Óscar Romero, bienaventurado y beatificado por el pueblo

24 03 2010

XXX Aniversario del martirio de Monseñor Romero. Martin Maier*

Las beatificaciones pueden revelar indicios de la dirección que toma la política eclesiástica. Hay que entender así la diligencia con que se procedió a la beatificación (1992) y la canonización (2002) de Josemaría Escrivá (1902-1975), fundador del Opus Dei. Encarna un interesante contrapunto monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado a tiros durante una eucaristía el 24 de marzo de 1980 –hace treinta años– por su resuelta dedicación en favor de la fe y la justicia en El Salvador. Este compromiso acercó a monseñor Romero, originalmente conservador y próximo al Opus Dei, a la Teología de la Liberación. Detrás de su muerte estaba Roberto D’Aubuisson, que dirigía el servicio secreto militar y los escuadrones de la muerte.

Inmediatamente después de su asesinato, se produjo algo así como una canonización espontánea por parte del pueblo de El Salvador. Cuando se pregunta a las gentes sencillas por el significado que tuvo Romero para ellas, la respuesta va siempre en la misma dirección: al igual que Jesús, dijo la verdad y nos defendió; por eso lo mataron. El obispo brasileño —de origen español— Pedro Casaldáliga lo expresó claramente en su famoso poema ‘San Romero de América’ con estas palabras: “Pastor y mártir nuestro: ¡nadie hará callar tu última homilía!”.

A pesar de que el Gobierno siguió intentando callarle hasta fecha reciente, se ha convertido en un símbolo de la identidad nacional. Su imagen está en muchas chozas y casas. En una plaza principal de la capital de San Salvador, se eleva su busto en un lugar destacado. Todos los años, en el aniversario de su muerte, se celebra una procesión conmemorativa en la que participan miles de personas y que culmina con una gran misa solemne en la plaza de la Catedral, donde el Ejército perpetró un baño de sangre durante su sepelio. Monseñor Romero sigue siendo actualmente un gran ejemplo también para los jóvenes de El Salvador.

Imagen falsificada

En 1990 se inició el proceso oficial de beatificación de Romero, cuya etapa diocesana se clausuró en 1996 y a continuación se elevó a Roma. Arturo Rivera y Damas, por entonces arzobispo, confiaba en que su predecesor fuese beatificado en el año 2000, con motivo del 20º aniversario de su muerte. Éste habría sido también un deseo personal de Juan Pablo II. Sin embargo, desde diferentes frentes se han puesto y se siguen poniendo obstáculos a la beatificación de Romero. ¡Aún viven en El Salvador los miembros de la clase alta que brindaron con champán al recibir la noticia de su asesinato! También viven los instigadores pertenecientes al entorno de D’Aubuisson, responsables del asesinato.

Como los enemigos de Romero no consiguieron impedir en absoluto el proceso de beatificación, se empeñaron en falsificar su imagen. Con esta idea en mente, mezclaron su dedicación y las opiniones que vertió durante su etapa como arzobispo, con las anteriores a su conversión. Se le declaró “obispo piadoso y heroico protector”. Sin embargo, era evidente que la intención era llamar la atención hacia su solicitud caritativa por los pobres, a la vez que se ignoraba su profética condena de la injusticia.

Desde 1988 hasta junio de 2009, el partido ultraderechista ARENA, fundado por D´Aubuisson, formó parte de todos los gobiernos. En agosto de 2009, el obispo auxiliar Gregorio Rosa Chávez se manifestó con sorprendente claridad acerca del papel que desempeñó este partido en el torpedeo de la beatificación: había “bloqueado de forma discreta, por todos los medios, el proceso de beatificación de monseñor Romero”. No obstante, con el cambio de gobierno bajo el mandato del nuevo presidente Mauricio Funes, del partido FMLN surgido de la anterior guerrilla, se ha creado una nueva situación: “Esperamos que ahora cambien las cosas, pues todo el mundo sabe quién fue monseñor Romero; el pueblo ya lo ha canonizado y ahora sólo falta la palabra de la Iglesia”.

Las opiniones divergen también en la Iglesia y el Vaticano. Alfonso López Trujillo, cardenal de la Curia fallecido en abril de 2008, se pronunció con vehemencia hasta el final contra una canonización de Romero. Por el contrario, Juan Pablo II insistió expresamente en que se mencionase el nombre de Romero durante un gran acto conmemorativo en honor de los mártires cristianos celebrado en el Año Santo 2000. Es evidente que en Juan Pablo II (que a comienzos de su pontificado había visto con censura y escepticismo el compromiso de Romero) se había producido un cambio en la manera de apreciar su persona.

¿Cuál es la posición de Benedicto XVI? Durante su viaje a Brasil en mayo de 2007, declaró a la prensa: “Ciertamente, monseñor Romero fue un gran testigo de la fe, un hombre de gran virtud cristiana, que se comprometió en favor de la paz y contra la dictadura, y que fue asesinado durante la celebración de la Santa Misa. Por tanto, una muerte verdaderamente ‘creíble’, de testimonio de la fe. Existía el problema de que una corriente política deseaba utilizarlo injustificadamente como figura de estandarte. ¿Cómo poner adecuadamente de manifiesto su persona, protegiéndola de esos intentos de instrumentalización? Éste es el problema. Las investigaciones están en marcha y espero confiado lo que diga al respecto la Congregación para las Causas de los Santos”.

Para Ricardo Urioste, quien fuera su vicario general, Óscar Romero sigue siendo hasta la fecha el ser más amado y el más odiado en El Salvador: “Es amado por los pobres, los humildes, los necesitados, por aquéllos que saben que él les sirvió; es odiado por los poderosos, los que detentan el poder económico, político y en un sentido más amplio. Por este motivo, creo que todavía va a pasar mucho tiempo hasta que sea canonizado. Quizás se le canonizaría más rápido si fuese a la inversa: si en vez de los pobres, le amasen los poderosos”.

¿Es posible que realmente exista, en este sentido, una diferencia entre ser bienaventurado y ser beatificado?

(Fuente: revista Vida Nueva, nº 2699)

* Martin Maier es jesuita, redactor jefe de la revista Stimmen der Zeit y autor del libro Óscar Romero. Mística y lucha por la justicia (Ed. Herder)

Noticias y artículos relacionados:

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

27 03 2010
Lissette Guzmán

A Monseñor Romero ya su pueblo lo hemos beatificado con amor y no por cumplimiento, ni por legalismo; que sea reconocido por la iglesia lo veo importante pero no esencial, es como reafirmar algo que ya está tan implicito, como ejemplo nadie necesita decirnos que el agua nos sacia la sed o que el fuego nos puede quemar,porque lo percibimos por la experiencia, sino más importante que la beatificación en sí es lo que significa para la iglesia beatificarlo y que el vaticano diera ese paso, el reconocer que la misericordia de este sacerdote era y es verdaderamente lo que en la actualidad necesita la iglesia , que ya no se quede solamente en teoría sino pase a la praxis, que nuestro catesismo necesita una reforma con una mística más cristiana, más cerca de los pobres, además permitiría que los obispos pudieran hablar e incluir en sus misas las palabras de Monseñor Romero, pero creo que este es el verdadero impedimento y haberle dado tantas largas a la beatificación, temor a la enseñanza y al aprendizaje del Jesús histórico, que Monseñor encarnó y predicó en su conversión , lo demás de tanta espera creo que es simplemente un pretexto.

27 03 2010
jose

es muy complicada la vida de monseñor romero ya que estubo involucrado entre tantas corrientes politicas y teologicas que resulta dificil poder saber un estado de vida. lo que si es cierto es que fue una persona comprometida con su pueblo. tan es asi que la catedral solo se remodelo hasta que el gobierno lo quiso utilizar comop bandera

19 09 2010
Braulio Rivera Hernández

Yo admiro a monseñor Romero porque él es profeta y martir ,la beatificación en sí es lo que significa para la iglesia beatificarlo y que el vaticano diera ese paso, el reconocer que la misericordia de este sacerdote era y es verdaderamente lo que en la actualidad necesita la iglesia por eso su lema dice “SENTIR CON LA IGLESIA” en la actualidad el presidente Funes pidio perdon el asesinato de monseñor Romero, tambien las gracias a la Asamblea Nacional y ONU el 24 de marzo es el dia nacional de monseñor Romero y tambien el dia internacional de la Verdad

25 04 2011
anselmo el zurdo.

Para mi, está claro que el primer caudillo que pagó con su vida por estar al lado de los pobres y explotados y, en contra del inhumano y explotador multimillonario y terrateniente, fue mi colega Jesus, alias el mesías. Y el segundo mesías en todo lo que ha de años desde la crucificcion del primero, es monseñor Romero, al que me gustaría en tono afectivo y respetuoso, con el consentimiento de sus seguidores, ponerle otro reverenciado alias. Pero creo que no me corresponde a mi, sino a vos, sufridores. El Cid campeador ganó una batalla despues de muerto. Jesus ha ganado todas a las que se ha enfrentado. Seguid adelante, que el azote de los ricos salvadoreños, les llevará a la victoria final contra esos descorazonados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: