Respetar los valores es cosa de fe y también de inteligencia

20 02 2010

Lilián Carapia*

Si a muchos hoy les cuesta creer en los valores y respetarlos se debe a que nuestra época está enferma de relativismos de varios tipos. La historia puede probarnos que, desde la antigüedad, los padres de familia han comprendido que existen actitudes que valen más que otras por el fruto que producen en sus hijos, y que es muy noble enseñarles a vivir respetándo esos valores, tanto a nivel individual como social. Éstos son los que llamamos valores éticos, y el relativismo ético es la postura de los que se ríen de esto y proclaman que no existen tales valores. Y cuando el hombre reconoce que Dios le pide tener actitudes con las que manifieste su amor por Él estamos ante los valores religiosos. En este caso, el relativismo religioso se pronuncia en contra. Éste ha surgido como la moda de ir detrás de una u otra «religión» según convenga, sin compromisos. Caritas in Veritate denuncia los daños que causa esta mentalidad que profana el santo nombre de Dios y daña a la persona en su conciencia, que es su núcleo más íntimo.

Que la fe y la razón nos instruyan

La Biblia da testimonio de que el pueblo de Dios fue madurando una vivencia ética muy superior a la del resto de los pueblos cananeos por su respeto hacia la Ley que Dios le reveló. Este proceso de maduración alcanzó su punto culminante con la feliz venida de nuestro Redentor, y los que nos decimos cristianos asumimos con amor y gratitud los valores del Evangelio. Y los antiguos griegos, que no tuvieron la fortuna de conocer a Dios por su Revelación, tuvieron, sí, el mérito de haber usado rectamente la razón y llegar a comprender que para ser dignos del aprecio de los demás había que captar el axios y respetarlo. El axios es lo valioso —de aquí el nombre de Axiología, disciplina que se encarga del estudio de los valores— de las personas y de sus obras. Los pedagogos romanos hacían otro tanto al instruir a sus discípulos hasta hacerlos valere, es decir, hasta ayudarlos a adquirir el vigor, la salud y la fuerza física, intelectual y moral. Y hoy, ¿qué entendemos cuando se habla de educar en los valores? Si la fe y la razón respetan y promueven los valores, y ésta es la rica herencia que nos han dejado nuestros maestros en la fe y los forjadores de nuestra cultura, ¿por qué echar su patrimonio al olvido?

El relativismo no es tan novedoso

Los relativistas creen estar en una posición de vanguardia, pero no es así. Ya los antiguos sabios tenían opositores cuando enseñaban que las personas y las cosas poseen su bondad y su belleza, y que esto mismo las hace verdaderas. Eran los sofistas, antiguos relativistas que proclamaban: «El hombre es la medida de las cosas… ¿Por qué debo pensar que las personas y las cosas me van a decir lo que es valioso? ¿Qué es lo bueno? ¿Qué puedo considerar valioso? Si a mi me agrada esto, esto es lo bueno y lo valioso para mí…». No es novedad que hoy haya quienes digan: «Si a ese hombre le gustan las drogas, las drogas tienen valor, son buenas para él»... Pero quien usa la razón se da cuenta de que eso es no respetar las cosas como son; que el que se droga se autodestruye. El bienpensante no ve la bondad que eso pueda dejarle al drogadicto, ni la belleza del acto mediante el cual se intoxica, y sabe que no es verdadero lo que afirma y que hay que ayudarlo a salir de ese error. Si el sofista de hoy dice: «si una mujer decide abortar que lo haga, es bueno que disponga de su cuerpo»; «si un homosexual quiere “casarse” que lo haga, es bueno que disfrute de su preferencia sexual»; «y si quiere adoptar niños, es bueno, cualquier otro puede hacerlo»; «si un enfermo pide que le apliquen la eutanasia, adelante, es bueno que termine con una existencia así»… un buen padre de familia no dejará que sus hijos crean en esas falsedades, que no poseen ningún valor porque no le enriquecerían mínimamente. Un buen padre de familia les enseñaría que seguir esas ideas hace de la persona un esclavo de sus caprichos, y no una persona de valor.

* Lilián Carapia es licenciada en Filosofía y religiosa del Instituto de Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra, en México. Lee otros artículos suyos en FAST

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

20 02 2010
monica

valores es una palabra que desgraciadamente ya no se escucha tan seguido, Dios quiera que las personas comprendan que para poder llevar una vida digna necesitamos de ellos. Que tengan un excelente fin de semana.

5 03 2010
JESUS RIVERA

“Los valores en la actualidad son cosa del pasado, no hay o si existen perjudican a la sociedad actual, su crecimiento y desarrollo ” Estas son palabras de un politico mexicano de izquierda, este partido ya fue catalogado por la Iglesia Mexica como un peligro para la sociedad al empezar la reformas de las bodas “gay”

Situación más lógica no podiamos esperar; como en los tiempos de Noé son las características de estos últimos tiempos, los terremotos ya tambien estan ahi, los anatemas también (P. Maciel), plagas, enfermedades, etc.

Como gente de valores y Fe nos queda orar, estar alerta e inculcar a la gente que nos rodea nuestro ejemplo.

21 09 2010
paola

que hermosos son los valores si los cumplimos serenos mejores cada dia de nuestra feliz vida….
VIVA LOS VALORES

11 02 2012
Malourdese Coronado Peraza

Los valores son esenciales, para nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: