GRAN VERDAD!-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: