Un sacerdote “normal” no es noticia

7 06 2010

Carta al New York Times. Martín Lasarte, salesiano uruguayo en Angola*

Querido hermano y hermana periodista:

Soy un simple sacerdote católico. Me siento feliz y orgulloso de mi vocación. Hace veinte años que vivo en Angola como misionero. Me da un gran dolor el profundo mal que personas que deberían ser señales del amor de Dios, sean un puñal en la vida de inocentes. No hay palabra que justifique tales actos. No hay duda que la Iglesia no puede estar, sino del lado de los débiles, de los más indefensos. Por lo tanto todas las medidas que sean tomadas para la protección, prevención de la dignidad de los niños será siempre una prioridad absoluta.

Veo en muchos medios de información, sobre todo en vuestro periódico la ampliación del tema en forma morbosa, investigando en detalles la vida de algún sacerdote pedófilo. Así aparece uno de una ciudad de USA, de la década del 70, otro en Australia de los años 80 y así de frente, otros casos recientes… ¡Ciertamente todo condenable! Se ven algunas presentaciones periodísticas ponderadas y equilibradas, otras amplificadas, llenas de preconceptos y hasta odio.

¡Es curiosa la poca noticia y desinterés por miles y miles de sacerdotes que se consumen por millones de niños, por los adolescentes y por los más desfavorecidos en los cuatro ángulos del mundo! Pienso que a vuestro medio de información no le interesa que yo haya tenido que transportar, por caminos minados en el año 2002, a muchos niños desnutridos desde Cangumbe a Lwena (Angola), pues ni el gobierno se disponía y las ONG’s no estaban autorizadas; que haya tenido que enterrar decenas de pequeños fallecidos entre los desplazados de guerra y los que han retornado; que le hayamos salvado la vida a miles de personas en Moxico mediante el único puesto médico en 90.000 km2, así como con la distribución de alimentos y semillas; que hayamos dado la oportunidad de educación en estos 10 años y escuelas a más de 110.000 niños… No es de interés que con otros sacerdotes hayamos tenido que socorrer la crisis humanitaria de cerca de 15.000 personas en los acuartelamientos de la guerrilla, después de su rendición, porque no llegaban los alimentos del Gobierno y la ONU. No es noticia que un sacerdote de 75 años, el P. Roberto, por las noches recorra las ciudad de Luanda curando a los chicos de la calle, llevándolos a una casa de acogida, para que se desintoxiquen de la gasolina, que alfabeticen cientos de presos; que otros sacerdotes, como P. Stefano, tengan casas de pasaje para los chicos que son golpeados, maltratados y hasta violentados y buscan un refugio. Tampoco que Fray Maiato con sus 80 años, pase casa por casa confortando los enfermos y desesperados. No es noticia que más de 60.000 de los 400.000 sacerdotes, y religiosos hayan dejado su tierra y su familia para servir a sus hermanos en una leprosería, en hospitales, campos de refugiados, orfanatos para niños acusados de hechiceros o huérfanos de padres que fallecieron con Sida, en escuelas para los más pobres, en centros de formación profesional, en centros de atención a cero positivos… o sobretodo, en parroquias y misiones dando motivaciones a la gente para vivir y amar.

No es noticia que mi amigo, el P. Marcos Aurelio, por salvar a unos jóvenes durante la guerra en Angola, los haya transportado de Kalulo a Dondo y volviendo a su misión haya sido ametrallado en el camino; que el hermano Francisco, con cinco señoras catequistas, por ir a ayudar a las áreas rurales más recónditas hayan muerto en un accidente en la calle; que decenas de misioneros en Angola hayan muerto por falta de socorro sanitario, por una simple malaria; que otros hayan saltado por los aires, a causa de una mina, visitando a su gente. En el cementerio de Kalulo están las tumbas de los primeros sacerdotes que llegaron a la región… Ninguno pasa de los 40 años.

No es noticia acompañar la vida de un sacerdote “normal” en su día a día, en sus dificultades y alegrías consumiendo sin ruido su vida a favor de la comunidad que sirve. La verdad es que no procuramos ser noticia, sino simplemente llevar la Buena Noticia, esa noticia que sin ruido comenzó en la noche de Pascua. Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece.

No pretendo hacer una apología de la Iglesia y de los sacerdotes. El sacerdote no es ni un héroe ni un neurótico. Es un simple hombre, que con su humanidad busca seguir a Jesús y servir sus hermanos. Hay miserias, pobrezas y fragilidades como en cada ser humano; y también belleza y bondad como en cada criatura…

Insistir en forma obsesionada y persecutoria en un tema perdiendo la visión de conjunto crea verdaderamente caricaturas ofensivas del sacerdocio católico en las cuales me siento ofendido.

Sólo le pido, amigo periodista, que busque la Verdad, el Bien y la Belleza. Eso lo hará noble en su profesión.

En Cristo,

P.  Martín Lasarte, sdb

* El diario New York Times no llegó a publicar esta carta, que ahora circula por internet y que publicamos aquí por su interés, como ejemplo y testimonio de la vida entregada de muchos sacerdotes, religiosos y laicos en toda la Iglesia, que sin ser noticia, sí son —como dice el P. Lasarte— semilla de la Buena Noticia de Jesús.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

7 06 2010
WILSON

OH DIOS MIO YO TE AMO, EN ESTE MUNDO EXISTEN GENTES QUE MAS SE DEDICAN A INDAGAR EL MAL DE UNOS POCOS QUE LA OBRA DE DIOS EN MUCHOS, HACEN NOTICIA MUNDIAL MAL INTENCIONADA PARA DECLINAR LA FE QUE NO APORTAN EN NADA BUENO, PERO NO SOY YO QUIEN DEBO JUZGARLOS YA QUE EXISTE UNDIOS PARA ELLO. SEÑOR DIOS YO ORO POR ESTE SACERDOTE RESCENTIDO CON O SIN RAZON PERO CURALE ESE RESENTIMIENTO ORO POR QUE SE DE HA CONOCER LAS BONDADES QUE ESTAS GENTES HACEN EN EL MUNDO MENCIONANDO TU NOPMBRE DIOS ORO POR QUE LA NOTICIA DE LA FE SEA LA QUE MAS TRUINFE ORO POR MI YA QUE ME SIENTO IMPOTENTE DE NO PODER AYUDAR A LOS DE MAS POR QUE TODO SE LO HACE CON DINERO Y LOS QUE MAS TIENEN MAS QUIEREN Y NO QUIEREN SER SOLIDARIOS ORO POR QUE ME CANSE DE SEGUIR ORANDO Y NO VEO LOS RESULTADOS QUE TU ME PROMETISTE AMEN

9 06 2010
MIRNA

Tiene mucha razon este humilde sacerdote…pero señores no por el pecado que cometan otros sacerdotes los cuales son hombres pecadores al igual que somos todos, se debe generalizar, ahora bien el periodismo serio, comprometido, investiga y al igual da a conocer tambien buenas obras de otros, e igualmente debe hacer de estos una gran noticia. Confiemos en nuestro señor Jesucristo y pidamos por estos sacerdotes pecadores, pero tambien es cierto hablemos de los buenos.

DIOS NOS GUARDE

16 06 2010
Rock

“SE HACE MUCHO ESCANDALO POR UN SOLO ARBOL QUE CAE, Y NADA POR MIL QUE SE LEVANTAN”, Que Dios nos bendiga y bendiga a nuestros pastores.

18 06 2010
Fernando López de Arce Cabanes

Tenemos que alzar nuestra voz en defensa de los buenos sacerdotes, que son muchísimos más que los que han fallado en su sagrada misión. La Verdad se abre camino y al fin triunfa, pero es nuestro deber ayudar para que ese momento llegue lo antes posible. La ayuda de Dios no faltará. ¡Adelante y a seguir la buena labor!

28 06 2010
Hace más ruido un árbol que cae, que un bosque que crece. « tan_gente

[…] Fuente: Carta al New York Times. Martín Lasarte, salesiano uruguayo en Angola Posted by rsanzcarrera Filed in anecdotas historicas, contando, gente buena Leave a Comment » […]

23 03 2011
edith rojas

Estimado padre Martín, le encuentro toda la razòn, es verdad que siempre el periodismo realza las noticias malas pues es lo que mas vende y es lo que les gusta a la mayoria de las personas, hay muchas buenas acciones anonimas que solo Dios sabe de muchos sacerdotes que nadie conoce, tambien como laicos comprometidos y hermanos de otras religiones. En todas esta agrupaciones no cabe duda que tambien hay ovejas negras que se aprovechan de su “estado espiritual” y que lamentablementeprovoca que a los ferigreses se les quebra a veces hasta la FE, en mi caso, fui misionera laica catolica muy comprometida con mi iglesia por lo tanto estuve bastante cerca de los sacerdotes y otros misioneros y lamentablemente conoci personalmente, vi con mis propios ojos, escuchè con mis propios oidos situaciones que no corresponden a ningun ser humano y menos aun en personas elegidas de iglesia y supuestamente entregadas a acompañar la espiritualidad de tantas personas pues hay mucha gente detras de ustedes…
“”-Vayan por todo el mundo, prediquen el Evangelio a todos, bauticen…-“, son palabras que suenan a mandato, orden de trabajo, urgencia y compromiso…” Cuando estuve activa en la Iglesia, fue tanto el desencanto que me retirè, pues no solo lo vi en una persona actitudes equivocas como homosexualidad, promiscuidad sexual, envidia, celos, malos sentmientos, debo reconocer que vi tambien a la gran mayoria muy entregadas al servicio enviado en el nombre del Señor. Mi gran desiluciòn me llevò a custionar a la Iglesia catolica pero NO mi FE, y sentì que no podia ser “complice de lo que no corrsponde” pero no fui capaz de denunciar pues tambien me di cuenta que alli se les baja el perfil a estas situaciones, cosa que tambien vi ante alguna denuncia, una simple laica como yo no tendria oidos, y me retire con una gran culpa y orando para que estas personas encuentren el camino correcto y con la certeza que noy soy yo quien debe juzgar sino nuestro amoroso Padre Celestial que es Dios. En este momento NO tengo direccion espiritual porque he perdido la confianza y me siento sola al no pertenecer a ninguna agrupacion cristiana, pero mi espiritu misionero laico me llevó a fundar una Corporacion de ayuda a la comunidad por una enfermedad muy poco conocida e incapacitante que afecta al 4% de la poblacion con efectos colaterales espantosos principalmente a la famila, autoestima y laboral, entre otros mas. Estoy acompañada de Dios, El me guia y está presente en todo lo que hago, mi compañia espiritual es solo Dios. Para bien o para mal decidí este camino que espero y confío en Dios ha sido la correcta.
Me casé con la bendiciòn de Dios y tengo un hijo maravilloso, ambos situaciones por la Iglesia Catolica eso si.
Al fin en este escrito he podido desahogar mi pesar, mi pena este secreto que he mantenido por tanto tiemo aunque no di los detalles, que no van al caso.
Con gran respeto, me despido esperando no haber herido suceptibilidades.
Un abrazo en Cristo Jesús y un beso fraterno.
Edith Rojas, Chile

7 01 2012
Gladys Del Pilar Reyes

Amo a los sacerdotes sacrificados por sus hijos, que son los hijos de Dios… Los demás, el Señor será su juez porque le han fallado como humanos habiéndose entregado a una vida tan especial que era sólo AMAr y Dar sin recibir nada a cambio que no sea, bendiciones Divinas. Dios bendiga a los Sacerdotes y en especial a los que amo como el Padre Rafael Chávez, acá en Venezuela, al Padre Chulalo, como se le conoce y al Padre Eduardo de la Catadral de Barquisimeto-Edo Lara en Venezuela… Mí país que amo con sus imperfecciones,,pero es mi patria amada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: