¿Conoces al Espíritu Santo?

15 06 2011

María Isabel Montiel*

En la proximidad de la fiesta de Pentecostés me pregunto, como tantas veces, ¿por qué me cuesta entender la figura del Espíritu Santo? Al Dios Padre (o Madre), y sobre todo, al Dios Hijo, aunque sean algo misteriosos, puedo intuirlos, casi tocarlos con los sentidos, pero el Espíritu Santo es para mí un enigma.

Así como el Padre y el Hijo tienen rostro, al Espíritu nos lo presentan siempre con símbolos: viento, soplo, fuego, paloma, don… Es Alguien de quien se habla, no a quien uno se dirige, y con quién no podemos estar frente a frente.

Dicho esto, y en mi afán de conocer algo más sobre la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, he leído y consultado algunos textos, que entre otras cosas me han hecho comprender que al Espíritu no lo vamos a encontrar frente a frente, sino dentro de nosotros.  Y que lo propio del Espíritu no es hablar por sí mismo, sino hacer hablar a los hombres según el pensamiento del Padre y el Hijo.

En el Antiguo Testamento, la palabra de los profetas es atribuida al Espíritu Santo, y en el Nuevo Testamento, lo apóstoles quedaron llenos de Él, y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, según les inspiraba el Espíritu.

Voy también entendiendo que el Espíritu Santo nos convierte en su morada, pues somos templos suyos, y nos mueve en libertad a vivir según Dios. Casi podemos considerarlo como nuestro “inconsciente divino”.

Como todo amor que habita en nuestro interior, el Espíritu es el Amor que viene de Dios, que está presente en nosotros y nos llama a hacer el bien. Nos alienta en las dificultades, nos invita a la esperanza y está cerca siempre. Sin darnos cuenta, nos hemos visto movidos por el Espíritu en muchas situaciones.

Desde el punto de vista de la fe, la misión de Jesús se desarrolla en la historia de los hombres y pasa por comunicarnos el anuncio del Reino. Jesús hace realidad, con su vida, muerte y resurrección, el don de Dios. Pertenece a lo visible.

La misión del Espíritu Santo es invisible. Acompaña y continúa la misión visible del Hijo y hace habitar en nuestra conciencia al Padre y al Hijo.

Se nos pide que acojamos en nuestro interior al Espíritu Santo; que nos abramos como hermanos a Jesús; que consideremos que el Padre nos ha adoptado como hijos. De esta forma entraremos en esa red de relaciones que unen a las tres personas divinas entre sí, y participaremos en la vida divina.

El Espíritu es la personificación por excelencia del amor de Dios, y este amor es el que es enviado a los hombres  para establecer su comunicación con Él.

El domingo de Pentecostés celebramos la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Ese día se cumple lo que Jesús les había prometido en su discurso de despedida: que no les dejaría solos y que les enviaría otro Paráclito (consolador, abogado, intérprete), quien mantendría la misma verdad que Él les había revelado.

Ellos, que desde la muerte de Jesús estaban asustados, reciben una fuerza que les hace salir de sí mismos; empiezan a hablar en lenguas que no conocían, y van a extender por todas partes las enseñanzas de Jesús. Acaba de fundarse la Iglesia, guiada por el Espíritu, para que sea signo e instrumento del Reino de Dios.

El Espíritu Santo sigue actuando en nosotros los seguidores de Jesús, y nos confiere sus dones y sus frutos. Desde Pentecostés, la tarea del Espíritu consiste en actualizar la obra de Cristo, haciéndola presente y activa.

Quiero dar gracias al Espíritu Santo por ayudarme a comprenderle un poco más, y le pido que siga iluminando y dando fuerza a la Iglesia, y nos siga comunicando la capacidad de amar y de renovar el mundo.

* María Isabel Montiel es Salesiana Cooperadora y profesora de Educación Primaria en Guadalajara. Lee otros artículos suyos en FAST

Artículos relacionados:

Anuncios

Acciones

Information

One response

16 06 2011
¿Conoces al Espíritu Santo? « Stella Matutina

[…] (tomado de Fe, Arte, Solidaridad y Tú) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: