Belén

9 12 2010

Abel Domínguez*

Belén es una ciudad de casi treinta mil habitantes situada en territorio palestino, dentro del estado de Israel. Su nombre tiene muchos significados: casa del pan, casa de la carne… según la lengua en que se pronuncie. La mayoría de sus habitantes son cristianos y viven en condiciones de pobreza y de desatención por parte del gobierno. Las necesidades educativas, sanitarias y de vivienda son tan grandes que, desde hace años, las distintas congregaciones religiosas han fundado allí escuelas, hospitales, centros de formación para las mujeres, talleres de formación profesional… Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Como un Pocoyo

4 07 2010

Abel Domínguez*

Que no me invadan las ganas de ser más que nadie,
si siendo menos puedo amar mejor.

Que no intente por todos los medios hacer ruido,
si en silencio puedo comunicar más.

Que mi objetivo no sea que se me vea en los medios,
si siendo transparente muestro mejor quién soy. Lee el resto de esta entrada »





Don Bosco: un padre, imagen del Padre

31 01 2010

Fiesta de San Juan Bosco. Abel Domínguez*

Hay un cuadro de Don Bosco, pintado recientemente, que se conoce muy poco. En él aparece Don Bosco pintado dos veces. En un lado está sentado entre los jóvenes, abrazándolos, casi ni se le ve, confundido entre ellos… a su mismo nivel, a su misma altura. En el otro lado, detrás de una sábana, Don Bosco entretiene a los jóvenes haciendo marionetas, cautivando su atención y divirtiéndoles con un recurso sencillo, lejos de grandes montajes. Pienso que estos dos gestos de Don Bosco representan muy bien uno de sus rasgos más significativos: el de la paternidad. Lee el resto de esta entrada »





Viva el amor libre y al descubierto

9 01 2010

Abel Domínguez*

¿Cómo pedirle a una madre que bese a escondidas? ¿Cómo decirle al enamorado adolescente que no pinte corazones en su cuaderno? ¿O a la enamorada adolescente que no escriba mil veces el nombre de su novio? ¿Cómo obligar a una abuela a que calle y no hable de sus nietos? ¿O cómo pedirle a dos recién casados que tiren sus anillos de alianza?

Decidme… ¿cómo tapar los signos de amor? ¿Cómo esconder el gesto de amor más grande? ¿Prohibirán pedir perdón en público, porque el perdón es un concepto nacido en el cristianismo? ¿Estará prohibido tratar como personas a los enfermos y marginados porque son gestos introducidos por Jesús de Nazaret y huelen demasiado a cristianismo? Lee el resto de esta entrada »





¿Pero qué esperabais?

12 04 2009

Domingo de Resurrección. Por Abel Domínguez*

¡Qué manera de correr! ¡Y qué ganas teníamos de llegar a contárselo a todos! Cuando llegamos yo estaba tan agotado que fue Cleofás el que empezó a contarlo con la voz llena de emoción. Escuchad su historia:

Nos dirigíamos de regreso a nuestra casa. Nuestros familiares habían abandonado Jerusalén temprano, para mayor seguridad. Habíamos acordado escondernos en Emaús por un tiempo, y luego continuar. A mitad de camino un hombre se nos acercó. “¡Que la paz sea con vosotros!”, nos saludó alegre. Nosotros íbamos tan preocupados y con tanto miedo que ni nos dimos cuenta que nos saludaba. Pero él repitió su saludo: “¡Que la paz esté con vosotros! ¿Os importa que camine junto a vosotros?Lee el resto de esta entrada »





Jóvenes náufragos

23 11 2008

Por Abel Domínguez*

Joven náufrago¿Por qué hablo de jóvenes náufragos? O, mejor dicho, ¿de qué jóvenes hablo cuando aplico este calificativo? Estoy hablando de jóvenes que, teniéndolo todo (familia, posibilidad de estudios, medios económicos suficientes, vida de ocio intensa y abundante, ropa, aparatos electrónicos…) de alguna manera han naufragado en sus vidas. Algo se ha hundido o les ha hundido y se ven obligados a flotar en una agitada vida empujados por la primera ola que viene, agarrados a lo primero que pasa flotando y deseando llegar a una isla que, a pesar de la soledad, les ofrezca cierta seguridad. Jóvenes sin rumbo, sin objetivos claros en su vida, perdidos en la inmensidad de un mundo de experiencias y posibilidades. Lee el resto de esta entrada »





Esta noche te busco en mi ordenador

28 10 2008

Por Abel Domínguez*

Esta noche me he propuesto una cosa muy sencilla, al menos eso me parecía: buscarte en mi ordenador.

Al encenderlo he pensado: ¿serás el botón de encendido
gracias al cual todo empieza a funcionar y así el ordenador cobra vida? Imposible… necesita que yo lo encienda y tu acción no depende de mí. Lee el resto de esta entrada »