Oración para tiempos de crisis

6 10 2010

Pedro M. Lamet, sj

En estos tiempos de crisis y agobio, cuando parece que el mundo depende de los banqueros, y pendemos de sus labios o escuchamos con avidez que dicen los grandes observadores financieros sobre nuestro futuro, o el mundo se divide por la confianza económica en el ranking de países y algunos compran oro para agarrarse a algo definitivo que dure “para siempre”, ahora que los profetas son futbolistas, los pontífices famosos y los líderes malabaristas de la mentira, háblame, Señor. Rompe los códigos de los poderosos, los criterios de la publicidad, los ideales de los grandes programadores de medios, los intereses de mercado.

Siéntate aquí a mi lado, sobre la hierba ahora que atardece y siento el peso del vivir como una losa, un miedo al futuro, una larga incertidubre,

Ahora que no sé cómo ayudar a mi hermano a salir del bache o percibo que este mundo pequeño se ha colado en mis amigos, mi familia, mi comunidad incluso cristiana o budista o musulmana y los diocesillos de barro se agrandan como gigantes,

Siéntate a mi lado y mírame, como en tus tiempos de Galilea y háblame de aquel que quiso asegurarse la vida a base de acumular grano, o del que construyó sobre arena o de los lirios y los gorriones. Dime aquello del manantial que salta por encima del tiempo hasta una vida sin tiempo o eterna y de lo que brotará de mis entrañas.

Ayúdame a limpiar mis ojos y mirar más que ver qué hay detrás de todo eso. Ver los cráneos que ocultan las cabezas de los financieros, imaginarme a los políticos jugando al aro, aventurar un rostro infinito detrás de las estrellas.

Dejame inclinar la cabeza sobre tus palabras y confiar en ti porque tú no presumes de coche, ni de demótica,  ni de salir en la tele o tener un tipo de ensueño o vestir muy fashion, sino de tener entrañas, de ser humilde y manso de corazón para recibir a los que estamos tristes o agobiados.

Deja que mi yo pequeño descubra su yo grande en ese corazón infinito y que vuelva a nacer como le pedías a Nicodemo y que, cuando veo a tu Iglesia obsesionada con dogmas, normas o prescripciones, te vea entre publicanos, entre gitanos e inmigrantes, en los barcos de refugiados sin rumbo y entre los hombres que te buscan en cualquier religión u ong.

Pero sobre todo enseñáme a mirarme como resucitado, salvado, rescatado desde el momento que me pierdo en ti.

Amén

(Fuente: blog ‘El alegre cansancio’, 6/10/2010)

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

6 10 2010
wilson

EL SEÑOR ES MI PASTOR NADA ME FALTA HOY EN ESTOS TIEMPOS DIFICLILES EL SEÑOR ME ACOMPAÑA ME PROPERA ME BENDICE Y SE QUE SI BARA Y CAYADO TRIUNFARAN ESTE MOMENTO EN EL 12492 DIOS ES QUIEN ME LLENA MI CPA DA ABUNDANCIA DE DINERO12492 SALUD AMOR FELICIDAD TRABAJO EL ME CONDUCE POR SENDEROS DE FELICIDAD Y NADA ME PASARA Y SIEMPRE YO ESTE DIA VIVERE EN LA CASA DE DIOS ALELUYA Y LE COMPARTO MI FORTUNA12492DE FE ALELUYA GRACIAS DIOS POR ESCUCHARME EN ESTOS TIEMPOS DIFICILES, SI YO TENGO FE COMO EL PORTE DE UNA SEMILLA DE UNA MOSTAZA LA MONTAÑA DEL12492 SE MOVERA ESO LO DICE EL SEÑOR DIOS AMEN Y QUE TENGAS GRAN FORTUNA DIOS Y PROSPERIDADA12492

7 10 2010
Gabriel

Hermosa plegaria!!!
Gracias.
Paz y Bien!

GABRIEL MÉRCURI
http://elmeditadorcristiano.blogspot.com/

“El verdadero propósito de la meditación (o al menos su aspecto más recomendable para el hombre moderno) es la exploración y el descubrimiento de nuevas dimensiones de libertad, de iluminación y amor, al profundizar nuestra conciencia de nuestra vida en Cristo”.
Fr. Thomas Merton – OCSO

8 10 2010
Lissette Guzmán

Que buen mensaje… es la oración que todos tenemos que llevar presente hoy en día que el mundo está tan confundido, que busca en todo al dios dinero, al dios del exito y properidad material, olvidandose de lo más importante de ser consecuente con el Evangelio alguien me dijo una vez que ” Dios tiene mucha más fe en ti y en mi que la que nosotros podemos sentir por él”, Dios ha confiado en su creación desde sus orígenes para que actue haciendo el bien, construyendo su Reino de paz, justicia, amor y solidaridad, pero no hemos sabido escuchar, el egoismo nos ha llevado por el camino equivocado buscandonos siempre el mal que nos lleva a permitir el sufrimiento de este mundo que esta viviendo en una permanente agonía.

11 07 2012
silvio pinzon

Cuando oramos en tiempo de crisis, lo hacemos con las palabras de San Pablo en Filipenseses 4: 4-7 y en realidad con fe y lleno de gozo en la esperanza eterna, sentimos una paz que escapa a todo entendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: