Las “buenas maneras” del cristiano

28 02 2010

María Isabel Montiel*

No está muy de moda hoy hablar de buena educación y buenos modales,  porque se consideran meros formulismos que “encorsetan” a la persona y no la dejan actuar con espontaneidad, pero lo cierto es que, gracias a la “educación”, la vida puede resultar más agradable. Y si a ella añadimos una abundante dosis de amabilidad, respeto, empatía y gratitud, habremos conseguido el elixir perfecto de la felicidad para los que nos rodean.

¿Y a qué viene esto? Pues viene, a que todos los valores citados y alguno más, deberían formar parte del  “programa” de nuestra vida cristiana, ya que son la base de las relaciones personales. La práctica cristiana tiene que estar empeñada en la construcción de una sociedad más humana, y algo que contribuye a esa “humanización”, son los detalles sencillos, la delicadeza, el afecto, el saber agradecer todo lo que recibimos a diario…, porque la convivencia está hecha de pequeños gestos.

Los valores evangélicos se concretan en el compromiso por mejorar el mundo y la sociedad. Y el mundo cambiará si cambiamos nosotros, como la presencia de Dios en los demás, dependerá de la presencia de Dios en nosotros. ¿De qué nos serviría predicar el evangelio si dentro de la propia familia, comunidad, o entorno no intentáramos hacer posible el amor, la buena armonía, la comprensión, la alegría…? “Obras son amores y no buenas razones”, como dice el refrán. Obras que no consisten sólo en dar limosnas y ayudar al que tiene necesidades materiales, sino también en dedicar tiempo a la escucha del otro y acompañarle en su soledad, es decir, hacer que se sienta querido. Como también son amores esas pequeñas cosas que no parecen tan importantes: una sonrisa, una palabra amable, una llamada, la aceptación de una disculpa o la petición de perdón por un error, la sinceridad, la humildad… Actitudes generosas que no deben faltar en un cristiano.

Jesús quiere que la utopía de una sociedad diferente con valores que humanicen, se haga ya realidad, y nosotros, sus seguidores, estamos llamados a poner los medios para lograrlo. Los cristianos debemos intentar transmitir, a través de nuestra manera de actuar, que el Reino de Dios está entre nosotros. Y ese Reino no es una realidad deslumbrante, sino una semilla que germina en la sencillez y en el silencio. Es la pizca de levadura que hace germinar la masa, aunque esa masa esté algo contaminada y no deje ver del todo su lado bueno.

El mal no existe sólo en las estructuras sociales, sino también en el interior de los corazones; por eso, si se desea transformar la sociedad, hay que empezar por cambiar cada uno de los componentes de ella, cada individuo. ¿Hemos imaginado alguna vez qué diferente sería todo si cada uno de nosotros nos propusiéramos ser mejores? Si tratáramos de ser buenos ciudadanos, de hacer nuestro trabajo lo mejor posible, de ser honrados, educados, amables, respetuosos, generosos, compasivos… —en una palabra, de hacer la vida más agradable a los demás— el mundo sería un paraíso. Aún con el dolor y el mal que hay en él, y que muchas veces es inevitable…

Y todo esto no quiere decir que haya que callar para no molestar, no, no. Las injusticias hay que denunciarlas y tratar de defender los derechos de todos, pero también eso puede hacerse con “buenas maneras”.

Qué bueno sería que, entre otras cosas, se nos reconociera a los discípulos de Jesús por actuar como Él, por ser tan “humanos”, por procurar la felicidad de todos. Posiblemente muchas personas tratarían de averiguar cuál era el secreto de nuestra actitud, y qué nos mueve a ello. Sería el mejor “sermón” para anunciar el Evangelio y para ayudar a otros a  descubrir el sentido de la vida.

* María Isabel Montiel es Salesiana Cooperadora y profesora de E. Primaria. Lee otros artículos suyos en FAST

Anuncios

Acciones

Information

One response

12 04 2010
Karla

Los felicito por la publicación de éste tipo de artículos, estoy preparando una capacitación referente a Valores y éste en especial, me servirá de mucho para dejar un buen mensaje.

saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: